Las 4 multas por usar mal los 4 intermitentes: la segunda es demasiado común

Las 4 multas por usar mal los 4 intermitentes: la segunda es demasiado común

Jorge Majdalani

La DGT lo recuerda siempre: los intermitentes son la voz de los conductores en carretera. Y pese a ello todavía hay conductores que no hacen un uso correcto de los mismos para indicar una maniobra en carretera, siendo uno de los grandes olvidados durante la circulación. El problema es que, si no se usan bien (o mejor dicho, si se usan mal), podemos contar con multas bastante importantes.

Los intermitentes son imprescindibles

Cuando conducimos observamos cómo muchos de los vehículos que circulan no usan correctamente los intermitentes. Incluso tenemos algún susto que otro cuando el vehículo que va delante del nuestro, gira por una calle sin previo aviso ni indicación alguna, y nos obliga a pegar un frenazo para evitar chocar.

Todas las maniobras que no indicamos con el intermitente se convierten en situaciones que pueden poner en riesgo nuestra seguridad, la del resto de conductores, acompañantes, peatones, etc.

Ahora bien; como tal, los intermitentes son imprescindibles. Tan es así que el Reglamento General de Circulación obliga a los conductores a advertir al resto sobre las maniobras que vayan a realizar con sus vehículos incluso con el brazo si el intermitente no funcionase. Además, ese mismo reglamento establece que ha de indicarse con la antelación suficiente. Esto nos lleva, por su parte, a que si no los usamos bien, las multas pueden llegar a casa.

Cuáles son

Es entonces cuando, a pesar de que poner el intermitente es un gesto muy sencillo, lo cierto es que son muchos los conductores que se ‘olvidan’ de utilizarlo o lo hacen de forma incorrecta.

Así lo recoge el Observatorio de Comportamiento en Autopistas, que señala que el 74% de los vehículos no señaliza con el intermitente los adelantamientos, y muy pocos lo utilizan en sus maniobras de cambio de carril. ¿Cuándo y dónde debemos activarlos? ¿Qué prácticas erróneas y habituales se deben evitar? ¿Cuáles son las multas por no hacer uso de los intermitentes? Esto es lo que señala la DGT.

Paradas en doble fila

Las paradas en doble fila se usan para todo. Para dejar a los niños en el colegio, para esperar a alguien que tenemos que recoger, para bajar un segundo a comprar… Pero no todos los escenarios están permitidos y las multas pueden ser una consecuencia directa.

El Reglamento de Circulación se especifica que la parada nunca debe ser de más de 2 minutos y el conductor nunca debe abandonar el vehículo. Además de cumplir estos de requisitos, solo podremos pararnos si el vehículo no entorpece la circulación o pone en riesgo la seguridad vial de otros usuarios. Estas luces de emergencia solo deben utilizarse en los casos especiales, por lo que su uso no es obligatorio durante una parada e incluso podría estar sancionado. Así que no, el uso de los warnings no nos librará de una multa, que puede ascender a los 100 euros.

Casos intermitentes warnings coche

No avisar de una retención en autovía

La pregunta es: ¿cuándo hay que usar las luces de emergencia? ¿qué dice la legislación al respecto? El uso de las luces de emergencia (o warning) está contemplado en el artículo 109 del Reglamento de Circulación.

Este dice, textualmente, que «el conductor debe advertir mediante señales ópticas toda maniobra que implique un desplazamiento lateral o hacia atrás de su vehículo, así como su propósito de inmovilizarlo o de frenar su marcha de modo considerable». Su multa puede llegar, también, a los 200 euros.

No advertir de las maniobras

Los indicadores de dirección tienen una función en la conducción, que no es otra que la de activarlas para informar al resto de conductores de la maniobra que vas a realizar. Es entonces cuando, de no advertir al resto de conductores de las maniobras que vas a realizar, es decir, no activar los intermitentes cuando procede está tipificado como multa en el Reglamento General de Circulación.

En este código normativo se explica que se impondrá una sanción económica de 200 euros a aquellos usuarios que realicen una maniobra sin emplear ningún tipo de señal óptica (es decir, sin usar los intermitentes).

Por aparcar o desaparcar

Cabe recordar que lo importante no es hacerlo por la multa, si no por evitar accidentes por leves que nos parezcan. Cumplir las normas de tráfico es fundamental para mantener la seguridad de todos. El golpe que puedes dar a otro coche que no ve que estás aparcando o desaparcando probablemente no sea letal, pero puede causarnos daños y lesiones que evitaríamos utilizando el intermitente.

Tanto Guardia Civil como la DGT ya advirtieron hace unos meses de que no usar los intermitentes puede acarrear una sanción, y no pequeña. No activarlos cuando es obligatorio supone una infracción grave castigada con una multa de 200 euros. «Los intermitentes son una forma de expresión con la que advertimos de las maniobras que vamos a realizar, evitando accidentes en la vía y haciendo la circulación más fluida», recuerda la Dirección General de Tráfico.

¡Sé el primero en comentar!