La alternativa a comprarte un coche eléctrico: electrificar en solo 8 horas un gasolina o diésel

La alternativa a comprarte un coche eléctrico: electrificar en solo 8 horas un gasolina o diésel

David Soriano

Ahora que las restricciones comienzan a aparecer para los vehículos de combustión y cada vez serán más las zonas en las que no puedan circular, puede que la alternativa a comprarte un coche eléctrico sea transformar el tuyo de gasolina o diésel.

Este proceso no es nuevo, pero sí el formato de una empresa alemana que ha conseguido simplificar el proceso para que se pueda realizar la transformación de combustión a eléctrico en tan solo 8 horas y en más de 40 modelos de coche.

La solución puede ser la electrificación

Con las regulaciones sobre emisiones cada vez más estrictas a nivel mundial, hay más presión sobre los fabricantes de automóviles para que lancen al mercado vehículos eléctricos. Pero, ¿qué pasará con los coches de gasolina que ya se han fabricado? Una startup alemana con sede en Dachau tiene una idea: convertir coches de combustión en coches eléctricos en un proceso relativamente rápido.

Coche de combustión convertido a eléctrico

Esta empresa quiere convertir los coches de gasolina y diésel existentes en vehículos eléctricos puros. Por supuesto, e-Revolt no es el primero en ofrecer esta solución, pero ha optimizado el proceso para reducir el tiempo de conversión a sólo ocho horas.

Si bien la mayoría de las empresas que realizan conversiones de motor de combustión interna a EV están especializadas en vehículos clásicos y/o alta gama, e-Revolt apunta a vehículos comunes. Prueba de ello es el proceso realizado en un Volkswagen Golf VII que tenía un motor diésel antes de que su propulsor fuera reemplazado por piezas eléctricas.

Esta solución podría ser una gran alternativa para la economía circular, readaptar nuestros vehículos actuales y darles una segunda y más verde vida. Según datos de la compañía, la conversión es actualmente compatible con hasta 42 modelos diferentes.

Coste y proceso de convertir a coche eléctrico

La electrificación es un proceso que hemos visto bastante sobre todo en bicicletas, lo que ahorra costes. Ahora, con este proceso de e-Revolt, se puede realizar en coches, siendo su máximo gancho que la duración del proceso es similar a cualquier otro servicio de taller.

Eso sí, habrá que sacar la calculadora para ver si merece la pena readaptar nuestro vehículo o comprar un coche eléctrico nuevo, por caros que sean, pues el proceso no es para todos los bolsillos. Cuesta entre 12.000 y 15.000 euros. No es barato ni mucho menos, especialmente porque estás invirtiendo el dinero en un automóvil existente que ya puede tener otros achaques o una vida útil reducida dependiendo de los kilómetros que tenga a sus espaldas.

Por otro lado, los vehículos eléctricos verdaderamente baratos seguirán siendo pocos en 2023, por lo que esta conversión podría tener sentido para las personas con conciencia ecológica o que quieren escapar de las restricciones de tráfico de las ZBE y que no pueden permitirse un vehículo eléctrico nuevo. Pocos coches eléctricos salen del concesionario actualmente por menos de 20.000 euros.

Kit de conversión a eléctrico de e-Revolt

En lo que respecta a la autonomía, e-Revolt afirma que la batería tiene suficiente carga para 250 a 300 kilómetros. Es cierto que no es una cantidad muy elevada, al nivel de los coches eléctricos nativos con poco «depósito», pero todavía se está mejorando la tecnología, por lo que definitivamente hay espacio para ir a más.

Dado que el kit de conversión atornillable es modular, un automóvil que ya haya pasado por la transformación puede cambiar a una batería mejorada en el futuro cuando esté disponible. El proceso de conversión comienza con una verificación previa del automóvil para asegurarse de que sea elegible para recibir el tratamiento eléctrico. Posteriormente se retira el motor gasolina o diésel, junto con el resto de componentes que ya no son necesarios. La startup no tira las piezas viejas a la basura, sino que las recicla o las reutiliza en otros usos.

Después de hacer espacio en el compartimiento del motor, e-Revolt instala lo que llama un «marco plug and play» conectado a los puntos de montaje creados originalmente para sostener el motor de combustión. También hay un módulo e-CAN (red de área de controlador) que garantiza que las piezas recién agregadas funcionen en armonía con los componentes originales del automóvil.

La empresa suministra todo lo necesario para completar la conversión, incluidas manguitos y tornillos. También agrega una nueva configuración similar a la de infoentretenimiento encima del tablero que proporciona toda la información relacionada con los vehículos eléctricos.

Fuente > Motor.es

¡Sé el primero en comentar!