Esta apisonadora destruye cientos de equipos de minado de criptomonedas

Las criptomonedas son esta nueva forma de dinero electrónico que tanta popularidad ha ganado con el paso de los años. Era impensable hace un tiempo el ver como muchas de las divisas ahora valen miles de dólares cuando hace un tiempo se podían adquirir miles por tan solo unos pocos euros. De hecho, cualquier persona puede comprar criptomonedas e invertir en estas operaciones económicas.

Sin embargo, como todo negocio donde el dinero está presente, el mundo de las criptomonedas crea una nueva situación para estafadores donde muchas organizaciones tratan de engañar a gente inocente que quizás no esté al tanto sobre todo lo que rodea a las criptomonedas.

Otro problema que suponen es la contaminación que generan y la cantidad de energía que se requiere para que este mecanismo funcione.

Destrucción total de equipos de minería

Para acabar con esto, el gobierno de Malasia ha tomado la decisión de destrozar casi 1.100 equipos de minado de criptomonedas con una apisonadora. De esta forma, el país asiático se asegura que nadie vuelva a usar estos dispositivos que tanta energía estaban consumiendo en el país.

Minar criptomonedas consiste en todos los procesos necesarios que tiene que realizar un sistema electrónico con la finalidad de oficializar una transacción económica mediante el uso de criptomonedas.

El auge de las criptomonedas he hecho que grandes cantidades de grupos de personas instalen en muchos países instalaciones que sin descanso están operando con máquinas para hacer operaciones realizadas con las criptomonedas como por ejemplo Ethereum o Bitcoin. Este tipo de espacios se caracterizan por su gran tamaño y por la cantidad de energía que usan para alimentar a todos los aparatos.

Utilizaban la electricidad de forma ilegal

Sin embargo, las autoridades del país asiático se dieron cuenta que muchas de estas instalaciones usaban la luz del país de forma ilegal, consumiendo enormes cantidades de luz que después nunca nadie iba a pagar.

Normalmente, estos espacios ilegales los acaban descubriendo las fuerzas de seguridad ya que detectan este uso excesivo de energía además de recibir a través de radares huellas de calidez que hacen presagiar que algo ilegal está ocurriendo en la zona.

El minado de criptomonedas es legal, pero lo que no lo es, es aprovechar un suministro eléctrico que no es de tu propiedad de forma ilimitada. Tal y como informan las autoridades, en una serie de operaciones hechas hace entre tres y cinco meses, un total de casi 1.100 dispositivos de minado de criptomonedas fueron incautados, además de detenerse a varias personas.

Aunque todas estas máquinas podrían haberse vendido o reutilizarlos de forma totalmente legal, se ha preferido destruirlos para que no quede rastro. Aunque puede parecer una decisión polémica, esto puede hacer cargo de conciencia en todas aquellas personas que quieran minar criptomonedas a no usar de forma ilegal la luz del país.