¿Qué tipos de USB existen y en qué se diferencia cada cable?

¿Qué tipos de USB existen y en qué se diferencia cada cable?

Carlos González

USB no son más que unas siglas, que corresponden a ‘Universal Serial Bus’. Y es un bus de comunicaciones que sigue un estándar y define tanto los cables como los conectores y protocolos que sirven para la conexión, comunicación y alimentación entre ordenadores, periféricos y otro tipo de dispositivos electrónicos. Su desarrollo original se lo debemos a siete compañías tecnológicas entre las cuales están Microsoft, IBM o Intel –entre otras-, como resultado de una alianza de 1996. Pero ¿qué tipos de USB existen?

La primera especificación completa del USB, es decir, el USB 1.0, se publicó en el año 1996. Sin embargo, no fue hasta el año 1998, con la llegada del USB 1.1 y su especificación, cuando se empezó a utilizar de forma masiva. Y ya en sus orígenes estaba pensado para la conexión de periféricos como teclados, impresoras o ratones, siendo desarrollado en sus orígenes por un grupo de empresas del sector que buscaban unificar la manera de conectar periféricos a sus equipos.

Y es que, en aquella época, existía poca compatibilidad entre Intel, Microsoft, IBM, Compaq, NEC, etc. De ahí que entre muchas de estas grandes empresas decidieran establecer una especificación que permitiese este tipo de compatibilidad.

A estas alturas, evidentemente, el espectro de dispositivos que cuentan con conexión es muchísimo más amplio, empezando por los teléfonos inteligentes, y USB es utilizado como estándar de conexión de periféricos. Podemos conectar por USB pendrives, reproductores de música, altavoces, discos duros, cámaras web, cámaras de fotos y muchos otros dispositivos y periféricos.

Estándares de USB

Entre los tipos de USB podemos hacer distinción por el estándar, o por la especificación. En función de la clasificación contaremos con una u otra velocidad de transferencia de datos.

VersiónVelocidad
USB 1.01.5 Mbps
USB 1.112 Mbps
USB 2.0480 Mbps
USB 3.04,8 Gbps
USB 3.110 Gbps
USB 3.220 Gbps

USB 1.0

Es el tipo de estándar más antiguo, aunque lo cierto es que hasta la versión 1.0 se pasaron por algunas versiones previas como la 0.7, 0.8 o 0.9. De cualquier forma, es el estándar USB de menor velocidad, como podemos ver en la tabla anterior y era utilizado en ciertos periféricos como ratones, teclados, etc. A día de hoy está obsoleto.

A pesar de la tasa de transferencia es un estándar que se hizo muy popular por la facilidad de conexión entre dispositivos y la posibilidad de transmitir datos y energía con un solo cable, todos estos aspectos eran la novedad del momento.

UBS 1.1 y 2.0

Aumentó considerablemente la velocidad de transferencia de datos con respecto a la versión USB 1.0, pero realmente supuso un gran cambio la llegada de USB 2.0. Es el estándar más extendido, a pesar de que el USB 3.0 introdujo una velocidad diez veces superior y, además, llegando a los 4,5 W para la alimentación. Esto es gracias, entre otras cosas, a la llegada de los cinco contactos frente a las dos líneas del USB 2.0, que se quedaba en 2,5 W. Ofrece una tasa de transferencia de hasta 480Mbps y dispone de cuatro líneas, dos para datos y las otras dos para alimentación.

Una vez se instaura como conexión estándar el USB los usuarios comenzaban a reclamar mayor velocidad en la transmisión de datos (USB 1.1 multiplica por 8 y 2.0 x320 la velocidad del USB 1.0) y más potencia para la alimentación puesto que algunos dispositivos no eran compatibles con los 2,5W que suministraba la versión anterior. Si nos fijamos en las clavijas de conexión suelen ser de color blanco o negro. Gracias a este nuevo estándar se pudieron conectar otro tipo de dispositivos como discos duros externos, webcams o equipos multifunción, impresoras y escáneres, gracias al aumento de la velocidad de transmisión de datos y de la alimentación.

USB 3.0

También conocido como Velocidad superalta (3.0) ofrece una velocidad de transferencia de hasta 10 veces mayor que el USB 2.0 debido a que se incluyeron 5 contactos adicionales. A día de hoy, son muchas las placas base y portátiles que cuentan con puertos USB 3.0. La diferencia con la velocidad de transmisión de datos es abismal. El puerto USB 3.0 permite la transferencia de archivos pesados como películas, series, o imñagenes de software en poco tiempo.

