No abuses de la conducción económica: estos son los problemas que puede traer a tu coche

No abuses de la conducción económica: estos son los problemas que puede traer a tu coche

Jorge Majdalani

Los progresos de la tecnología y la introducción cada vez mayor de sistemas de hibridación han hecho que los consumos medios de los vehículos disminuyan hasta alcanzar cifras impensables hace 20 años. Esto también se puede hacer directamente con una conducción eficiente o económica, donde será más que natural obtener unas cifras de consumo bajas. Ahora bien; todo en exceso es malo, y en lo que se refiere a este tipo de conducción, también.

La conducción económica no es para siempre

Vivimos en ciudades ahogadas por la polución y es prioritario consumir menos combustible. Practicar la conducción económica y eficiente (sin acelerones ni frenazos, con velocidad constante) disminuye el consumo de combustible una media del 15%, reduce la emisión de CO2 en la misma medida y también la de otras sustancias nocivas para el medio ambiente y para la salud.

Pero también es verdad que no se debe hacer siempre, por mucho que lo busquemos con nuestro coche. La realidad es que esta es una técnica que viene bien para el día a día, pero de lo que también puede sufrir bastantes daños si hacemos porque continuamente nuestro vehículo se comporte de esta manera.

Esto se puede ver desde movimientos como el de los hypermilers, que son aquellos conductores que se esfuerzan en realizar una conducción económica y eficiente por encima de cualquier otra premisa… pero que puede traernos más de un dolor de cabeza.

Podemos sufrir varias averías

Como decimos, con esta técnica de conducción económica es posible igualar o quedarse muy cerca de los consumos homologados, y cierto es que el consumo nunca es superior al que tendríamos conduciendo normal… pero llevarlo al extremo no es nada bueno.

De hecho, en muchos casos, ciertos conductores se suman al hipermilling, que son aquellos conductores que sobrepasan el MPG oficial de su vehículo que optan por utilizar técnicas más avanzadas de conducción eficiente y económica, algunas pueden ser incompatibles con la seguridad vial si no se hacen con cabeza, e incluso pueden hacer porque nuestro coche sufra de más.

Es entonces que abusar de técnicas de conducción económica pueden provocar averías mecánicas a medio o largo plazo. Por ejemplo, y tal y como manifiestan los expertos e incluso la DGT, circular a baja velocidad y a revoluciones muy bajas pueden provocar atascos en el filtro de partículas, sondas o caudalímetros, porque se generan carbonillas, sobre todo, en motores diesel.

Es así que circular en ciudad al 100%, siempre a bajas revoluciones, significa que esa suciedad no se va a evacuar bien, que quedará acumulada y que podemos llegar a tener una avería importante si no se le pone remedio. Las averías más comunes son en las válvulas EGR, los turbos y los sistemas anticontaminación.

Conducción económica coche averías

La conducción eficiente no es el único modo de conducir

Tampoco debemos olvidarnos del cilindro pues, a pocas revoluciones y cuando estamos pisando a fondo, el pistón oscila en vez de subir y bajar recto, por lo que aumenta la fricción, el desgaste y la temperatura. Además, la bomba de aceite y la del agua mueven menos caudal.

Y es que recurrir a sistemas como el Start/Stop (arranque/parada), no es tampoco lo mejor. Este, como tal, lo que hace es apagar el motor cuando el vehículo se detiene ante un semáforo en rojo o ante un atasco y lo enciende de nuevo de manera automática cuando el conductor decide seguir.

Por eso, solo es necesario que el conductor actúe de forma convencional, es decir, pise el embrague para engranar una velocidad.  De todos modos, no podemos confundir conducción eficiente con el único modo de conducir. La conducción eficiente es la que se usa para un trayecto concreto, a una hora concreta, con condiciones de tráfico y de tiempo atmosférico determinadas y un montón más de variables que no conocemos, pero que están, y con la que conseguimos consumir el mínimo posible (en esas condiciones) y, realmente, tardamos lo menos posible.

3 Comentarios