Las baterías estructurales para un aumento masivo de energía en los eléctricos

La evolución tecnológica avanza a pasos agigantados con los vehículos eléctricos, y una de sus grandes bazas tienen que ver con sus baterías, en concreto, con unas nuevas estructurales que están causando sensación. Todavía en desarrollo, son por las que más median los fabricantes para incorporar a sus automóviles más nuevos. Ofrecen múltiples ventajas, entre ellas el aumento concentrado de energía.

El pasado año, durante un evento con Tesla como principal protagonista acerca de unas nuevas celdas para baterías de sus coches eléctricos, surgió tímidamente la mención de sus nuevas baterías estructurales. En la actualidad, las celdas de batería se agrupan en módulos y el conjunto de esos módulos forman la batería como tal. Esta es la que se instala sobre el suelo del vehículo eléctrico.

Las baterías estructurales, un ingenio de Tesla

Sin embargo, y a pesar de que todos los focos estaban puestos en contar y explicar cómo serían esas nuevas celdas de unidades para los vehículos de Elon Musk, fueron muchos los que intentaron averiguar qué se traía entre manos el sector del automóvil, sobre todo el electrificado, con las nuevas baterías estructurales de la compañía americana, indicadas expresamente para los 100% eléctricos.

Por supuesto. La repercusión hizo que no se dejara nada en el aire, y más de un fabricante empezó a mediar para intentar su puesta en escena colocándolas en sus modelos más actuales. Pero tampoco se puede decir que sea algo totalmente novedoso, sino más bien una evolución de las unidades de almacenamiento corrientes.

Así, estas son un reformado concepto que se refiere a un dispositivo de almacenamiento de energía que también puede soportar el peso como parte de una estructura. O lo que es lo mismo: como si las vigas de nuestra casa fueran todas baterías, o si una valla eléctrica también sostuviera una pared. El ingenio de Tesla es que permite usar dichas baterías como parte de la plataforma del coche, formarán parte de él para darle solidez al conjunto.

Cinco veces más energía en menos espacio

Algo propio y por lo que resaltan muy bien las que son estas baterías estructurales para los eléctricos, es que tienen unas características que harán porque el vehículo, finalmente, obtenga una serie de prestaciones superiores. Con exactitud, estas cumplirán con la función de suelo del coche y serán las únicas que unirán ambos extremos.

Baterías estructurales eléctricos mayor autonomía

Basado en una estructura de celdas de mayor durabilidad, su calentamiento es muy inferior, lo que termina por aumentar los ciclos de carga y descarga. En conjunto, el peso del coche se reduce considerablemente. En este sentido, cabe mencionar que su estructura está inspirada en las alas de los aviones, donde se aprovecha ese espacio para almacenar parte del queroseno, sirviendo tanto de depósito como de chasis para el avión.

Eso hace que tengan un espacio mucho menor, pero otorgando una energía de uso mucho mayor. Con este formato, la reducción de los costes de producción alcanzaría más del 50%, y todo para proporcionar hasta cinco veces más energía, siendo capaces de aumentar la autonomía del coche eléctrico en un 30%, y logrando recorrer hasta 1.000 kilómetros con cada carga.

Permiten adaptarse a diferentes formatos

Algo importante al respecto es su empaquetado, quien tiene una presencia valiosa, sobre todo a la hora de aumentar la densidad de energía de las baterías. Es por la eliminación de los módulos, que hace aumentar el material activo que se puede colocar en el mismo volumen de batería, reduciendo además la longitud del cableado y el número de conexiones.

Aunque Tesla fue entonces la primera en anunciar sus nuevas baterías basadas en este principio y la que ya las ha logrado implementar en modelos como el Model Y, otras marcas también han optado por esta opción. Fabricantes como General Motors también se han sumado al tanto, esta vez con un formato evolucionado.

En su caso, los de GM lo hicieron con un sistema modular estructural, con el que se logra dar forma a diferentes tamaños de baterías en función del vehículo en el que se van a implementar. Ford y Volvo son las últimas que se visto sobre esta tecnología.

¡Sé el primero en comentar!