Las mejores tarifas con Internet para tu ordenador portátil o tableta

En tu móvil, probablemente la mejor opción sea una tarifa para hablar y navegar, es decir, con minutos en llamadas y un bono de datos. Ahora bien, si lo que quieres es Internet en tu ordenador portátil o tableta, lo mejor es que consigas una SIM con una tarifa de sólo datos. Para ello, te ayudamos a escoger entre las alternativas más económicas que hay en el mercado actualmente.

TarifaBono DatosPrecio
Yoigo Sinfín20 GB29 euros
MásMóvil Bono 10 GB10 GB36 euros
Vodafone Internet Móvil 10 GB10 GB42 euros
Vodafone Internet Móvil 6 GB6 GB30 euros
Yoigo La del Cero 5 GB5 GB15 euros
Pepephone Habla y Navega 5 GB5 GB29 euros
Simyo Internet 4 GB4 GB21 euros
Lowi 3 GB3 GB16 euros
Orange Internet Móvil 3 GB3 GB18 euros
Simyo Internet 2 GB2 GB11 euros

¿Cómo conecto mi portátil o tableta a Internet?

Para ello, como es evidente, necesitas una SIM con tarifa de datos móviles en el caso que exponemos. Ahora bien, hay diferentes formas de utilizar esta tarjeta SIM, y puedes escoger la que mejor se adapte a tus necesidades:

1. Prestando WiFi con tu teléfono inteligente

En los Ajustes de tu teléfono inteligente, en el apartado de Conectividad, encontrarás las opciones correspondientes para crear un «WiFi HotSpot» o punto de acceso WiFi. Es decir, la configuración para Compartir Internet con otros dispositivos móviles. De esta forma, el terminal creará una red WiFi a la que puedes conectar con tu ordenador portátil o tableta. Ahora bien, prepárate para consumir batería.

2. Directamente desde tu tableta

En el caso de los ordenadores no es así, pero gran cantidad de tabletas en el mercado cuentan con su propio hardware para la conectividad con redes móviles. En este caso, existen modelos limitados a 3G y compatibles con redes 4G LTE de última generación. Si optas por un modelo de este tipo, no tendrás más que insertar la tarjeta SIM en la ranura correspondiente de tu tableta.

3.  Con un módem WiFi portátil

En definitiva, haremos exactamente lo mismo que al prestar WiFi con nuestro móvil, es decir, crear una red inalámbrica portátil. Ahora bien, utilizar un módem WiFi supone no depender del teléfono inteligente, poder usar una SIM independiente de la que uses en tu móvil y, por otra parte, no acabar con la batería del mismo en poco tiempo. Esta es, posiblemente, la opción más recomendada para todos los perfiles.