Uber no se considera una amenaza para los taxis y planean expandirse por España

Escrito por Jorge Calderón
Actualidad

Tras su desembarco en la ciudad de Barcelona, la Confederación del Taxi de España pidió a las autoridades la retirada de Uber, un servicio para compartir coche entre los usuarios similar al popular Blablacar. La empresa no se considera una amenaza y cree que se debe cambiar la regulación para adaptarse a la nueva economía actual.

En una entrevista para La Vanguardia, el manager de Uber para Europa Occidental y del Norte, Pierre-Dimitri Gore-Coty, ha afirmado que su empresa no es una amenaza para los taxis y asegura que Uber no va contra nadie y que se debe cambiar la mentalidad y regulación, ya que la economía actual es muy distinta a cuando se redactaron las actuales normativas y cada vez menos gente tendrá coche propio, por lo que deben de existir más recursos para compartir automóvil. Y, aunque por el momento quieren centrarse en establecer su servicio en Barcelona, tienen planes para expandirse empezando por las grandes ciudades como Madrid o Bilbao.

Uber es un servicio para compartir coche, originario de Estados Unidos, que ha desembarcado en Europa en la ciudad de París y que desde hace unos meses opera en la ciudad de Barcelona. Este servicio es similar al popular Blablacar, pero con la diferencia de que funciona en ciudades como alternativa a los taxis. Con este servicio, cualquier persona se puede convertir en taxista, ya que ofrece su coche para compartirlo y hacer un viaje desde cualquier punto de una ciudad a otro. El pasado mes, los taxistas de Barcelona salieron a la calle para protestar, ya que consideran que es un servicio ilegal y que les hace una competencia desleal, y además la Confederación del Taxi de España pidió a las autoridades la retirada de este servicio para impedir que se vulnere la legalidad establecida.

uber-logo

De todas formas, pese a las protestas y problemas, Uber considera que su servicio no es una amenaza para los taxistas y aboga por hacer cambios en la regulación y mentalidad. Una de las principales razones de las protestas de los taxistas versa sobre la supuesta falta de seguridad o garantías que hacen que sea un servicio ilegal. Gore-Coty señala que es una falsedad pensar que haya problemas por ser un servicio entre particulares y asegura que cuentan con una cobertura de hasta 5 millones de dólares (más de 3,5 millones de euros) que incluye todos los desplazamientos en España. También asegura que se controlan a todos los conductores y que el sistema de valoración es una garantía adicional.

Uno de los puntos clave para Uber es que consideran que en el futuro habrá menos personas que tengan un coche propio, por lo que es necesario que haya opciones más económicas y más recursos compartidos. Según Gore-Coty, “al introducir el concepto de carsharing (compartir el coche), habrá más gente que pueda pensar: ‘cojo un taxi’ o ‘me meto en Uber’ y pensar menos en su coche propio”. También afirma que los taxis no van a desaparecer porque surjan servicios como Uber. En cuanto al tema de competencia desleal, el manager de Europa señala que los conductores de UberPop no están haciendo negocio porque no han comprado un coche para ello, por lo que es muy distinto del sector profesional.

Los taxistas defienden que ellos han tenido que pagar por una licencia para ejercer su profesión, pero Uber considera que se debe discutir la regulación y establecer un marco de funcionamiento del ride sharing (compartir trayecto). El tema de modificación de regulación es muy importante para Uber, aunque no consideran que se necesite cambiar por su llegada, sino porque ya está obsoleta y no cubre la nueva economía actual de los consumidores. Gore-Coty señala que las leyes que hay llevan décadas vigentes y que estarían encantados de sentarse en la mesa y contribuir a diseñar una nueva regulación. Según él, el ride sharing emergerá en todo el mundo y dentro de diez años estará totalmente establecido.

¿Has usado alguna vez Uber? ¿Crees que hace competencia desleal a los taxistas?

Fuente > La Vanguardia

Continúa leyendo
Comentarios
27 comentarios
  1. Anónimo
    Usuario no registrado
    20 May, 14 12:10 pm

    Vamos a ver, uber no es economía colaborativa. Uber es una empresa que ofrece coches particulares para llevarte donde tu quieras y te cobra por ello. NO se comparten gastos sino que ellos te cobran.
    Y porque la legislación sea antigua no se vulnera, que es lo que hace uber con este servicio. Todo lo demás es palabrería bonita para convencer de las bondades de su aplicación.

