Evita timos con Bizum. Estas son las estafas frecuentes

Pagar con el móvil cada vez se está imponiendo más a los pagos con dinero en efectivo. Hace unos años podía parecernos cosa del futuro, pero la realidad es que cada vez más personas utilizan este método de pago y apenas llevan dinero en efectivo en la cartera. Dentro de las posibilidades que tenemos para pagar a través de nuestro teléfono móvil, uno de los métodos de pago más utilizados es Bizum.

La plataforma cuenta ya con más de 16,5 millones de usuarios registrados y se ha convertido en nuestra forma favorita de saldar cuentas entre amigos, pagar en comercios online o hacer donaciones a las ONG. Durante el primer semestre de 2021 los usuarios de Bizum intercambiaron 10.600 millones de euros a través de los 206 millones de transacciones realizadas. La verdad que son unas cifras de infarto y que tantos millones de personas usen Bizum ha propiciado que los estafadores utilicen esta forma de pago tan popular para intentar timar y engañar a las personas.

¿Cuándo debemos desconfiar?

Una de las desventajas de Bizum es que cuando enviamos un pago por error no hay forma de volver atrás. La única manera de recuperar ese dinero es contactando con el número de teléfono al que hemos enviado el dinero por error, o por engaño, y esperar que su dueño nos devuelva el importe enviado. Si ha sido por un error aún podemos mantener la esperanza de que el dinero nos sea devuelto, pero si el envío ha sido fruto de un engaño o una estafa ya nos podemos ir olvidando de recuperarlo.

Cuando nos disponemos a realizar un Bizum a una persona que no conocemos estos son algunos de los motivos que nos pueden hacer sospechar que estamos siendo víctima de una estafa:

  • Solicitud de datos personales tales como nuestro DNI.
  • Que un organismo público nos pida datos bancarios.
  • Faltas de ortografía al contactarnos vía WhatsApp o SMS.
  • Que contacten en minutos cuando ponemos a la venta un artículo de segunda mano en Internet.

Timos más habituales de Bizum

Bizum se ha convertido en el escenario perfecto en el que realizar varias estafas que aportan un beneficio rápido al timador solamente dejando el rastro de un número de teléfono de móvil. Estos son algunos de los timos más frecuentes:

Falso comprador

Una estafa que se da con frecuencia en plataformas y aplicaciones de compra y venta de productos de segunda mano. Son cientos los testimonios de personas que han sido estafadas cuando se disponían a vender una moto, un coche o cualquier producto de segunda mano con cierto valor económico. El falso comprador se pone en contacto minutos después de que el vendedor publique el anuncio de venta mostrando una cierta impaciencia y urgencia por adquirir dicho artículo.

El mismo estafador propone hacer una reserva o pagar el bien en su totalidad a través de Bizum. Mientras sigue hablando con la víctima por teléfono le envía una solicitud de dinero con el importe acordado e insiste a la persona para que lo acepte. Y aquí llega el engaño. Con Bizum no es necesario aceptar ningún envío de dinero, pero si es necesario aceptar en caso de que nos lo estén solicitando. El timador nos solicita dinero y si aceptamos ya no habrá manera de recuperarlo.

Llamada de número desconocido

Timo de la Seguridad Social

El «Vishing» es un fraude que se realiza a través de una llamada telefónica con el objetivo de conseguir datos personales o bancarios de la persona que recibe la llamada. Uno de los fraudes más populares de «Vishing» es el conocido como “timo de la seguridad social”. La Oficina de Seguridad del Internauta ya alertó en su momento de la presunta estafa que consiste en hacer llamadas que suplantan a la Seguridad Social para realizar cargos a los usuarios a través de Bizum.

Un supuesto funcionario de la Seguridad Social hace una llamada con la excusa de devolver un importe de dinero, recibir una ayuda o cobrar el paro. El ciberdelincuente envía una notificación a través de Bizum a la víctima, en algunos casos hasta el remitente puede aparecer como “TGSS” para darle mayor credibilidad. El engaño llega cuando la solicitud que se recibe no es para realizar un pago, sino que se trata de una petición de cobro. Al igual que en el caso anterior, si la persona lo acepta, se realizará el cargo. También se han dado casos con Hacienda y Correos.

Estafa del “Mandala de la abundancia”

Es un supuesto movimiento solidario que se comparte a través de WhatsApp y/o Facebook que promete ganar miles de euros haciendo una simple transferencia de 33 euros a través de Bizum. Además de enviar el dinero por Bizum, la víctima tiene que convencer a otras dos personas de que hagan lo mismo para que todas se vean beneficiadas, propagando así el bulo. Una estafa piramidal en toda regla. En este caso el perjuicio es doble: además de perder el dinero estamos perjudicando a otras personas así que si recibes este tipo de mensajes será mejor que los borres a la primera de cambio. Los bulos por WhatsApp parece que no tienen fin.

Contacto de WhatsApp

Esta misma semana la Guardia Civil alertaba sobre una nueva estafa a través de Bizum. Un supuesto contacto de nuestra agenda nos reclama a través de WhatsApp un ingreso que supuestamente nos ha hecho por error. Si se trata de alguien de confianza, no comprobamos la veracidad de lo que nos está contando y le hacemos el reembolso del dinero lo perderemos.

Por supuesto que en este timo ni hemos recibido el ingreso ni quien nos lo está solicitando es un contacto de nuestra agenda sino un timador que ha conseguido usar su número de teléfono. Lo mejor en este caso es tomarse unos minutos para comprobar si es cierto lo que nos reclama nuestro supuesto contacto.

Llamadas fraudulentas de las operadoras móviles

La Policía también nos advierte de que las llamadas de operadoras móviles prometiendo ofertas o una rebaja en nuestra factura también son una oportunidad para que nos engañen. Si aceptamos la oferta nos pedirán que les facilitemos nuestra cuenta bancaria o tarjeta de crédito. Después los estafadores asocian esos datos a una cuenta de Bizum y como necesitan un PIN para poder hacer las operaciones, convencen a la víctima de que se lo facilite haciéndola creer que es un código para activar la oferta.

¡Sé el primero en comentar!