4 motivos por los que apostar por el Citroën AMI eléctrico vale la pena

Después del extinto Renault Twizy, probablemente ningún vehículo represente la nueva movilidad urbana como el Citroën AMI. Y no porque sea un vehículo apto para todos los públicos, ni mucho menos. De hecho, es precisamente eso en lo que gana; que es un vehículo muy particular de los que tiene su espacio para una serie de conductores que, quizás, no se amoldarían a otro coche. Esto por esto que aquí van algunos motivos por los que puede ser muy bien para ti.

El AMI de Citroën, un microcoche muy singular

Partiendo de la base de que es un coche urbanita 100%, este Citroën AMI tiene una clave que lo distingue ampliamente del resto: es de los que se pueden conducir «sin carné» (aunque obviamente requiere de un permiso, unas preparaciones y conocimientos a la hora de su puesta al volante).

Nacido en 2021, este es un modelo que revolucionó por completo los esquemas de movilidad conocidos hasta ahora. En esas, incluso, los hay que lo conocen más bien como un cuadriciclo ligero 100% eléctrico y de dimensiones muy pequeñas (mide solo 240 centímetros de longitud y 139 de anchura).

Claro está; al tratarse de un vehículo tan singular, sus precios también lo son, por lo que podemos contar con él como el primero de los coches (o microcoches) eléctricos más económicos del mercado (apenas 7.600 euros). Diseñado con menos de 250 componentes, el AMI de Citroën tiene espacio para dos personas, teniendo en cuenta que su interior no se puede comparar en ninguna distancia de lo que podemos acostumbrar.

Aspectos a conocer

Pero vayamos por partes. Como dice su nombre, es un ‘coche amigo’, o eso ha querido mostrarnos la marca gala con el AMI, un nombre que equivale a la palabra ‘amigo’ en francés. Pretende aludir a lo amigable, y desde luego su diseño lo consigue. Llega incluso a evocar a la infancia por parecer un juguete, y no pasa desapercibido; todas las miradas siguen a este objeto de movilidad.

Con medidas de menos de 2,5 metros de largo (2.410 mm), 1,39 metros de ancho y poco más de metro y medio de alto (1.525 mm), esto se traduce en que pasa por cualquier calle y que encontrar plaza de aparcamiento es mucho más sencillo (con media plaza es suficiente). Pero, ¿qué hay de su potencia? ¿Y su autonomía? Estos son algunos de los motivos por los que puede valer una oportunidad.

Citroën AMI urbano eléctrico

Dimensiones (muy) compactas

Clasificado en la categoría de coches pequeños, este Citroën AMI resalta claramente por sus mínimas dimensiones, siendo un coche 100% eléctrico, compacto y de carácter urbano. Ello hace, obviamente, que no sea tan viable para viajes ni para trayectos fuera de la ciudad, sobre todo porque su velocidad y su autonomía no lo permite (además de que no está reglamentado para ello).

De ingenioso diseño, lo hace midiendo 2,41 metros de longitud en total y 1,39 m de anchura, es decir, es 7,2 centímetros más largo y 0,9 cm más ancho que el Renault Twizy, que puede ser un vehículo similar en comparación. Ello permite que encontrar aparcamiento no sea una tarea difícil, ya que ocupa casi la mitad de lo que sería una plaza de aparcamiento tradicional.

Ingenioso diseño

Como decimos, este de Citroën es un modelo que resalta a primera vista por su singular e ingenioso diseño, por lo que solo por ello ya podemos decir que marcará la diferencia con cualquier otro del mercado, incluso de su propia categoría. Con superficies acristaladas y su techo panorámico, permite disfrutar de la ciudad en 360˚ en un habitáculo cómodo, cerrado y climatizado.

Este hecho se representa muy bien con una abertura clásica en el lado del pasajero y una abertura antagónica en el lado del conductor, para una mejor accesibilidad a bordo. Estas puertas tienen otra característica especial con sus ventanas semiabatibles fijas, como homenaje a las del mítico 2CV. Todo hacia una estética y personalización en el que el AMI dispone de opciones de personalización capaz de adaptarlo a los gustos y la personalidad de cada cliente.

«Sin carné» (a partir de los 15 años)

Entre los aspectos que más nos llaman la atención de esta especie de cuadriciclo ligero es que está dentro de lo que se conoce como coches sin carné, aunque no es del todo así. Y es que para conducir este tipo de vehículos tenemos que estar en posesión del permiso AM, el mismo de los ciclomotores de 50 cm³ y para el que es necesario realizar un examen teórico y práctico.

De todos modos, este es accesible a partir de los 15 años, por lo que es posible desplazarse al instituto o la facultad, hacer planes con los amigos, ir de compras por el centro… entre los adolescentes parisinos consultados por la web especializada Peti

75 kilómetros de autonomía para una velocidad máxima de 45 km/h

En la parte mecánica, recurre a un propulsor eléctrico de 6 kW de potencia (algo más de 8 CV) que se alimenta mediante una batería de 5,5 kWh de capacidad. Dicho binomio le permite alcanzar los 45 km/h de velocidad máxima y hasta 75 kilómetros de autonomía, que será más que suficiente para un día de uso urbano.

La recarga de la batería se lleva a cabo en tres horas, a través de un enchufe doméstico convencional (220 V). Y ese tiempo siempre es invariable: si se conecta a una toma de carga más potente, la espera no se reducirá ni un minuto.

¡Sé el primero en comentar!