Google compra Motorola para hacer frente al iPhone 5 y a Nokia

Google compra Motorola para hacer frente al iPhone 5 y a Nokia

Javier Sanz

Google pagará la friolera de 8.743 millones de euros por la división de telefonía móvil de Motorola. Una operación que tiene como objetivo convertir a Google en un serio competidor de Apple y por supuesto de Microsoft y Nokia.

El gigante de Internet está muy interesado en el sector de la telefonía móvil y lo ha venido demostrando con el lanzamiento de dos teléfonos, el Google Nexus One fabricado por HTC y el Nexus S fabricado por Samsung. Sin embargo, hay que echar la vista atrás seis años para corroborar el interés de la compañía. En 2005 compró Android y seis años después ha conseguido liderar el mercado de los smartphones superando a Apple y a la todopoderosa Nokia.

A por todas

Google quiere seguir ascendiendo en un sector estratégico que a día de hoy no deja de crecer. Cada vez hay más usuarios conectados desde el móvil y los smartphones han dejado de ser teléfonos para convertirse en pequeños ordenadores personales. El futuro es móvil y Google lo sabe, por ello ha decidido comprar la firma americana por 8743 millones de euros.

Motorola funcionará de forma independiente

La empresa funcionará de forma independiente y seguiremos viendo teléfonos con marca Motorola, sin embargo, Google reforzará su sistema operativo y sentará las bases para competir con sus dos máximos rivales, Apple y Microsoft. La firma presidida por Steve Jobs continúa batiendo records y se espera que el iPhone 5 arrase en el mercado. Por su parte, Microsoft y Nokia trabajan desde hace meses para lanzar equipos con Windows Phone, de hecho la firma finlandesa aseguró que está preparando un "SuperPhone capaz de hacer frente a Android y Apple".

Tampoco hay que dejar de lado el mundo de los tablets, el iPad domina pero poco a poco las tabletas con Android van haciéndose hueco y se espera que en los próximos años lleguen a superar a Apple. A partir de 2012 se cerrará la compra de Motorola y no sería de extrañar que asistiéramos a otros movimientos corporativos y es que no hay que olvidar que hay firmas en apuros por el descenso en ventas de sus teléfonos.