Empiezan a morir cartuchos de juegos de Pokémon, y nadie sabe por qué

Empiezan a morir cartuchos de juegos de Pokémon, y nadie sabe por qué

Alberto García

El formato físico tiene la ventaja de que te permite disfrutar para siempre del contenido que compres, ya sea una película o un juego. El problema es que, con el paso del tiempo, un disco o un cartucho puede presentar defectos y morir inesperadamente. Eso parece estar pasando ahora con las copias de dos de los juegos de Pokémon más vendidos en la última década.

En concreto, hablamos de Pokémon Rubí Omega y Pokémon Zafiro Alfa, los dos títulos que salieron al mercado el 21 de noviembre de 2014 para Nintendo 3DS. Si compraste alguno de los dos juegos, es probable que hayas echado como mínimo decenas de horas cazando Pokémon y subiéndolos de nivel. Sin embargo, ahora hay usuarios que se están encontrando con que sus juegos han dejado de funcionar por completo.

Copias europeas dejan de funcionar

En concreto, el suceso está confirmado que está ocurriendo con copias PAL vendidas en Alemania, Italia, Irlanda y Austria, pero no sería raro que afectase también a otros países europeos porque las copias vendidas por ejemplo en España son las mismas. El problema lleva ocurriendo desde 2020, y afecta sobre todo a copias vendidas a través de Amazon.

Por ello, los usuarios que se están viendo afectados por el fallo están perdiendo todo el contenido almacenado en el cartucho. El chip ROM es el que está muriendo, y aunque en el que se almacena la partida está bien, al no poder ejecutar el juego, no se puede recuperar la partida guardada.

Así, si tienes un cartucho con tus Pokémon, lo mejor es que compruebes si funciona, y hagas una copia de seguridad de todos los Pokémon que tienes ahí guardados para evitar que los pierdas. Algunos títulos incluso pueden ejecutarse bien, pero al jugar durante una hora o dos se cuelgan o dejan de funcionar. Algunos usuarios apuntan a que la causa de esto es que Nintendo cambió de tipo de memoria en los cartuchos, pasando a usar EPROM en lugar de Flash porque es más barata.

El formato físico puede morir antes de lo esperado

Esta no es la primera vez que los juegos de Pokémon se ven afectados por un fallo relacionado con el paso del tiempo, ya que en las primeras versiones de Game Boy Advance de Rubí y Zafiro había un error que impedía que las bayas crecieran pasados 366 días desde que se arrancaba el juego o desde que se reemplazaba la batería interna.

Este tipo de fallos demuestran que el formato físico no es infalible ante el paso del tiempo, y dependiendo de la plataforma o servicio, tener los juegos en nuestra cuenta online nos puede garantizar una mayor durabilidad porque podremos descargarlo cuando queramos. Un caso similar lo vimos hace unos meses, donde decenas de tiradas de películas Blu-ray en España tenían fallos de fabricación, y dejaban de funcionar pasados unos años.