Un nuevo diseño de baterías carga al eléctrico a mayor rendimiento

La tecnología avanza firme en la demostración de que se puede mirar al coche eléctrico con buenos ojos, y motivo de ello son las nuevas celdas de batería de StoreDot. Las mismas son un tipo de tecnología que han hecho porque la unidad de almacenamiento de energía de estos vehículos pueda cargarse en tiempos récord… pero también ofreciendo unos niveles de rendimiento superiores en todos los ámbitos.

Sin lugar a dudas, el tiempo de recarga es una de las principales preocupaciones de los interesados en adquirir un coche eléctrico. El poder recuperar la autonomía en el tiempo que necesita un coche con motor de combustión se ha convertido en un objetivo para compañías como la israelí Storedot, que después de unos años de desarrollo ya tiene en sus manos sus nuevas celdas de batería para agilizar y mejorar estos vehículos.

Una revolución de la movilidad eléctrica

Si bien ya hace unos meses la compañía ya había hecho las primeras investigaciones al respecto, con interesantes novedades, ahora nos la han presentado en profundidad hablándonos de las que son la verdadera revolución de las celdas de batería, con la que StoreDot más está empujando.

En esas, una de las principales novedades es que, ante el proceso de desarrollo, la firma comunicó que está centrada con toda su actividad en estas baterías. Por lo tanto, ya dejó aparte sus trabajos en sistemas para dispositivos electrónicos o drones para canalizar todos sus recursos a la movilidad eléctrica.

En concreto, estas celdas de baterías son las que StoreDot denomina con el cifrado de 4680, las cuales también tienen una gran sintonía con las que ya empezó a fabricar Tesla. Es por ello que podemos decir que tendremos ahora una casi réplica a las baterías de la marca de Elon Musk, pero un formato más económico, y quién sabe si, incluso, más eficiente. Han estado en desarrollo por un tiempo de tres años.

Cómo son

Ese paso adelante de la israelí supone un hito importante, ya que ha permitido llevar a su tecnología por primera vez más allá del laboratorio a un producto comercialmente viable y escalable para la producción en masa. Como tal, estas se basan en una configuración de celdas en láminas, formadas por una combinación de nanomateriales y compuestos orgánicos que provocaban «reacciones no tradicionales».

Celdas de batería StoreDot tecnología XC

En este sentido destaca la composición interna de sus celdas, donde, como mencionaron en su última aparición, sí han confirmado el uso de su tecnología XFC donde en la composición del ánodo predomina el silicio. Dicho esto, la firma asegura que tras este primer prototipo, las posibilidades de adaptación a diferentes usos son muy grandes. Esto, al mismo tiempo, se traduce en una gran polivalencia en tanto a química y escalabilidad de sus celdas 4680.

Este diseño de celda aumenta el rendimiento y aborda los problemas de seguridad y rendimiento típicamente asociados con la estructura de carcasa rígida de las celdas cilíndricas. Pero más allá de toda su composición, ¿cómo y en qué afecta al coche eléctrico? Pues en todo. Tanto en sus niveles de carga rápida, como en una entrega de mayor potencia, un rendimiento del coche superior…

Llegarán en 2024

Como mencionamos, estas celdas de batería tienen cierta semejanza y un gran parecido con las de Tesla, que como StoreDot, también está inmersa en las 4680. Asimismo, la gran diferencia que podremos encontrar y de la que no parece que se pueda superar, es en lo que tiene que ver sobre la tasa de carga.

Si bien los últimos rumores dicen que las celdas de la Tesla se cargan en quince minutos, el fabricante israelí ha confirmado que las suyas tendrán un resultado por el que ofrecerán un formato cada vez más popular, pero con la diferencia de poder acceder a recargar un 50% más rápido. Así, en las demostraciones se ha podido comprobar cómo se recargaron al 100% en apenas 10 minutos.

Una tecnología que en su momento desde la empresa se ha indicado que cuentan con un enorme potencial, y que, aunque en un principio pueden ser dirigidas hacia modelos de gama alta, la intención es que la mayor parte de este tipo de vehículos puedan beneficiarse de ellas. Tanto los más lujosos como los más económicos. Llevarán su producción en masa para que puedan empezar a utilizarse en 2024.

1 Comentario