23 planetas donde el ser humano podría vivir

23 planetas donde el ser humano podría vivir

David Soriano

Interstellar, como muchas otras películas y series espaciales, trató sobre la necesidad del ser humano de encontrar nuevos planetas que habitar. No es solamente ciencia ficción. Tarde o temprano, las condiciones en la Tierra serán inhabitables y habrá que pensar en hacer las maletas. ¿A dónde iremos?

Parte de los estudios científicos y espaciales están encaminados a resolver esta quimera. Lo primero, es tener claras qué condiciones de habitabilidad podrían ser compatibles con la vida.

¿Qué condiciones debería tener un planeta para ser habitable?

Evidentemente, la respuesta más evidente sería: unas similares a la Tierra. Sin embargo, la NASA tiene una serie de patrones de búsqueda al respecto. La definición de «zona habitable» es la distancia desde una estrella a la que podría existir agua líquida en las superficies de los planetas en órbita.

Las zonas habitables también se conocen como zonas de Ricitos de Oro, donde las condiciones pueden ser las adecuadas —ni demasiado calientes ni demasiado frías— para la vida. Cada estrella tiene una zona habitable, pero el lugar donde se encuentra esa zona es diferente para las estrellas de diferentes tamaños y brillos.

Venus, el planeta con más posibilidades

Si hay un planeta que la NASA considera más habitable dentro de nuestro Sistema Solar es Venus, al que da la categoría de «potencialmente habitable». No obstante, que sea el hipotéticamente más habitable no quiere decir que lo sea. Su elevada temperatura y presión, de momento, lo hacen incompatible con la vida humana según las posibilidades actuales.

El planeta Venus.

El astrónomo y divulgador Carl Sagan, creador de Cosmos, propuso la aplicación de la ingeniería planetaria en Venus para hacerlo habitable en un artículo publicado en la revista Science en 1961. Su plan era sembrar la atmósfera del ardiente planeta con algas que secuestrarían el CO2 de la atmósfera, reduciendo el efecto invernadero, en lo que sería el germen del concepto de terraformación, que se usaría como tal por primera vez en 1982, cuando el planetólogo Christopher McKay escribió Terraforming Mars, un artículo para la British Interplanetary Society en el que planteaba un método para calentar la atmósfera de Marte.

La opción más probable para la NASA es vivir en ciudades construidas en su atmósfera en vez de hacerlo sobre su superficie, en bases-ciudades construidas en su atmósfera, a unos 50 kilómetros de altitud sobre la superficie de Venus. De esta forma, las condiciones de temperatura, presión y humedad serían idóneas para instalar hipotéticas bases flotantes que fueran habitadas por humanos.

¿Terraformar Marte?

Hablábamos antes de la idea ochentera de Christopher McKay sobre terraformar Marte y no se quedó ahí. Sin embargo, sus condiciones están muy lejos de hacer de él un lugar habitable, al menos, para el ser humano. Por citar sólo algunas de sus características atmosféricas, la radiación solar es tan elevada que moriríamos, su atmósfera es irrespirable para nosotros y, para sobrevivir, necesitaríamos encontrar agua. Marte tiene polos, pero su hielo no es agua, sino dióxido de carbono.

Simulación Terraformación Marte

Simulación Terraformación Marte

Aunque se encontrara agua, los colonos marcianos tendrían que vivir confinados en bases, para disponer de aire respirable y estar protegidos de las radiaciones. Pese a todo, su gravedad es dos tercios la de la Tierra, su temperatura media es de -46 ºC y su atmósfera no contiene casi oxígeno.

Otras alternativas hipotéticamente habitables

A pesar de no ser un planeta como tal, sino una de las lunas de Saturno, Titán es otro de los candidatos donde mudarnos. Tiene una pequeña atmósfera que protege al planeta de las radiaciones, y posee agua, aunque en forma de hielo.

El gran problema actual es que está tan alejado del Sol que su temperatura media es de unos -180º C, lo que también lo vuelve incompatible con la vida humana. Para comparar, la temperatura más baja de la Tierra que se había registrado por una estación meteorológica fue de -89,2º C en julio de 1983 en la Base Vostok, una estación de investigación de Rusia en la Antártida Oriental.

Titán (Saturno)

Titán (luna de Saturno)

Más allá de los planetas conocidos del Sistema Solar, algunos de los «Ricitos de Oro» que antes citábamos podría ser Kapteyn B, uno de esos exoplanetas con más posibilidades de vida humana también en un futuro bastante lejano. Y lo es porque está situado en la zona de habitabilidad de su estrella y, como decíamos anteriormente, esto implica que las posibilidades de que haya agua y oxígeno en su superficie son altas.

Situado a 12,8 años luz, es el exoplaneta más cercano al sistema solar con posibilidades de albergar vida tras Tau Ceti e. El índice de similitud con la Tierra de Kapteyn b es del 67 %, muy similar al de Marte (64 %). El de Tau Ceti e es del 78 %, pero con temperaturas superiores a los 50º C positivos.

Según dicho índice de similitud con la Tierra, IST (ESI en inglés, Earth Similarity Index), los candidatos más probables serían los siguientes (siendo 1 el valor referencia de la Tierra):

Planeta IST Global
KOI-4878.01 0.98
KOI-3456.02 0.93
KOI-5737.01 0.90
Kepler-438b 0.88
KOI-5806.01 0.88
KOI-5499.01 0.86
Kepler-296e 0.85
KOI-2194.03 0.85
Gliese 667 Cc 0.84
Kepler-442b 0.84
KOI-2626.01 0.84
KOI-3010.01 0.84
KOI-4742.01 0.84
Kepler-452b 0.83
Kepler-62e 0.83
Gliese 581 g 0.96
Kepler-22b 0.95
Luyten b 0,86

Como vemos, son muchos los planetas potencialmente habitables y en cada ocasión puede haber un elemento favorable, por otros tantos que no lo son para hacerlo directamente compatible con la vida humana. Es por ello que todavía faltan muchos años para que podamos mudarnos de la Tierra con garantías de supervivencia.

3 Comentarios