Ahora sí: Tesla cambia su concepto y mejora la fragilidad de sus coches

Uno de los grandes frentes que tenía en mente Tesla era la fiabilidad y la fragilidad de sus coches, probablemente su punto débil en comparación con otros fabricantes. En esta situación, el considerado como líder de los vehículos electrificados, habría puesto fin a uno de sus grandes males cambiando su propio concepto para hacerlos más resistentes ya prueba de todos los cometidos que han ido apareciendo en los últimos años.

El problema de la fiabilidad de Tesla

En los últimos tiempos se ha dado la situación de que, más allá de Tesla se haya visto como la marca referencia en el segmento de los coches eléctricos y la que todo el mundo quiere copiar, hay una problemática en la marca con la mayor parte de sus modelos que vienen arrastrando con el paso de los años y que hasta ahora no habían dado a solucionar.

Hablamos en gran tamaño de la fiabilidad de Tesla. Tanto es así que, paulatinamente, se está ganando una fama de marca que no cuida los detalles y cuyo aspecto no está contrastado al cien por cien. Cada poco tiempo, llegan noticias de usuarios que se quejan de problemas con los modelos del fabricante estadounidense.

En gran parte los airean en redes sociales, así como se distinguen llamadas a revisión de la autoridad estadounidense encargada de velar por la seguridad de los coches en Estados Unidos. Esto era algo que se venía repitiendo en muchos casos; bien a través de problemas con las baterías, incendios, falta de rendimiento en los motores… es por eso que la marca ha querido dar una vuelta de tuerca a su concepto para mejorar esta fragilidad que venían aconteciendo.

Cambio de concepto

De hecho, según el último estudio de fiabilidad y calidad elaborado por JD Power, la firma del emprendedor Elon Musk decepcionó con unos resultados muy debajo de lo esperado en una marca de estas características. En ello, Tesla ocupó el último lugar en el Estudio de Calidad Inicial de la consultora, en lo que se refiere a la fiabilidad y calidad dentro de las marcas automotrices, registrando 250 problemas por cada 100 vehículos. Es decir; un promedio de 2,5 fallos por cada uno.

Esto fue lo que hizo que Tesla se comprometiera a mejorar en esta dirección, optando por reformular su planteamiento inicial al respecto. Primero se dirigieron a unas nuevas instalaciones modernas que sirven para probar y desarrollar nuevos productos, para lo que se diseñará un laboratorio equipado con cámaras de prueba, talleres y equipos de ensayos de productos relacionados con la energía solar.

En este momento, además de Freemont, está operativa la factoría de Shanghai, habiendo una más, la de Berlín, que está aún en fase de producción. Siguiendo este propósito, cabe destacar que estamos ante un modelo de negocio con unos estándares de protección y seguridad cada vez más altos. Por ello, cada uno de los vehículos producidos se debe someter a una serie de pruebas para comprobar su fiabilidad. En el caso particular de Tesla, son hasta un total de 25 puntos son revisados de forma personal. Así es posible detectar fallos antes de la entrega.

Tesla cambia concpeto fiabilidad coches

Diseñados para durar más de millón y medio de km

Al mismo tiempo, cabe mencionar que, sobre el papel, los eléctricos son coches fiables. Para el caso de los motores eléctricos, al tener muchas menos partes que los de combustión son infinitamente más simples. Por otra parte, carecen de complejas cajas de cambio y sistemas anticontaminación. Su talón de Aquiles es la batería de alto voltaje, sujeta a degradación y pérdida de capacidad con el tiempo y el uso.

Asimismo, según el propio estudio de la consultora americana, en la mayoría de las marcas de este tipo de vehículos los problemas parecen provenir de la mayor cantidad de tecnología incluida en lugar de problemas reales del sistema de propulsión. Los analistas señalaron que los modelos de lujo tienden a ser menos fiables, ya que tienen características de información y entretenimiento más complejas, y más tecnología en general. Los más baratos, dado hacen uso de tecnología más anticuada y sencilla, funcionan mucho mejor de acuerdo con el informe.

Con respecto a la fiabilidad, cabe destacar que recientemente el propio dirigente de Tesla, Musk, afirmó que sus vehículos están diseñados para durar más de un millón y medio de kilómetros, con los módulos de la batería y rendimiento de motores estando operativos durante 500.000 y 800.000 km.

¡Sé el primero en comentar!