El conector del USB 3.0 es de color azul para diferenciarlo de los anteriores. Lo mismo sucede con los puertos, se intercalan el uso de ambos tipos de puertos (2.0 y 3.0) en muchos de los dispositivos. Podemos utilizar un dispositivo en un puerto diferente pero no estaremos aprovechando todo el potencial. Si utilizamos un dispositivo con conexión USB 2.0 en un puerto 3.0 solo disfrutaremos de una tasa de transferencia de hasta 480 Mbps como marca el estándar. Si por el contrario usamos un dispositivo con la versión 3.0 en un puerto anterior nos veremos limitados al uso con velocidades de generaciones anteriores. Con estas tasas de transferencia y alimentación es posible conectar otro tipo de dispositivos que aprovechan todo el potencial como los discos duros externos en televisores o la transferencia de archivos muy pesados entre distintos tipos de dispositivos.

USB 3.1 y 3.2

Son los denominados Velocidad superalta + (3.1 y 3.2) y son capaces de ofrecer una velocidad de transferencia de 10 Gbps y 20 Gbps respectivamente. Este último estándar, USB 3.2 fue presentado hace poco más de un año y se espera que antes de acabar este año podamos ver los primeros periféricos que lo soporten.

Con el lanzamiento del USB 3.1 por parte de la USB-IF (asociación de la que son miembros Intel, Microsoft, HP y Apple) se lanzó también el conector reversible de Tipo C del que hablamos más abajo. Esta variante ofrece una potencial de alimentación de 2A sobre 5W y en algunos casos hasta 5A sobre 12V (60W) o 20V (100W) de manera que ya se podían alimentar con este estándar ordenadores portátiles. 

Tipos de conectores USB

Además de las distintas especificaciones, existen diferentes formatos de USB. Las características físicas del conector vienen dadas por este formato que puede ser Tipo A, Tipo B. Tipo C, Mini A, Mini B, Micro A o Micro B. Pero, además, estos formatos hay que ‘combinarlos’ con las diferentes especificaciones en que están disponibles, de modo que como resultado tendremos todos los tipos de USB que existen o han existido anteriormente.

Por los ordenadores y los teléfonos inteligentes, y sus periféricos y accesorios, los más extendidos son los USB Tipo A en su especificación 2.0, así como el Micro B en su especificación 2.0. Ahora, sin embargo, se ha estandarizado el USB Tipo C entre los dispositivos móviles y sus periféricos y cada vez más dispositivos lo están adoptando como conector. Las ventajas en cuanto a velocidad de transferencia y capacidad de alimentación son indudables, pero también es más práctico porque es un conector reversible.

Formato Especificación Esquema
Tipo A 1.0 – 2.0
Tipo A 3.0 – 3.1
Tipo B 1.0 – 2.0
Tipo B 3.0 – 3.1
Tipo C 3.0 – 3.1
Mini A 1.0 – 2.0
Mini B 1.0 – 2.0
Micro A 1.0 – 2.0
Micro B 1.0 – 2.0
Micro B 3.0 – 3.1

Tipo A

Es el estándar que encontraremos en la mayoría de los cables USB y puede ser utilizados con los estándares USB 1.0, 2.0, 3.0 y 3.1. Ahora bien, los conectores con el estándar 3.0 se diferencian por contar con una pestaña interna. Dentro del tipo A, podemos encontrar el de mayor tamaño, la mayoría de los cables que se conectan a los puertos de un ordenador o portátil, tamaño «mini» utilizado principalmente en las cámaras digitales o el tamaño «micro» que es el que usan gran parte de los teléfonos móviles para cargar en el extremo que se conecta al dispositivo.

Este tipo de conector es el más utilizado en los adaptadores de corriente para cargar todo tipo de dispositivos en el extremo del cable que se conectar al adaptador. El otro extremo dispone del estándar necesario para cada dispositivo.

Tipo B

Es el tipo de USB utilizado para la conexión de impresoras o escáneres, de ahí que también se le conozca como USB de impresoras. Su forma es bastante más cuadrada que la del tipo A y podemos decir que hay dos subtipos distintos, el habitual para los estándares USB 1. y 2.0 y otro con una forma algo distinta y una pestaña en su interior para el USB 3.0.

Es el tipo de conexión típica para dispositivos que trabajan con archivos multimedia o transmisión de imágenes como pueden ser cámaras de fotografía o vídeo de la época en que se popularizó este tipo de puertos.

