España y la creación de un canal de denuncia contra youtubers, tiktokers y streamers

Lejos queda la época donde el contenido creado por influencers en las diferentes redes sociales estaba asociado a una actividad amateur. Con el paso de los años este sector se ha ido profesionalizando y son muchos los youtubers, tiktokers y streamers los que se ganan la vida como creadores de contenido. Las marcas los buscan para promocionar sus productos y llegar a grandes audiencias. El problema viene cuando algunos perfiles comparten contenido sin dejar claro que se trata de una colaboración pagada o una campaña publicitaria. Es por ello que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) quiere que los youtubers, tiktokers y streamers dejen de trabajar en un vacío legal y que puedan ser denunciados cuando cometan prácticas irregulares.

Hoy lunes 31 de enero de 2022 la CNMC ha abierto una consulta pública con el fin de clarificar los criterios que se deben tener en cuenta para analizar las actividades realizadas por los vloggers. El regulador pide al sector que se posicione sobre la posibilidad de que se les identifique como “prestadores de servicios de comunicación audiovisual”. Al fin y al cabo, se han convertido en un nuevo canal de comunicación que muchas empresas utilizan para promocionar sus productos.

Así puedes aportar tu opinión

“Estos nuevos agentes audiovisuales o vloggers están profesionalizados y sus contenidos (vídeos cortos, largos, en directo o diferido) gozan de una destacable presencia en el mercado audiovisual desde el punto de vista del consumo y de la inversión publicitaria”, justifica la CNMC.

El proceso participativo con una consulta pública permanecerá abierto hasta el próximo 1 de marzo de 2022. Por su parte, la CNMC invita a los interesados a pronunciarse sobre todos aquellos aspectos que les parezcan relevantes. Las alegaciones tendrán carácter público y deberán enviarse a través de la sede electrónica de la CNMC, indicando como órgano de destino la Secretaría del Consejo y el número de expediente COMUNICACIÓN/DTSA/003/21.

Por su parte, las cadenas de televisión tradicionales y generalistas han manifestado su disconformidad con la desregulación de la actividad de youtubers, tiktokers y streamers, a los que acusan de competencia desleal. Afirman que no se rigen bajo las mismas normas que el resto del sector audiovisual. Un reciente ejemplo sobre este tira y afloja fue la emisión de las campanadas por Twitch de Ibai Llanos y Ramón García. Tema que generó debate en cuanto a la audiencia y alcance de la retrasmisión frente a las audiencias de las principales cadenas generalistas.

Set de un streamer

Set de un streamer

Publicidad encubierta en redes sociales

Seguro que en más de una ocasión te has preguntado cuánto pueden llegar a ganar los influencers en redes sociales. Las cifras que se manejan son altas. Algunos de ellos han decidido trasladarse a Andorra con el fin de sacar el mayor provecho a sus fortunas y ahorrarse impuestos. En España ya existen mansiones de lujo donde viven varios influencers creando contenido a diario para Instagram, Tik Tok, YouTube o Twitch. De hecho, el programa de televisión “En el punto de mira” se adentró en la primera mansión Tik Tok de España. Ni más ni menos que 7 platós y 10 habitaciones de lujo.

Sin embargo, la publicidad encubierta en este tipo de contenidos audiovisuales es muy habitual. Es fácil encontrar como influencers con miles de seguidores promocionan productos a través de las historias de Instagram, reels o videos de YouTube sin indicar de que se trata una colaboración pagada por la marca. Por ejemplo, organizaciones de consumidores europeas han llegado a elevar denuncias masivas a Bruselas para que tomen medidas contra la publicidad engañosa y contenido inapropiado en redes como Tik Tok.

En España, la nueva Ley Audiovisual encarga a la CNMC la vigilancia de estos influencers. Hasta el momento, su actividad no ha sido analizada exhaustivamente y esto ha provocado que campañas de publicidad encubierta no hayan sido penalizadas. Un claro ejemplo de ello fue una operación organizada por una casa de apuestas en la que los influencers fingían haber ganado dinero fácil en poco tiempo a través de apuestas por Internet. Una campaña publicitaria que se llevó a cabo sin dejar claro que se trataba de publicidad pagada y sin establecer los límites de edad oportunos. Por lo tanto, la consulta pública de la CNMC tiene como objetivo principal evitar este tipo de situaciones se repitan.

1 Comentario