Eléctricos, pero también veganos y reciclados: la gran apuesta de Skoda

El proyecto y plan electrificado de Skoda es muy ambicioso, pero funciona. Lo vemos con una interesante propuesta de coches eléctricos, como el Skoda Enyaq IV, probablemente uno de los más completos de la variante y más significativos de su clase. Aún con esto, la firma checa tiene el convencimiento de que no basta con creerse ecologistas con sus modelos, sino también hay que parecerlo. De ahí que algunos de los más nuevos estén hechos con materiales reciclados… ¡y veganos!

Los eléctricos de Skoda, ecológicos

A mediados de 2021 Skoda presentó su planteamiento de futuro. Un planteamiento que ya pasa por nuestros días y del que, como vemos, se hace ver on un marco de la sostenibilidad como la principal base de su proyecto de electrificación. Centrándose en los principios básicos de la eficiencia y la simplicidad, no solo pretende convertir al mercado de la República Checa en un hub de movilidad eléctrica…

Sino que también se haga con el máximo respeto por el medio ambiente. La realidad es que son cada vez más las marcas que se dirigen porque este movimiento se refleje en todas las formas posibles, y eso implica, también, hacerlo por los materiales de los que están compuestos estos vehículos.

Para el caso de la marca checa, estos lo han hecho con un paso importante hacia delante. Lo vimos con el Skoda Enyaq IV (aquí su ficha técnica) el eléctrico de los eléctricos de la casa, pero también de los modelos que están por llegar y de los próximos que vendrán.

De qué trata

Así, estos coches cero emisiones tienen que ser y parecer eficaces y transmitir que son respetuosos con el medioambiente desde muchos puntos de vista, y no sólo a nivel de propulsión. Por eso, el uso de materiales reciclados en la fabricación y en las terminaciones han pasado de estar mal vistas a ser muy bien considerados.

Skoda eléctricos remolacha

Es lo que le sucede al mencionado Enyaq, el gran crossover de los eléctricos de Skoda con el que se quiere romper con la imagen que se tenía hasta el momento de la compañía del Grupo Volkswagen. Lo hacen con el proveedor checo de checo Sage Automotive Interiors de Strakonice, el cual desarrolla materiales innovadores que posteriormente se usan en la producción en serie. Entre ellos se encuentran los tejidos fabricados a partir de botellas de plástico recicladas.

Para lograr el aspecto final, el proceso es laborioso. Las botellas se trituran, se funden y se transforman en granulado que se destina a crear un hilo duradero. Una vez en el telar, 6.000 de estos hilos se convierten en un tejido resistente. Junto a ello, destaca, además, que partes de su entorno, como puede ser el salpicadero, están hechos a partir de pulpa de remolacha.

Salpicaderos hechos a partir de pulpa de remolacha

O lo que es lo mismo; ahora podemos hallar en nuestro vehículo de la firma checa piezas del coche que están hechas por pulpa de remolacha. Esto se ha hecho desde el fabricante con la Universidad Técnica de Liberec, quienes han desarrollado y solicitado la patente de una materia prima fabricada a partir de pulpa de remolacha.

Es a esta la que luego se da forma para convertirla en piezas como el propio salpicadero de los vehículos o los revestimientos de las puertas. Además, ya han obtenido otro material sostenible a partir de la planta de caña ‘miscanthus’, cuyas fibras pueden procesarse y utilizarse para distintas partes del coche. Al mismo tiempo, esto se da en aspectos como el cuero de color coñac de la Design Selection ‘ecoSuite’ del propio Enyaq, que está curtido con un extracto de hojas de olivo.

2 Comentarios