La recarga inalámbrica en coches eléctricos ya está aquí, y es de origen español

Aunque a nivel automovilístico la recarga los coches eléctricos está todavía en fase de desarrollo, ha sido una empresa española, Premo, quien ha ideado un nuevo sistema de carga inalámbrica que promete revolucionar el sector. Se trata de una tecnología de antenas, sin cables, que permitirá a los conductores no depender tanto de las infraestructuras fijas. Un movimiento que haría por acercarse, incluso, a la carga en movimiento.

La recarga inalámbrica está a la orden del día en nuestros dispositivos, y ahora también hacia los coches eléctricos. Si bien se nos antoja cada vez más natural gracias al desarrollo de la tecnología, es un desarrollo que no todos los campos frecuentaban, y mucho menos en lo que a la movilidad y vehículos electrificados se refiere. Por esto, una empresa española de origen malagueño ha avanzado en ella para realizar una tarea más cómoda, menos dependiente y más sencilla.

Antenas receptoras para no depender de puntos fijos

Así, mientras que con el smartphone es dejarlo encima de la mesa, con el coche únicamente tenemos que aparcarlo en el lugar apropiado. Esto llega en un momento de suma importancia para esta rama de nueva generación, puesto que el proceso de carga se ha manifestado en muchas ocasiones como uno de los aspectos con más contras y que más se tienen que resolver.

Y es que este es de los escollos más grandes para el desarrollo de los eléctricos: demasiado lenta y dependiente de la existencia de un cargador fijo. Con todo, la española de Premo ha hallado la solución a parte del problema gracias a su cargador para una recarga totalmente inalámbrica en los coches eléctricos.

Se trata de las nuevas antenas WC-RX, dotadas de bobinas secundarias compactas que permiten la carga sin contacto de toda clase de vehículos con tecnología eléctrica de nueva generación. Es en esto en lo que destaca el proyecto W-Alma creado por el grupo español, el cual está especializado en el diseño, fabricación y comercialización de componentes inductivos.

La recarga inalámbrica mejorará la eficiencia

Estas antenas receptoras ofrecen un núcleo magnético flexible que combina bloques Flex-Ferrite y PBM, esto para poder trabajar con una potencia de 3 a 11 kW. Incluso ya está previsto que en un futuro cercano puedan gestionar hasta 22 kW. Esta tecnología de núcleo magnético contribuye a mejorar la eficiencia (por encima del 95%) al beneficiarse de la optimización de la bobina.

Premo recarga inalámbrica coches eléctricos

Esto, por su parte, evita entrehierros y reduce las zonas de calentamiento. El resultado es una antena compacta con mínimas pérdidas y una alta fiabilidad. Uno de sus aspectos más importantes es que contará con las ventajas proporcionadas por su material estrella, los ya citados núcleos magnéticos flexibles. Esto hará porque el sistema permita que los coches incluyan sistemas de amortiguación más económicos: al contar con un elemento menos frágil, el riesgo de rotura es menor.

También hacen por ganar en ligereza, lo que termina por reducir el peso del vehículo y, por tanto, también su consumo energético. Con ella, lo que se quiere establecer es la sustitución de los que son los métodos de carga conductiva mediante su tecnología WTP. Sobre todo porque también haría viable que las cargas de los coches eléctricos sean más rápidas.

Se encaminan a la carga en movimiento

Los avances cada vez son mayores, pero aún hay muchos retos por delante. Uno de los más importantes es la estandarización de los sistemas de recarga que permita que cualquier coche se cargue en cualquier punto de carga. Ello profundizará, finalmente, en otro aspecto que cobra importancia de cara a los años venideros, y no es otra que la recarga del coche eléctrico en movimiento.

Como tal, el objetivo se encuentra en alimentar a los coches eléctricos mientras circulan por la carretera, así como a los vehículos de guiado automático (AGV) en las fábricas, a los robots autónomos y a las carretillas elevadoras en los almacenes. Es algo que ya se viene estudiando, de hecho, existen hoy carreteras (en pruebas) que cargan las baterías de los camiones eléctricos en circulación.