    Vale y ahora a esperar sentado a todos los que dicen que el futuro ya ha llegado y que hay que evolucionar. Ok, vamos a cambiar pero pagando impuestos para que tengamos sanidad y educación porque los conductores no declaran nada de lo que ganan.
    Por cierto me ha gustado la manera de soslayar el hecho de que esos conductores particulares no buscan negocio, que no han comprado el coche para ganar dinero, brillante.

    1. Anónimo
      Usuario no registrado
      20 May, 14 1:01 pm

      De todos es sabido que los taxis son tan caros por los impuestos que sirven para pagar a profesores y médicos, no porque tengamos que pagarles la burbuja de licencias a precios superinflados al calor del monopolio heredado del franquismo.

      1. Anónimo
        Usuario no registrado
        20 May, 14 1:08 pm

        Las tarifas de taxi no las fija los taxistas, sino que las fija el ayuntamiento correspondiente. Por otro lado las licencias las compra el taxista de forma particular pero este taxista no puede fijar las tarifas por lo que en este caso la diferencia de precio no es por el tema de las licencias.
        Sabes que diferencia hay de precio entre un taxi y un servicio de esta compañía? alrededor de un 30%, que casualidad que sea lo que normalmente se tiene que pagar en impuestos como autonomos, iva, itv, seguros mas caros etc.
        Si el gremio del taxi te parece insoportable no seré yo el que te convenza, pero por ejemplo si quieres utilizar un servicio que funciona muy bien prueba cabify. Esta compañía está haciendo una dura competencia a los taxis con coches de alta gama y a unos precios muy competitivos. Y eso si, cumpliendo la ley.

        1. Anónimo
          Usuario no registrado
          20 May, 14 1:11 pm

          Los privilegios de la casta taxista caerán en cuanto gobierne alguien un poco más liberal que Rajoy:

          http://politikon.es/2012/08/02/de-monopolios-regulacion-y-licencias-taxistas/

          De monopolios, regulación y licencias: taxistas

          Una de las herramientas tradicionales del estado cuando quiere incentivar la inversión sin gastar demasiado dinero es restringir el nivel de competencia. La idea básica es bastante simple: enviar barcos a la India, construir una línea de ferrocarril o desarrollar una vacuna contra la hepatitis requiere una inversión inicial enorme, hasta el punto que nadie en su sano juicio se atrevería a poner dinero. Para animar a inversores a meterse en estos proyectos quijotescos, el estado a veces ofrece a los potenciales empresarios un trato: el capitalista pone el dinero, el gobierno garantiza sus beneficios prohibiendo por ley que otros entren en ese mercado.

          Los monopolios privados protegidos por el estado son invento antiguo: los gremios medievales o la Compañía de Indias Orientales son buenos ejemplos. Los ferrocarriles en casi toda Europa, sin ir más lejos, fueron construídos a base de concesiones. En la actualidad, el conocido (y a ratos horriblemente disfuncional) sistema de patentes sigue una lógica parecida, con el estado otorgando un monopolio artificial a la primera compañía que desarrolla una tecnología durante unos cuantos años. En otros sectores, como la telefonía móvil, el estado otorga un número limitado de licencias por motivos técnicos.

          En ocasiones, otorgar un privilegio estatal de este modo puede tener sentido, especialmente en nuevas tecnologías o sectores que necesiten gigantescas inyecciones de capital pero que no son monopolios naturales en sentido estricto. A menudo esta clase de restricciones a la competencia se eternizan, permaneciendo en los libros años después que hayan dejado de ser útiles. España, que es un país donde el estado siempre ha tenido poco dinero para subvenciones pero muchos caciques otorgando privilegios, tiene una larga tradición de arreglar cosas a golpe de licencia, y no retirar el sistema cuando ha dejado de ser útil.

          Ejemplo extraordinariamente tonto, irracional y persistente de este problema: las licencias de taxis. Para proteger los ingresos de los primeros taxistas y su considerable inversión comprando un vehículo, etcétera (es un suponer), la ciudad otorga un número limitado de permisos para transportar viajeros en turismos con conductor. Décadas después, cuando ni comprar un coche es una inversión demasiado onerosa y el motor de combustión interna no es una tecnología puntera, el mercado sigue estando regulado a base de licencias, con un número limitado de conductores con el privilegio de ofrecer este servicio.

