Esta pegatina ambiental para el coche no es tan conocida: ¿Qué es la señal V-26 de la DGT?

Esta pegatina ambiental para el coche no es tan conocida: ¿Qué es la señal V-26 de la DGT?

David Soriano

Todos estamos acostumbrados desde hace unos años a que clasifiquen nuestros vehículos según lo contaminantes -o no- que sean. Las conocidas como etiquetas o pegatinas ambientales de la DGT decoran nuestros parabrisas y son las que nos dicen si podemos entrar o no a una Zona de Bajas Emisiones. Todos conocemos la 0, ECO, C y B, pero, ¿cuál es la quinta pegatina oficial, la V-26?

Hoy vamos a explorar el significado de la quinta etiqueta de clasificación ambiental, de nombre técnico V-26 y que puede que te encuentres en alguna ocasión y no sepas su significado.

Explicando la señal V-26

Las cuatro señales que podemos ver para la clasificación ambiental están enmarcadas dentro de la categoría V-25, así que técnicamente la V-26 no es una etiqueta de emisiones. Según podemos leer en el Anexo XI del Reglamento General de Vehículos, esta pegatina redonda de color azul se utiliza para clasificar un vehículo como de uso compartido, lo que comúnmente se conoce como carsharing, o coches de alquiler.

Señal V-26 de identificación de vehículos de uso compartido

El El Anexo II del Reglamento General de Vehículos define qué podemos considerar como un vehículo compartido, y por tanto aquellos susceptibles de portar la V-26. La definición es la siguiente: “vehículo destinado al alquiler sin conductor dedicado a su uso concatenado e intensivo por un número indeterminado de usuarios dentro de una zona de servicio delimitada. Estará disponible, en cualquier momento, para ser utilizado mediante el empleo de aplicaciones móviles. No se considerarán incluidos en esta definición aquellos vehículos destinados al alquiler sin conductor que no se dediquen exclusivamente a esa modalidad de alquiler”.

Su colocación en el parabrisas no es hoy por hoy obligatoria, pero tal y como se recoge en el RGV, “la Administración competente podrá establecer la obligatoriedad de la colocación del distintivo en el vehículo, mediante su inclusión expresa en el instrumento normativo que corresponda por razón de su competencia”.

Como vehículos compartidos los hay de varios tipos, en los que tengan parabrisas irán colocados en el cristal, aunque, al contrario que los distintivos ambientales o la pegatina de la ITV, en este caso preferentemente en el ángulo superior izquierdo del mismo de la cara interior. Si no hay parabrisas, basta con hacerlo en un lugar visible.

Dependiendo del tipo de colocación, tiene unas medidas diferentes. De un máximo de 97 mm de diámetro para vehículos que disponen de parabrisas y de un máximo de 87 mm de diámetro para el resto de vehículos.

¿Qué finalidad tiene?

En primer lugar, puede ayudar a los usuarios a ubicar este tipo de vehículos. Aunque es frecuente que algunas de las marcas principales de carsharing (Share Now, Acciona, Zity, etc) estén muy rotulados, se puede tratar de localizar estas pegatinas V-26.

Coche de Wible con la señal V-26 en el parabrisas

También sirven de cara a los agentes de autoridad. Los vehículos de uso compartido pueden acceder a zonas restringidas como los carriles de alta ocupación (VAO) o algunas Zonas de Bajas Emisiones (ZBE), como Madrid 360, por lo que así los agentes de tráfico saben a golpe de vista que pueden pasar.

Por último, también puede ser útil en términos de aparcamiento. En los últimos años, gracias al auge de esta movilidad, han surgido parkings exclusivos para vehículos de carsharing y motosharing o una serie de plazas reservadas. Así, gracias a contar con la certificación oficial de vehículo compartido que da la V-26, los responsables de estos aparcamientos sabrán que el vehículo en cuestión tiene autorizado el estacionamiento.

¡Sé el primero en comentar!