Windows 10 bloquea el parche de un parche para arreglar otro parche

Windows 10 bloquea el parche de un parche para arreglar otro parche

Alberto García

Microsoft suele liarla cada poco tiempo con los parches para Windows 10. Sin embargo, en las últimas semanas ha llegado a lugares donde no había llegado antes con el objetivo de solucionar un fallo que introdujeron que impedía imprimir en algunos ordenadores, donde al darle al botón de ejecutar, el sistema operativo arrojaba un pantallazo azul con el error APC_INDEX_MISMATCH para el archivo win32kfull.sys.

Este fallo fue introducido en el Patch Tuesday de marzo. Microsoft se puso manos a la obra, y en apenas una semana lanzó un parche para solucionar el fallo. El problema es que el parche sólo arreglaba el pantallazo azul, y si le dábamos a imprimir, el sistema operativo no hacía nada, o realizaba impresiones incompletas, y folios incluso que salían en blanco al completo. Por ello, Microsoft lanzó un tercer parche para solucionar ese error.

Cuatro parches y un destino: errores y pantallazos azules

Ahora, la compañía ha retirado ese tercer parche que sustituía al segundo, y que se podía instalar de manera opcional por los usuarios afectados por el fallo, que parece estar relacionado con un conflicto de drivers y un tipo de impresora concreto. El parche sí solucionaba finalmente el fallo en impresoras de Windows 10, con marcas como Kyocera, Ricoh, Zebra o Dymo, pero algunos usuarios afirmaban que no podían instalar el parche porque les aparecía el error 0x80070541.

Por ello, Microsoft ha bloqueado el lanzamiento del parche a través de Windows 10, y en su lugar está ofreciendo el parche anterior que no soluciona el error. El último parche, que arregla correctamente el fallo, es el KB5001649. Este parche no se puede descargar desde Windows Update, pero sí está disponible para descargarlo manualmente desde el catálogo de Microsoft Update para las distintas versiones del sistema.

Microsoft no ha reconocido la retirada del último parche

Curiosamente, Microsoft no ha reconocido que haya retirado el parche de Windows 10, y de momento se encontraría intentando solucionarlo para lanzar nuevamente un cuarto y definitivo parche que solucione el fallo. La mayoría de usuarios afectados tienen instalado sólo el parche de la actualización acumulativa del 9 de marzo, pero los parches del 15 y 18 de marzo son opcionales, así que de momento no se tienen instalados.

Este tipo de situaciones demuestra que Microsoft tiene todavía mucho que cambiar en cuanto a su política de actualizaciones se refiere. No puede ser que con cada gran actualización que lanzan mensualmente, y luego las dos más grandes bianuales, rompan alguna característica de Windows 10 que obligue a los usuarios no sólo a perder tiempo actualizando, sino a tener que volver a una versión anterior, o rezar para que la compañía localice el fallo en futuras actualizaciones y lo arregle. Una cosa es introducir un fallo y resolverlo luego, pero no este juego insufrible de tener que lanzar hasta tres parches adicionales para solucionar un error que no debería haberse introducido en el sistema.

Edge compartirá tu historial de navegación

Otro cambio que la compañía está preparando para futuras actualizaciones es el compartir el historial de navegación de Edge con otros servicios de Windows 10 para obtener mejores anuncios personalizados, lo cual va muy en contra de la privacidad de los usuarios. La opción se podrá desactivar desde el propio navegador.