DEP 32 bits: Microsoft mata la versión x86 de Windows 10

Este momento tenía que llegar algún día. Microsoft lleva ofreciendo compatibilidad con 32 bits desde Windows 95, y de hecho sistemas operativos como Windows ME o Windows XP estaban diseñados con 32 bits como base, aunque Windows XP tuvo luego una versión posterior de 64 bits. Con el paso del tiempo, cada vez más usuarios fueron instalando sistemas de 64 bits conforme se iban equipando más de 4 GB de RAM. Ahora, el uso de Windows 10 de 32 bits es casi anecdótico, y por ello Microsoft ha decidido matarlo.

Así lo ha anunciado Microsoft, donde todas las futuras versiones de Windows 10, empezando con May 2020 Update, no estarán disponibles como builds de 32 bits en nuevos ordenadores. Así, en los nuevos requisitos mínimos de Windows 10 se establece que es necesario utilizar versiones de 64 bits del sistema operativo.

Adiós a Windows 10 32 bits: sólo podrás instalar versiones antiguas

Sin embargo, Microsoft afirma que sí seguirá ofreciendo soporte de seguridad para los ordenadores que sí tengan instalada una versión de 32 bits en sus ordenadores de actualizaciones previas, aunque de manera limitada. Los fabricantes de ordenadores tendrán la obligación de incluir la versión de 64 bits en los ordenadores que lancen, a pesar de que hay por ejemplo algunas tablets que todavía se venden con 2 GB de RAM. Es la era de ofrecer al menos 4 GB para poder utilizar Windows con normalidad y que no se quede colgado con abrir un par de pestañas. Además, Intel todavía ofrece algunos procesadores Atom de 32 bits como “disponibles”, aunque incluso los Celeron de más baja gama son de 64 bits.

Microsoft no ofrece estadísticas de uso de las versiones del sistema operativo, pero con la encuesta de hardware del pasado mes de abril de Steam podemos hacernos una idea de cuáles son los porcentajes de uso. Si nos fijamos en la versión que pone “Windows 10”, correspondiente a la de 32 bits, vemos que el uso es de sólo el 0,2% de los usuarios de Steam, frente al 86,08% de la de 64 bits. Esta imagen, no obstante, muestra el porcentaje de uso de los gamers, que son un público muy concreto con ordenadores más modernos que la media. En otros hogares o empresas es probable que haya más ordenadores con versiones de 32 bits, donde es más conveniente instalarlas si se tiene por ejemplo un ordenador con sólo 2 GB de RAM.

Los programas de 32 bits seguirán funcionando con normalidad

Con esto, Microsoft simplifica los desarrollos del sistema operativo, aunque la compatibilidad con 32 bits sigue estando presente porque multitud de programas y aplicaciones de Windows 10 son de 32 bits. El propio Steam es un programa de 32 bits, a pesar de que prácticamente la totalidad de juegos nuevos que salen al mercado son de 64 bits porque suelen exigir más de 4 GB de RAM como requisito mínimo para funcionar.

Si tienes un ordenador con 2 o 3 GB de RAM, puedes instalar Windows 10 de 64 bits siempre que tu procesador sea compatible. Si tu chip tiene menos de 14 años, es muy probable que lo sea, y si no, quizás no deberías instalar Windows 10 y sí una versión Lite de Windows 7. La única diferencia que notas con una versión de 64 bits es que ésta consume más RAM al tener que ejecutar el doble de librerías. Por tanto, no tengas miedo a actualizar Windows 10.