La solución de emergencia para superar la prueba de gases de la ITV la tienes en tu propio coche

La solución de emergencia para superar la prueba de gases de la ITV la tienes en tu propio coche

Jorge Majdalani

Circular con la ITV caducada o sin haberla superado favorablemente es motivo de sanción, y las multas pueden llegar a ser bastante importantes. Igualmente, y como uno de los aspectos que más necesitamos buscar a la hora de dirigirnos a la revisión de la ITV, es superar la prueba de gases. Y ahora lo podemos hacer directamente sin mayor esfuerzo.

La prueba de humos de la ITV es más que importante

Porque no; no todos los coches lo tienen fácil a la hora de pasar la prueba de emisiones de la ITV, donde tener un resultado desfavorable en este aspecto supone que el vehículo no supere la revisión… y que tenga que intentarlo más tarde, una vez solucionado el percance.
Así, son muchos los conductores rechazados que optan por acudir al taller a buscar una solución.

Otros recurren a los que pueden ser los aditivos antihumos o, directamente, que optan por un proceso de descarbonización del motor. Y cada vez son más los que optan por trucos caseros que, en ocasiones, pueden causar graves averías en el motor.

Hablamos directamente de la que es la prueba de humos o la prueba de emisiones de la ITV, aunque su nombre oficial es prueba de opacidad, y que, como podemos imaginar, está pensada para garantizar que los vehículos en circulación no superen los límites de dióxido de carbono permitidos. Ahora bien; hacerlo y superar puede salir mucho más fácil simplemente pulsando una serie de botones.

Basta con activar algunos sistemas consumibles

En este sentido, esta prueba llamada originalmente de opacidad consiste en poner el motor en punto muerto y acelerar poco a poco para revolucionarlo. Los técnicos conectan una sonda en el tubo de escape para medir los gases y determinar si el coche cumple los requisitos medioambientales.

Lo mejor, claro, es apostar por coches que sean de bajas emisiones para reducir la contaminación, sean eléctricos o híbridos, pero si en realidad es de combustión interna o tiene muchos años y no podemos optar por otro, bastará con activar los sistemas consumibles del coche para obtener un resultado favorable.

Con esto nos referimos a encender las luces, radio, sistema de iluminación interior o la propia climatización o calefacción. De esta manera conseguimos hacer trabajar al alternador, logrando así que la prueba de gases resulte positiva para nuestro coche. Su secreto consiste en que, al exigir al alternador exigimos también al motor térmico, donde la centralita buscará una alternativa con la que producir más potencia. Esto deriva en una combustión más rica que permite aumentar la temperatura del catalizador y, en su caso, producir gases de escape más limpio, lo que nos llevará a que la prueba de la ITV salga exitosa.

ITV gases consumibles prueba

No pises a fondo el acelerador mientras estés parado

Es verdad que suelen haber trucos y consejos más clásicos, pero en realidad no todos son igual de valorados ni que aseguren que recurrir a ellos nos saldrá un resultado favorable.

Por ejemplo, tampoco es nada recomendable que pisemos a fondo el acelerador mientras estés parado, algo que es muy típico de pegar acelerones y manteniendo el pie a fondo un rato.

Esto es muy peligroso porque si el motor no está correctamente mantenido o tiene exceso de aceite puede meter el aceite en la admisión y autoalimentarse lo que provoca que el motor se acelere a fondo. Ello llevará a que, aunque quitemos el contacto, no se pare y terminará provocando daños en el motor. En caso de que esta situación nos llegue a ocurrir, deberemos de poner el freno de mano y meter la quinta o sexta marcha, e intenta calar el motor.

¡Sé el primero en comentar!