          ¿Por qué digo que es un privilegio? Porque una licencia de taxi en Madrid, que recordemos es una autorización otorgada, no un mérito, se vende en el mercado secundario por cantidades absolutamente astronómicas de dinero. Hay una escasez artificial de oferta, y el margen adicional de beneficios que esta produce es suficiente como para justificar un gasto adicional de 80.000 – 100.000 euros para poder acceder al negocio. El precio de mercado de ese privilegio son 100.000 euros.

          ¿Dónde va el dinero entonces? Esencialmente, son rentas de monopolio. Los taxistas seguro dirán que esto de tener un taxi es muy duro y que uno no se hace rico, pero me me encantaría tener un puesto de trabajo que puedo vender por 100.000 euros, o incluso alquilar a tanto la noche si estoy de humor. Las licencias, ahora mismo, limitan la cantidad de competencia en el sector, haciendo que Madrid tenga menos taxis por potencial pasajero, y generando más ingresos por taxi.Y estos ingresos adicionales, insisto, son reales; es el motivo por el que las licencias son caras.

          Si el ayuntamiento diera un taxímetro a todo aquel que lo pidiese, ser taxista sería a buen seguro menos rentable, hasta el punto en que nadie pagaría 100.000 euros para acceder a ese puesto de trabajo. A cambio, los nuevos taxistas no empezarían a trabajar con 100.000 euros en deudas, así que podrían vivir con menos. Del mismo modo que nadie decide cuántos bares, supermercados o blogueros gafosos existen en la capital la cantidad óptima de taxis se decidiría mediante un mecanismo que sabemos que funciona bien, el libre mercado. Probablemente tendríamos más taxistas que ganarían menos dinero, en vez de tener al estado garantizando por ley que unos pocos ganen mucho más para poder pagarse la licencia que han comprado a otro particular. Y no, que no me vengan con la gaita que en Madrid hay demasiado taxis; si los hubiera, no sería tan difícil encontrar uno cuando lo necesitas.

          ¿Es una ineficiencia importante en una economía del tamaño de la española? obviamente, no. Liberalizar el mercado del taxi seguramente crearía una cantidad muy modesta de empleo, mejoraría el servicio de forma considerable y haría que unos pocos que se han endeudado hasta las cejas comprando una licencia se pillaran los dedos con ganas. Madrid sería una ciudad un poco mejor, aunque desde luego esto no nos sacaría de la crisis.

          Aún así, esto no quiere decir que sea una reforma irrelevante. Cuando hablamos de reformas estructurales en España un buen puñado de ellas siguen exactamente este mismo patrón: pequeños oligopolios, empresas protegidas o chiringuitos regulados restringiendo la competencia que hacen que un sector de la economía funcione peor, sea más caro y cree menos empleo de lo que debería, ya que la normativa protege a los actores establecidos. Hablamos de farmacias, notarios, registradores de la propiedad, colegios profesionales (una peste incomprensible en España), estancos, administraciones de loterías, compañías ferroviarias, rutas de autobuses, licencias de apertura, acreditaciones profesionales, subvenciones implícitas e incluso falta de acceso a mercado de capitales fuera de los bancos (venture capital, le llaman) que limitan nuestro crecimiento de forma totalmente estúpida. Hace una temporada enlazaba un artículo de Pisani, Gerali y Forni que calculaba que estas regulaciones inanes disminuyen la tasa de crecimiento un 1,3% en Italia, un país casi tan propenso como España a arreglarlo todo con licencias. Reformar el sector del taxi es un primer paso, minúsculo pero necesario, para empezar a liberalizar todos estos sectores de la economía que viven gracias a la protección del estado.

          El patrón esencial de muchas reformas que deberíamos ver es, en esencia, muy parecido a una hipotética reforma del sector del taxi. Un grupo de interés atrincherado con ingresos protegidos que vive protegido de la competencia gracias a mala legislación. El gobierno entra, elimina restricciones, los afectados protestan como locos, pero cuando se disipa el humo las cosas van un poquito mejor para el resto del país. Son reformas políticamente complicadas, especialmente si el gobierno no entiende que son importantes, pero son necesarias.

          El problema, claro está, es que el gobierno de Rajoy se rindió miserablemente a la que los taxistas empezaron a protestarle, así que obviamente no lo entienden. En fin.

