Thunderbolt vs USB: ventajas y desventajas de cada interfaz

Hardware

Aunque el USB es la interfaz más conocida, y más fácil de encontrar en cualquer ordenador Mac y PC desde finales de los años 90. Thunderbolt, por su parte, es fruto de la colaboración entre Intel y Apple, y es una solución más extendida entre los ordenadores Mac. Sin embargo, poco a poco ha ido ganando mercado por sus ventajas frente al ‘bus’ universal.  Pero ¿qué ofrece cada interfaz? Desgranamos las ventajas y desventajas del USB y el Thunderbolt, frente a frente.

El USB es la interfaz que utilizamos para la conexión de periféricos de todo tipo en el ordenador: desde discos duros hasta teclados, y pasando por adaptadores de rd, entre muchos otros. Lo más frecuente es encontrarnos con USB, USB 2.0 y USB 3.0, diferenciados de forma habitual por su color: azul, en el caso de los conectores USB 3.0, que perfectamente pueden coexistir en un mismo dispositivo. Thunderbolt, por su soporte directo y la alta tasa de transferencia que ofrece, es utilizado de forma más común para la transmisión de vídeo.

Thunderbolt vs USB: diferencias, ventajas y desventajas entre interfaces

El USB 3.0 es capaz de alcanzar hasta 5 Gbps, frente a un USB 2.0 que alcanza los 400 Mbps. Mientras tanto, la conexión Thunderbolt 3.0, basada en USB Tipo C –como el USB 3.1-, llega hasta los 40 Gbps. Por lo tanto, una de las mayores ventajas de esta interfaz de Apple e Intel está en la velocidad máxima de transferencia (teórica), que es ocho veces superior. Incluso en un USB 3.1 nos encontramos con esos mismos 5 Gbps, aunque en la segunda generación se alcanzarán los 10 Gbps. Igualmente, una velocidad cuatro veces inferior a la máxima que ofrece la tecnología Thunderbolt 3.0.

El USB es más lento, pero más barato, accesible y ‘universal’

Ahora bien, el enorme apoyo que tiene la interfaz USB por parte de los fabricantes es lo que lleva al USB a su gran ventaja: el precio. Cualquier accesorio basado en USB, o sencillamente los cables de conexión, es notablemente más económico que los periféricos basados en Thunderbolt, y también sus cables de conexión. Además, la compatibilidad entre las distintas generaciones hace que sea una interfaz sencilla, asequible y accesible a cualquier nivel.

 

La versatilidad del Thunderbolt es mucho mayor

Pero este enorme ancho de banda de la interfaz Thunderbolt hace que este tipo de conexiones sean más versátiles. Por ejemplo, se puede utilizar para varios usos simultáneos: una misma conexión puede servir para la transmisión de vídeo en 4K y un disco duro. O sencillamente, para la configuración RAID de sistemas de almacenamiento. Y por ejemplo, también, para aprovechar todo el rendimiento de un SSD externo. Es por esto que la interfaz Thunderbolt suele utilizarse en el entorno de vídeo profesional.

Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone