España quiere a Nokia. El 28% de los móviles son de la firma a pesar de que Windows Phone no tiene presencia

España sigue siendo fiel a Nokia. A pesar de que la firma finlandesa decidió apostar por Windows Phone, el 28% de los terminales (no smartphones) tienen la marca que se hizo famosa por el «connecting people». Los datos no dejan de ser sorprendentes ya que el sistema operativo de Microsoft solo tiene un 1,8% de cuota de mercado en nuestro país. La mala noticia para la firma es que la cuota en smartphones, segmento donde obtienen beneficios es muy baja.

Si algo caracteriza a España es que es un mercado muy diferente al del resto de regiones. Hay datos tan relevantes como que Samsung es capaz de superar a Apple en el mercado de tabletas o que Android monopoliza el mercado con una cuota superior al 90% cuando en Europa ronda el 60%. Lo de Spain its different también se puede aplicar en el mundo tecnológico.

Windows bajo mínimos

Según datos de Kantar Worldpanel, el1,8% de los nuevos teléfonos inteligentes llevan Windows Phone en España. La media en Europa ronda el 8%. Lo más llamativo es que a pesar de que Nokia ha basado su estrategia comercial en potenciar la familia Lumia, la penetración de equipos casi roza el 30%. De hecho España ha sido uno de los principales mercados de la firma históricamente. Móviles como el Nokia N95 o la familia XpressMusic literalmente rompieron stock cuando llegaron a las tiendas.

Microsoft compra a precio de ganga

Cuando Nokia era Nokia, es decir, cuando era el primer fabricante a nivel mundial, su valoración superaba los 200.000 millones de dólares. Después de la nefasta gestión de Olli-Pekka, anterior Consejero Delegado y de Elop, impulsor de Windows Phone, la compañía ha sido vendida por 3780 millones. Hablar a posteriori es sencillo en el mundo de los negocios, pero lo cierto es que no era tan difícil vaticinar que el iPhone iba a cambiar todo en el mercado móvil y que las aplicaciones iban a ser el motor de los sistemas operativos.

Futuro incierto

Microsoft ha dado un paso de gigante y tiene en su mano consolidarse como tercera alternativa del mercado. Otra opción es que Nokia acabe troceada y es que las adquisiciones son muy complicadas, sino que se lo digan a Motorola que se encuentra en terreno de nadie a pesar de contar con el respaldo de la principal compañía tecnológica del planeta (con permiso de Apple). ¿Cómo terminará todo? Es difícil saberlo pero lo que sí parece claro es que no veremos terminales de Nokia en mucho tiempo o que el resto de competidores dejarán de apostar por Windows Phone como alternativa a Android.

Otra de las firmas perjudicadas es BlackBerry que pierde un potencial comprador, pero eso es otro tema que abordaremos en los próximos días.