Así te puede pillar tu profesor si usas ChatGPT en tus trabajos

Así te puede pillar tu profesor si usas ChatGPT en tus trabajos

Justo Romanos

Tus profesores no han nacido ayer. Si has llegado a este artículo es porque posiblemente tienes miedo por saber si tu maestro o tutor llegará a descubrir que has hecho trampas usando ChatGPT en tus trabajos o deberes. Has llegado al lugar ideal: a continuación, te explicamos cómo podría descubrirte.

La mala noticia que tenemos para ti es que es muy probable que tu profesor descubra que has recurrido a ChatGPT para hacer lo que deberías haber hecho por ti mismo. Al fin y al cabo, cada vez hay más estudiantes que recurren a la IA y los maestros se están preparando para no dejar pasar ni una. Pero la cuestión es saber cómo lo descubrirán para ver si hay alguna manera de impedirlo.

Uso de herramientas de verificación

Esto es lo más básico que, a día de hoy, hacen los profesores. Se ha convertido en un problema para ellos, ya que significa que tienen un trabajo adicional que hacer cuando revisan deberes. Quizá no comprueben todos los trabajos que se entreguen, pero sí los que les despierten alguna sospecha o los que entreguen determinados estudiantes a los que ya tengan «fichados».

Una estudiante utilizando el ordenador para estudiar

En este caso, lo que hacen es recurrir a herramientas como GPTZero, una web que tiene como objetivo detectar cualquier texto que haya sido elaborado por una IA. No es la única opción disponible y lo cierto es que, entre los grupos de WhatsApp que tienen los profesores, suelen circular muchas alternativas y recomendaciones. Pero, en nuestro caso, hemos usado esta herramienta para ver si realmente es útil o no. Primero de todo, hemos hecho una prueba con un texto escrito por nosotros mismos. En realidad, se trata del primer párrafo de este artículo. Y el resultado que nos ha dado la web ha sido el siguiente.

Prueba negativa usando la web GPTZero

Como puedes ver, dice que solo hay un 1% de posibilidades de que sea un texto escrito con IA, por lo que todo apunta a que lo ha hecho un humano. Pero no hemos querido dejarlo ahí, y lo que hemos hecho ha sido irnos a ChatGPT y decirle que reescriba ese mismo texto a su manera. Luego lo hemos llevado a GPTZero y hemos vuelto a probar. ¿Qué nos ha respondido? En este caso ha aumentado el nivel de porcentaje considerado de IA, aunque como era un texto corto lo cierto es que el sistema lo detecta menos. Pero en pruebas posteriores que hemos realizado aumentando las palabras reescritas por la IA, el resultado ha sido claro tal y como puedes ver en la imagen.

Prueba positiva con la web de revisión GPTZero

Piensa que estas herramientas son de dominio público, así que tus profesores seguro que las usan para hacer las comprobaciones pertinentes.

Búsqueda de términos

Al margen de un sistema más elaborado como el anterior, lo que también saben que tienen que hacer los profesores es buscar palabras concretas en los trabajos que presentan sus alumnos. El motivo de ello es que es muy probable que uno de los estudiantes se haya olvidado borrar algún comentario de la IA. Seguro que has leído casos de personas a las que han pillado debido a ello y no es algo que solo pase entre estudiantes, sino que ha ocurrido en empresas e incluso gobiernos.

Disculpa de ChatGPT al pedir un contenido ofensivo

Uno de los comentarios estándar que usa la IA es con el que se justifica por no poder hacer algo. Suele decir cosas como que no puede responder, pero que está disponible para ayudarte con otras cuestiones que necesites. Hay distintos comentarios que ChatGPT usa dependiendo del momento. Son frases que un profesor leerá en el trabajo y sabrá perfectamente que han sido escritas por una inteligencia artificial. Es más, muchos profesores ya tienen una serie de términos y palabras que buscan rápidamente en los trabajos para comprobar si tienen texto de IA o no. Al fin y al cabo, ellos también quieren ahorrar tiempo en su trabajo y hacer una búsqueda puede ser el mejor método para descubrirte con rapidez.

El caballo de Troya

Esta es una técnica fascinante que muchos profesores están utilizando y que lo cierto es que es bastante difícil de detectar. Lo que hacen los profesores es poner dos preguntas del trabajo y luego dejar un espacio en blanco entre ellas. Se puede pensar que se trata de una manera de dar margen para escribir la respuesta del primer enunciado, pero lo cierto es que lo que hacen los profesores es dejar escrita una frase en letra blanca que, a primera vista, es difícil de ver.

Es cierto que, si se copia y pega todo el texto del trabajo en ChatGPT, el estudiante verá que hay algo escrito en ese espacio que en el documento estaba en blanco. ¿Pero se dará cuenta realmente? Una gran cantidad de veces los estudiantes van rápido porque quieren acabar lo antes posible y se despreocupan. Simplemente copian, pegan y pulsan Enter para que ChatGPT sea el que responda a las preguntas. Después vuelven a copiar, pegan en el documento de entrega del trabajo y se quedan satisfechos porque han terminado en cuestión de minutos. Lo que no imaginaban es que, cuando el profesor reciba el trabajo, sabrá que tiene que buscar una frase totalmente absurda que la IA haya implementado con la técnica del caballo de Troya. Por ejemplo, se está hablando del Imperio Romano y, en el medio, hay una frase que dice que Leo Messi marcó determinada cantidad de goles en su primer año en el Barcelona.

Gran caballo de Troya

Con eso, el estudiante se habrá delatado totalmente. Sería algo que se podría solucionar leyendo el trabajo antes de entregarlo, pero tal y como confirman muchos testimonios de maestros, está muy claro que sus estudiantes no invierten tiempo en ello.

¿Qué te ha parecido? Es obvio que, hoy día, utilizar ChatGPT para que te haga los trabajos o resumir textos no parece una idea demasiado buena. Seguro que los primeros estudiantes que usaron la IA cuando era algo desconocido se llevaron el gato al agua, pero en estos momentos no se trata de un plan infalible.

¡Sé el primero en comentar!