10 fallos de Windows 10 que Microsoft debería arreglar en Windows 11

Windows 11 está a la vuelta de la esquina. El 24 de junio conoceremos si finalmente Microsoft deja de lado Windows 10, lo cual parece que así será porque han anunciado que en octubre de 2025 dejarán de darle soporte. Sin embargo, la compañía tiene muchos fallos que arreglar todavía en su sistema operativo.

Windows 10 tiene el inconveniente de que arrastra una historia de tres décadas de sistemas operativos de Microsoft. Hay iconos que todavía están presentes en el sistema desde Windows 95, y hay fallos que no han arreglado desde que introdujeron algunas de las nuevas funciones del sistema. Así, vamos a ver cuáles son los peores.

Programas en primer plano que se superponen

Cuando estás, por ejemplo, escribiendo en Word, y decides abrir otro programa, y vuelves a Word, el sistema operativo te va a poner en primer plano el programa que acabas de abrir, y en ocasiones lo va a hacer varias veces mientras dura el proceso de apertura, como hace Photoshop. Windows te va a interrumpir mientras escribes porque hay programas que no interactúan correctamente porque no saben lo que es el primer plano. Otros sistemas como macOS sí lo hacen.

Mejoras con varios monitores

Windows 10 ha avanzado mucho desde su nacimiento en la gestión de varios monitores. Para Windows 11 se va a mejorar la gestión de fotogramas por segundo si usamos pantallas de diferentes tasas de refresco, pero sigue habiendo fallos. Por ejemplo, los iconos se desorganizan y pierden con mucha frecuencia, y el sistema se confunde a sí mismo cuando encendemos o apagamos una pantalla, dejándolo todo en negro. La gestión de las pantallas múltiples en macOS es mucho más fluida, rápida, y no deja la pantalla en negro durante un rato.

Sonido por HDMI

El sonido por HDMI en Windows 10 sigue siendo un caos, donde estamos obligados a conectar un dispositivo adicional como si fuera un monitor, como un amplificador. Está la solución de duplicar pantalla para «engañar» a ese dispositivo, pero tiene que haber alguna opción nativa para desactivar esa opción de tener una pantalla adicional sin tener que recurrir a esta trampa, ya que los formatos de audio más avanzados en la actualidad requieren del uso de este cable.

Además, el sonido multicanal por óptico lleva roto desde el año pasado, y ni se han molestado en arreglarlo, ya que no deja darle a Configurar.

Apps mal escaladas en 4K

Si tienes un monitor 4K, la letra del sistema operativo se ve excesivamente pequeña, y es necesario recurrir a aumentar el tamaño de todo a 150% o incluso más. El problema es que multitud de aplicaciones y programas del sistema operativo no son compatibles con esta funcionalidad, de manera que al reescalarlo no aumentan de resolución y es como si les hiciéramos zoom y se renderiza a una resolución menor. En la siguiente imagen podemos ver el panel de sonido en un monitor 4K, donde «Sonido» está correctamente definido, pero las demás letras están borrosas.

Matar por completo el Panel de control

La broma ya se ha extendido durante demasiado tiempo. Microsoft creó el menú de Configuración para terminar de eliminar el Panel de control. Pero han pasado ya seis años, y el Panel de control sigue estando disponible con casi todas las mismas funcionalidades. Ya es hora de pasarlo todo a Configuración, y poder usar además varias pestañas de configuración a la vez, ya que actualmente sólo podemos estar en una parte de ese menú a la vez. Ojalá la funcionalidad de Sets, que añade pestañas a todas las apps del sistema, lo añada.

Mejorar la consistencia del diseño del sistema

Esto es algo que va a hacer Windows 11, gracias a que se aplicará la filosofía de Fluent Design e iconos más modernos a todo el sistema, ayudando a mejorar la consistencia y a no encontrarnos mensajes o iconos que datan de Windows 95 o Millenium. Mirad la Conexión a escritorio remoto de Windows 10, y decidme si no os recuerda al login de Windows Me.

Mejorar la búsqueda del menú de inicio

El menú de inicio tiene que estar mejor ordenado. Encontrar algunos programas es una tortura, y la función de búsqueda sigue teniendo un fallo que es hasta cómico. Cuando buscamos el nombre de un programa, al poner las primeras letras nos aparece el que buscamos, pero si añadimos una más, éste desaparece. Además, en la búsqueda debería ser posible cambiar fácilmente Bing por Google.

Mostrar las extensiones de los archivos por defecto y propiedades tamaño carpetas

Este cambio empezaron a aplicarlo hace ya una década, y a día de hoy sigo sin verle el sentido o la ventaja de que no estén activadas las extensiones de los archivos por defecto. Esto dificulta mucho saber qué formato estamos manejando, y puede llevar incluso a que haya usuarios que abran virus al no darse cuente de que el vídeo que han recibido por email en realidad se trata de un archivo .msi o similares.

Ordenar los archivos del sistema mejor

Quizás por seguridad, además de esconder las extensiones de los archivos, Microsoft también oculta archivos del sistema y otros sensibles por defecto. Si tan sensibles son, lo que deberían estar es ordenados en una misma carpeta del sistema que requiera de permiso explícito del usuario para acceder, y no tenerlo todo repartido en ProgramData, Archivos de Programa, Windows, la raíz de C, Usuarios, etc. Las carpetas del sistema deben estar mejor estructuradas, ya que por ejemplo encontrar la partida guardada de un juego es una tortura.

Poca fiabilidad en las actualizaciones

Por último, y no menos importante, tenemos una de las tareas pendientes más importantes: mejorar la fiabilidad de las actualizaciones. Microsoft no se puede permitir tener tantísimos fallos en este aspecto, ya que no hay mes que no rompan algo con sus actualizaciones mensuales. Incluso hay veces que han lanzado un parche para solucionar un fallo, y ese parche a su vez rompía otra cosa.