          1. Anónimo
            Usuario no registrado
            20 May, 14 1:15 pm

            Vale, vamos a liberalizar. Podemos entrar en ese debate si quieres. Venga todo el mundo a poder llevar un taxi. Me parece perfecto, pero que pague sus impuestos, que está dado de alta en la seguridad social, en fin esas cosas que en una sociedad moderna se da por supuesto en cualquier empresa.

            Se puede hacer.

          2. Anónimo
            Usuario no registrado
            20 May, 14 9:38 pm

            Muy clara tu exposición y creo que aborda algunos de los problemas que persisten en la economía spañistaní, no sé si por simple pereza o, directamente, por incapacidad de nuestros politicos (los que gobiernan y los que no, porque parece ser que ninguno tiene ganas o capacidad para desarrollar alguna actividad profesional que no sea vender aceite de serpiente como elixir mágico, en un carromato, atravesando el desierto como los charlatanes de western que son).
            Las decisiones se toman en un momento dado, y bajo unas circunstancias concretos, pero que al ser dinámicas, irán cambiando con el discurrir del tiempo, haciendo necesario adapatar las regulaciones a las nuevas realidades.
            Algo “similar” veo con el tema de las licencias de TV y comuicaciones (y digo “similar”, porque en estos casos la barrera de entrada es la inmensa inversión inicial). Por qué no se lanzan nuevas licencias, si hay peticiones, por ejemplo, cada 5-10 años? En las epocas de bonanzas entrarán nuevos competidores que dinamizarían brutalmente el mercado, y en las de vacas flacas, o no habrá nuevas solicitudes o bien directamente se producirán salidas (bajo la forma de absorciones de unas cadenas/telecos por otras).
            No sé si será mejor o peor idea, pero dejar las cosas como están por el mero hecho de que “siempre ha sido así…” ¿Siempre?, cuanto tiempo hace que timofonica tiene competencia?, cuando empezaron a emitir las TVs privadas? Hace 25 años ni nos habriamos podidos imaginar el panorama actual como para ya calificarlo como “siempre”…

    2. Anónimo
      Usuario no registrado
      20 May, 14 1:10 pm

      Pues no, claro que no han comprado el coche para ganar dinero, tu simplemente tienes tu coche particular, que no te lo compraste expresamente para trabajar en uber, te lo compraste, por lo que se compra todo el mundo un coche particular.

      Asi que si ahora, surge una empresa que te ofrece que pongas tu coche a su disposicion y tu estas de acuerdo, tu no has comprado el coche para ningun tipo de negocio.

      Me parece que el que no esta muy brillante eres tu.

      1. Anónimo
        Usuario no registrado
        20 May, 14 1:24 pm

        Ok, he patinado. El modelo que propone esta empresa triunfa, tenemos un montón de gente que lleva esta aplicación instalada y aprovecha cuando vuelve de su casa para llevarse algún dinerillo por transportar gente.

        Evidentemente el sector del taxi o muere o se transforma, es ley de vida y no seré yo quien le ponga puertas al campo.
        Claro, lo que pasa es que un montón de gente se va a dar de alta en esta aplicación porque así se pueden pagar la gasolina del trayecto de vuelta a casa. Visto así es genial ya que eliminas todo un sector que estaba muy protegido y los impuestos que pagaba, ya que ese usuario que vuelve a casa todos los días evidentemente no declara ese lucro que genera con la aplicación.
        Pero claro, quien se lleva su 20% de todas las operaciones es esta multinacional americana de la que no vais a ver un céntimo aquí en España.

        Como hemos dicho, con este modelo pasamos a otros sectores que oye “o se renuevan o mueren”, por ejemplo los de los fisioterapeutas. Para que pagar mas cuando con una aplicación puedo tener una persona que te trate en tu casa en un momento, venga, vamos a hacerlo….

        Y así todo, yo lo único que digo es que ya hay formas de luchar contra el sector del taxi y hay empresas de éxito que lo hacen pero de forma honesta y legal.

    3. Anónimo
      Usuario no registrado
      20 May, 14 1:16 pm

      No es competencia des leal, yo no cojo taxis, pero sí podría compartir coche en un momento dado. Personas que se piensan gastarse 60 euros en autocar para venir un fin de semana a la costa lo harían si les sale por menos de 40.

