Este es el truco que te ayudará a pasar la prueba de gases en la ITV

Tanto si son coches diésel, gasolina o híbridos, las pruebas de gases son uno de los aspectos más importantes en lo que tiene que ver con la inspección técnica del vehículo, la ITV. Porque sí; en el caso de los híbridos, aunque sean más propicios para el medio ambiente, estos todavía necesitan superar pruebas como esta, y en el caso de los convencionales más aún. De todos modos, no hay que tener miedo. Así puedes pasarla.

La prueba de gases de la ITV, la más difícil

El trámite de pasar la Inspección Técnica de Vehículos, la ITV, además de ser obligatorio cuando corresponda, es una garantía de que el vehículo que estamos conduciendo es seguro y cumple con la normativa medioambiental. Es algo por el que todos debemos pasar alguna vez, y sí; al igual que con los más convencionales de gasolina, esto es también para los que son coches híbridos o de gas, indistintamente.

Una de las pruebas en las que se centran muchos, y que la hacen ser una de las más complicadas para ciertos coches y conductores, es la que tiene que ver con la prueba de gases, la cual resulta como una de las más difíciles de pasar, especialmente para los que utilizan motor diésel y, por tanto, también para los híbridos. Si el resultado es desfavorable, es lo que se conoce como ‘exceso de humos’.

Para superar estos test es imprescindible que el motor esté a la temperatura apropiada y el sistema de escape descarbonizado, algo que en ocasiones podemos hacer nosotros mismos. Para tener más garantías de superar esta prueba sin fallos, lo mejor es que hagas uso de un truco infalible.

En qué consiste

Fundamentalmente, en esta prueba de la ITV se mide que las emisiones de los vehículos no superen determinados umbrales considerados perjudiciales para la salud. Dichos umbrales están marcados por la homologación del vehículo. Y en caso de que el fabricante no lo indique, la referencia se toma con la fecha de matriculación.

Es ahí por lo que decimos que puede ser una de las más complicadas de superar, puesto que depende, en la mayoría de las situaciones, del fabricante y de su propia homologación, y no tanto de cómo lo hayamos cuidado nosotros y de cómo haya sido su mantenimiento (aunque obviamente eso cuenta positivamente).

Prueba gases ITV en qué consiste

Como tal, la prueba en sí para medir el nivel de humo consiste en llevar el motor desde el ralentí a la velocidad de desconexión, según un proceso en el que se recoge desde el tiempo que hay que esperar entre cada ciclo y el número máximo de repeticiones que se pueden realizar. Al mismo tiempo, y más allá de la prueba sea para el diésel, aquí también se mide el nivel de CO2 y el coeficiente lambda, que es el que mide la proporción de aire y combustible. En el caso de los que usan tecnología híbrida, la ITV tiene en cuenta cómo funciona el propulsor de combustión por sí solo, es decir, sin el trabajo del eléctrico.

El truco de la ‘puesta a punto a la italiana’.

Cuando acudimos a la ITV y el coche recibe un fuerte acelerón hasta el corte de encendido, toda la carbonilla acumulada en su interior sale de golpe, lo que conlleva el desagradable suspenso. Como decimos, para pasar la prueba de emisiones de ITV tu vehículo debe tener el motor a una buena temperatura y el sistema de escape descarbonizado y sin fugas.

Por ello y en primer lugar, tu coche debe tener un buen mantenimiento. Si somos negligentes y, por ejemplo, tenemos el filtro del aire sucio o el tubo de escape perforado o roto, es muy probable que obtengamos un resultado desfavorable por humos.

En este sentido, y como un truco ideal en estos casos y del que puede funcionar a la perfección, es haber recorrido al menos unos 20 kilómetros antes de afrontar la prueba y estirar el motor por encima de las 4.000 revoluciones (preferiblemente en marchas cortas). Aunque es una técnica que se recomienda aplicar justo antes de pasar la ITV, conviene repetirla con cierta frecuencia, sobre todo si nuestros recorridos son cortos y lo hacemos más por trayectos urbanos. Es lo que se conoce como ‘darle una alegría’ o la ‘puesta a punto a la italiana’.

3 Comentarios