¿La DGT permite utilizar un avisador de radar? Esto es lo que está permitido y lo que no

Para los conductores que circulan de manera recurrente es habitual encontrarse con radares instalados en puntos estratégicos. Es algo que en la DGT han tenido a bien en cuenta. Tanto, que en los últimos años hemos visto como el número de estos radares ha crecido de manera notable, aunque parece que no es para nada comparable con lo que sucede en otros países de nuestro entorno. De ahí que surjan dispositivos como el avisador de radar; ¿es esto legal? ¿Qué está permitido y qué no?

El avisador de radar es legal, pero no todos están permitidos

A nadie le gusta recibir una multa en casa por una infracción cometida con el coche, y mucho menos cuando conlleva pérdida de puntos además de una sanción económica. Esto es algo que podría ocurrir en caso de que llevemos algún tipo de mecanismo para controlar los radares que se encuentran en la carretera. Aunque no, no todos están prohibidos.

Y es que los radares son los elementos más temidos por muchos conductores, donde en las carreteras controladas por la DGT hay 780 dispositivos fijos y 545 móviles. Los automovilistas, sin embargo, no tienen muy claras las diferencias: ¿es legal contar con un avisador de radar? ¿Y qué hay de otros diversos sistemas de alerta?

Conviene tener claras las respuestas, porque la nueva ley de tráfico aumenta el castigo por portar y usar algunos de estos accesorios. Pero partamos de una base. Al igual que no todos están prohibidos, hay dispositivos para usar en carretera, como el conocido avisador de radar que sí está permitido, a diferencia de, por ejemplo, los inhibidores. El motivo es su funcionamiento.

Este sistema es muy común

De todos estos más de 1300 radares, los únicos de los que publica la DGT el listado y los actualiza habitualmente son los fijos y los de tramo. Estos cinemómetros son de conocimiento público, por lo que avisar de su localización es totalmente legal. Ahora bien, emplear otra serie de dispositivos técnicos para avisar de radares móviles y de otra serie de controles de la Guardia Civil y de la Policía en carretera está totalmente prohibido.

Con todo, lo que decimos es que el avisador de radar sí está permitido. Esto es porque utilizan la base de datos de la propia DGT, así como otras fuentes oficiales. También cuentan con una base de datos que se actualiza en tiempo real con información de más de 5 millones de usuarios en toda Europa.

Avisador radar permitido DGT

Lo que hacen es localizar por GPS los puntos en los que hay radares fijos e indican los puntos en los que suele haber radares móviles. Hay ejemplos como el Coyote, que nos avisa mediante una señal sonora de esos puntos. También se hallan los de Social Drive, Waze o la propia de Google Maps, disponible en los dispositivos con el sistema operativo iOS, de Apple, y Android.

Los inhibidores y otros dispositivos prohibidos

Pero, como decimos, no todos los sistemas y dispositivos están legalizados y permitidos, Tanto es así que si utilizamos algunos que estén fuera de este marco nos pueden multar con sanciones de hasta 6000 euros y 6 puntos del carnet, incluso si lo llevas apagado. En cambio, el avisador de radar es totalmente legal.

Un ejemplo de ello son los inhibidores, un dispositivo cuya única misión es la de bloquear la señal de un cinemómetro para evitar que éste sea capaz de medir la velocidad del vehículo sobre el que se está apuntando. Al contrario de lo que ocurre con los detectores de radar, el simple hecho de tener instalado en nuestro vehículo un inhibidor (aunque no funcione) ya supone sanción dado que la ley prohíbe tanto el uso como la tenencia.

También están los detectores de radares, prohibidos totalmente por la DGT, los cuales utilizan una serie de frecuencias y ondas en las que se rastrea y se localiza la posible presencia de un control de velocidad a través de un radar móvil. Según la normativa vigente al respecto, su portabilidad o uso conlleva sanciones de hasta 200 euros de multa económica y la retirada de 3 puntos del permiso de conducir al considerarse una falta grave.

¡Sé el primero en comentar!