      1. Anónimo
        Usuario no registrado
        20 May, 14 1:25 pm

        Es que esto no es compartir gastos. El coche que vas a coger te va a cobrar como si fuese un taxi. De echo cuando te das de alta en la aplicación tienes que meter tu visa. Si eso es compartir gastos, ya me dirás.

  2. Anónimo
    Usuario no registrado
    20 May, 14 12:59 pm

    Voy a poner un videoclub, un cibercafe y me voy a comprar una licencia de taxista.

    1. Anónimo
      Usuario no registrado
      20 May, 14 1:12 pm

      Mencionas negocios que han desaparecido por la irrupción de nuevas tecnologías. Ok. Por ejemplo tienes Hailo, una aplicación que pone en contacto a usuarios con taxis en la que te despreocupas de tener que pagarle al taxista. Tienes cabify, empresa que mediante smartphone puedes pedir un coche de gama alta en la puerta de tu casa y a unos precios muy buenos.
      Hay aplicaciones para calcular el coste de la ruta en un taxi y así no tener sobre saltos
      http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/barcelona-estrena-una-app-para-calcular-precio-del-taxi-2921309

      En, fin si esto no es evolucionar.

      1. Anónimo
        Usuario no registrado
        20 May, 14 1:18 pm

        Eso es como si me dices que estando los obsoletos Digital Plus o Imagenio no hace falta Netflix.

        1. Anónimo
          Usuario no registrado
          20 May, 14 1:27 pm

          Netflix es completamente legal, paga sus impuestos, y si se instala aquí es España (ojalá sea así alguna vez) tendrá que hacerlo.

  3. wolfy 20 May, 14 1:30 pm

    Ahora compartir el coche va a ser ilegal, lo ultimo…

    1. Anónimo
      Usuario no registrado
      20 May, 14 1:41 pm

      Vuelvo a insistir, esto no es compartir un coche, esto es una empresa que te pone a tu disposición un coche particular para llevarte a un sitio y pagar por ese servicio.

  4. Anónimo
    Usuario no registrado
    20 May, 14 1:45 pm

    El modelo de negocio de esta empresa, porque no olvidemos que Uber cotiza en bolsa con una capitalización mayor que por ejemplo Hertz (vamos, no son una hermanita de la caridad) está muy bien pensado. Propongo la plataforma, cobro un 20% de comisión por cada operación pero no tengo ninguna relación laboral con los que me generan ese beneficio, no tengo que comprar ruedas, no tengo que pagar salarios, diablos no tengo ni que tener un administrativo que se ocupe de hacer las nóminas y mientras tanto las polémicas que se generan en la calle me hacen la publicidad gratuita.

    1. Anónimo
      Usuario no registrado
      20 May, 14 4:02 pm

      Uber aún no cotiza en bolsa, es una startup.

  5. Anónimo
    Usuario no registrado
    20 May, 14 1:56 pm

    BlaBlacar si es entre particulares.

    1. Anónimo
      Usuario no registrado
      20 May, 14 2:04 pm

      Efectivamente Blablacar si que se puede entender como consumo colaborativo, es decir personas que deciden compartir gatos para hacer un viaje.

  6. Anónimo
    Usuario no registrado
    20 May, 14 4:59 pm

    En Madrid, Barcelona, La Coruña, Málaga, … ya lleva un tiempo funcionando Cabify (https://cabify.com/i/getrnZ) para mi gusto mejor que Uber.

    La aplicación para SmartPhone funciona de maravilla, pagas con Paypal, sabes lo que te va a costar antes del trayecto y los coches son Mercedes Clase E o similar

    1. Anónimo
      Usuario no registrado
      20 May, 14 5:45 pm

      Y lo mas importante totalmente legal

  7. Anónimo
    Usuario no registrado
    20 May, 14 8:14 pm

    Es conocido como lineas de tren o metro tardan muchos años y no llegan nunca aeropuertos, o las frecuencias de las lineas de autobús de los aeropuertos son claramente insuficientes y todo esto todos sabemos que es por la presión ejercida por el gremio de taxistas llevan tantos años retrasando el progreso en tantas ciudades que lo que queremos es que desaparezcan.

    1. Anónimo
      Usuario no registrado
      20 May, 14 8:44 pm

      No sabia que el gremio del taxi tuviera tanto poder para poder decidir sobre el diseño de las infraestructuras del país.
      No pretendo que cosas el taxi. Hay alternativas legales a él.