Etiquetas B y C de la DGT para mi coche: ¿cómo puedo conseguirlas?

Desde que la DGT (la Dirección General de Tráfico) implementase sus etiquetas medioambientales, todos tenemos en cuenta las que pueden asignarse a nuestro coche. Una asignación de la que, con las nuevas leyes y normas sostenibles para las ciudades, cada vez son más los que se dirigen hacia vehículos nuevos que cumplan con los parámetros y condiciones. Ahora bien, si nuestro coche tiene derecho a estas etiquetas de la DGT, ¿cómo podemos pedirlas?

Las etiquetas B y C sí pasan las restricciones

El nuevo indicativo de la Dirección General de Tráfico, presentado en los últimos tiempos, empezará a utilizarse más tarde o más temprano, pero en todo caso en este 2022, porque antes de 2023 todas las ciudades de más de 50.000 habitantes tienen que contar con una zona de bajas emisiones delimitada, como ya ocurre en Madrid y Barcelona.

Así, la nueva ley de cambio climático obliga a la creación de estas áreas para expulsar de las ciudades, o al menos de los centros urbanos, a los vehículos más contaminantes, y el etiquetado de la DGT es el sistema de referencia. Quedarán fuera de estas zonas, como mínimo, aquellos modelos que no cuenten con distintivo, esto es, los de gasolina anteriores a 2000 y los diésel matriculados antes de 2006.

En este sentido aparecen las etiquetas de los tipos B y C de la DGT que, si bien están tratados favorablemente (en menor medida que las ECO y Cero), cumplen con las emisiones EURO. Por tanto, es más que posible que nuestro automóvil pueda acceder a ellas. Y así puedes hacerlo.

De qué tratan

La obligación de llevar la pegatina de la DGT en las vías pertenecientes a las hoy ciudades de Madrid y Barcelona afecta a todo vehículo con alguna de las clases medioambientales siempre que esté domiciliado en España, con independencia de si tiene o no fijado el domicilio en el municipio.

Desde que se dio a conocer la medida, la DGT tomó como referencia la fecha de matriculación de los vehículos para otorgar una u otra categoría medioambiental, ya que el dato de matriculación ofrecía un camino fácil para establecer el punto de corte para cada etiqueta a partir del Registro de Vehículos de la DGT.

De qué tratan etiquetas DGT

En este sentido, con las dos etiquetas de la DGT, tenemos lo siguiente:

  • Etiqueta B (amarilla). Tienen derecho a portarla los turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006. Vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005. Por tanto, los de gasolina deben cumplir la norma Euro 3 y en diésel la Euro 4 y 5.
  • Etiqueta C (verde). Este distintivo es para vehículos de combustión interna que cumplen con las últimas emisiones EURO: turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de septiembre de 2015. Vehículos de más de 8 plazas y pesados tanto de gasolina como diésel, matriculados desde 2014.

¿Cómo se consiguen?

Lo cierto es que durante un tiempo, la DGT envió los distintivos medioambientales a los domicilios de los propietarios de los vehículos. Sin embargo, actualmente ya no lo hace y lo cierto es que muchos usuarios nunca recibieron su pegatina, por lo que la única forma de hacerse con una es comprándola.

Para ello podemos pedirla en Correos, donde deberás acercarte a cualquiera de sus principales oficinas, presentando el permiso de circulación, tu DNI y pagando 5 euros. La conseguirás en el momento. Al mismo tiempo, y de un acceso rápido y sencillo, también puedes solicitarla online en la página web que la DGT ha habilitado para ello.

La colocación del distintivo debe situarse en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero o, en su defecto, en cualquier sitio visible del vehículo. Aunque a nivel nacional no existe una legislación que obligue a llevar el distintivo en el coche, su uso puede serlo según las regulaciones de cada ayuntamiento.

1 Comentario