Xiaomi patenta una tecnología que evita explosiones de baterías

Las baterías de litio han sido claves en el desarrollo de la telefonía en todo el mundo. Gracias a ellas podemos llevar un móvil a cualquier parte, a pesar de que tengan el pequeño inconveniente de que, en el caso de sufrir daños o desgastarse en exceso, pueden llegar a arder e incluso a explotar. Ahora, Xiaomi ha patentado una tecnología para evitarlo.

Una batería, cuando se infla, empieza ya a tener daños irreparables. Ese problema se puede ver a simple vista, ya que ésta puede empezar a abombar el móvil por la parte trasera. Sin embargo, es difícil descubrir los primeros síntomas de este deterioro de batería, ya que no es hasta que el problema se hace muy grave que empezamos a verlo físicamente.

La tecnología de Xiaomi evita explosiones

Por ello, Xiaomi ha patentado una nueva tecnología de baterías de litio que soluciona este problema de seguridad. La patente fue registrada en 2017, y ha sido publicada esta semana. Titulada «Battery Expansion Prompt Method and Device«, e inventada por Luo Wenhui, esta tecnología detecta si una batería empieza a tener problemas de desgaste o si se está hinchando, e informa al usuario de ello a través del móvil, diciendo si hay graves problemas de desgaste o seguridad.

Así, según describe la patente, la batería cuenta con un sistema para alertar sobre la expansión de la batería. Para ello, cuenta con un compartimiento de batería, una tapa trasera de batería, cerámica piezoeléctrica y un circuito de detección de corriente. La cerámica piezoeléctrica está en el lado interior de la tapa trasera de la batería frente a la batería. El circuito de detección de corriente está conectado a la cerámica piezoeléctrica y se utiliza para detectar una señal de corriente generada por la cerámica piezoeléctrica. Cuando esa cerámica genera una corriente, entonces se está indicando que la batería excede el umbral permitido de expansión.

Cualquier deformación se notifica en el móvil

Con ello, la batería puede detectar cualquier tipo de deformación o anomalía y avisar al usuario para que haga uso de la garantía que tenga el terminal, o en su defecto que lo repare él mismo para evitar futuros daños al móvil o a su persona.

El hecho de que esta patente se diseñara en 2017 dice mucho, ya que desde entonces se han desarrollado otras innovaciones en el mercado de las baterías, como las baterías de estado sólido, que irán llegando poco a poco al mercado en los próximos años. Sin embargo, al quedarle todavía un tiempo, no sería raro que, tras la publicación de la patente, la compañía empiece a incorporar esta tecnología de protección en sus próximos móviles.