Vodafone da marcha atrás y mantendrá la atención al cliente gratuita

Vodafone vuelve sobre sus pasos a la hora de ofrecer la atención al cliente de pago. El operador ha reconsiderado su posición y finalmente seguirá ofreciendo este servicio de forma gratuita. No es la primera rectificación de la compañía en los últimos meses.

El segundo operador móvil del mercado quiere mejorar algunos aspectos que son considerados fundamentales en la relación con sus clientes. Vodafone ha decidido que su servicio de atención al cliente siga siendo gratuita, una medida que no puede sino ser bien recibida por parte de los usuarios que confían en las tarifas del operador. No en vano, esta medida le iguala con otros operadores del sector que hacen de este servicio gratuito uno de sus puntos fuertes. Octubre era la fecha elegida para cobrar por las llamadas, algo que finalmente no sucederá.

La decisión se conoce después de que Vodafone optase por ofrecer igualmente de forma gratuita su nueva conexión 4G. En un primer momento había anunciado que cobraría 9 euros extra por el acceso LTE, pero ante la mala acogida de esta decisión la compañía optó por que todos los clientes de tarifas vigentes tendrán activado 4G sin coste. Solo los interesados en un mayor consumo podrán activar opcionalmente el pago de los 9 euros, aunque se hará en concepto de 1 GB extra mensual y no por el aumento de la velocidad.

Asimismo, en junio anunciaba -tras reducir las permanencias con ADSL y en tarifa con móvil incluido- que las tarifas RED y Base de aquellos usuarios que no asocien su línea a un smartphone nuevo, tampoco tendrían que firmar un compromiso de permanencia con el operador.

De forma más reciente también hemos conocido el lanzamiento de la denominada Gama 0. Se trata de una nueva modalidad de acceso a terminales móviles de gama baja que el operador ha optado por subvencionar a los usuarios. De este modo se recuperan los móviles con la compañía desde 0 euros, opción que había descartado tiempo atrás y que viene a completar su oferta de terminales a plazos por la que ha apostado con fuerza en los últimos meses.

De este modo, el cobro por el exceso de datos una vez superados los límites en las tarifas de banda ancha móvil parece quedar como la asignatura pendiente del operador. Su gran rival, Movistar, ya anunció que no se inclinaría por esta modalidad y continuaría reduciendo la velocidad. Veremos si Vodafone sigue sus pasos a corto plazo.