Tipo C

Es el tipo de USB más actual y se caracteriza por ser reversible, es decir, a diferencia con los tipos mencionados anteriormente, lo podemos conectar tanto de un lado como del otro sin ningún problema. Algo que no podemos hacer con ninguno de los cables USB Tipo A y sus variantes ni tipo B.

Además, es uno de los estándares que permite mayor potencia de alimentación y velocidad de transmisión de datos, de tal manera que es idóneo para ordenadores portátiles porque permite todo lo mencionado con un solo cable.

Conectores de dispositivos móviles Apple

Los dispositivos móviles de Apple nunca han usado el estándar USB en ninguno de sus modelos. Apple se ha decantado por dos interfaces propias. Hablamos del conector dock y el conector Lightning.

Conector dock (conector de 30 pines)

El conector dock es la interfaz usada por los primeros dispositivos móviles de Apple para conectarse a otros dispositivos y así sincronizar datos y recargar la batería. La velocidad de transferencia de datos es de hasta 10Gb/s.Este conector es común en todos iPod y los primeros iPhones. En el caso de los dispositivos iPhone el último modelo en incluir este tipo de conector fue el iPhone 4S. Y el último iPad en usar este tipo de conexión fue el iPad de cuarta generación.

El conector Lightning

El conector Lightning sustituyó al conector Dock a partir del iPhone 5, el iPod Touch a partir de la sexta generación y el iPad a partir de la cuarta generación. La principal diferencia es que pasó de los 30 pines a 8 para reducir sus dimensiones en un 80% y hacerlo idéntico por ambos lados para no tener problemas al conectarlo. La velocidad de transferencia de datos es también de 10Gb/s.

Adaptadores USB

Con la cantidad de sistemas de conexión que tenemos hoy en día, tener distintos tipos de adaptadores nos pueden ayudar mucho llegado momento en el que no tengamos el conector correcto.

Los adaptadores nos otorgan muchas ventajas como puede ser la utilidad. Podemos necesitar conectar un tipo de conexión por USB, pero no tengas el cable adecuado, pues con un adaptador podrías hacerlo sin ningún tipo de problema.

Otra ventaja sería cuando tiene un adaptador múltiple, es decir, uno que vale para varios tipos a la vez, algo que es realmente positivo porque la versatilidad que otorga es realmente muy alta.

Por último, debemos señalar que su tamaño es normalmente bastante pequeño y que encima no son nada pesados, por lo que los podremos llevar a cualquier lugar que queramos sin preocuparnos.

Dentro de estos adaptadores tenemos varios tipos, pero los más interesantes son:

  • Adaptadores múltiples: son aquellos que tienen varias funciones distintas, varios puertos para poder usar. Esto se puede dar que en un USB tengamos varios puertos HSMI, VGA u otros puertos USB, todo combinado para funcionar al mismo tiempo. La limitación en el número de puertos y conexiones las ponen los propios fabricantes, ya que hemos visto algunos con dos hasta algunos con once o más.
  • Adaptadores de USB a Tipo C: estos son bastante necesarios hoy en día, puesto que sabemos que ya un buen número de smartphones, tablets y otros dispositivos tiene el Tipo C como su tipo de conexión, pero aún existe mucha gente con el anterior micro USB o USB directamente, por lo que tener un adaptador para el nuevo estándar es algo que consideramos bastante necesario.
  • Adaptador USB a HDMI: este tipo de adaptadores puede servirnos para contar nuestro ordenador a la televisión, a un monitor o una pantalla aún más grande. Pero no solamente un USB normal, sino también USB Tipo C a HDMI nos puede ser de gran ayuda y más cuando existen muchos ordenadores ultrafinos que tienen este tipo de conectar como el estándar, olvidándose de los USB A, porque no tiene sitio para ponerlos.
  • Adaptador de tarjetas: otro tipo de adaptador de USB puede ser para que podamos incorporar un lector de tarjeta a un ordenador, por ejemplo. Podremos tener para que pueda leer todo tipo de tarjetas desde un SD hasta una microSD. Además, también puede ser un USB de tipo C que se transforma en un lector, algo que puede ser muy necesario para los laptops que tenemos hoy en día en el mercado.
  • USB a Ethernet: por último, podemos tener en nuestro poder un adaptador que nos permitirá poner Internet por medio de cable en un ordenador o incluso en una Smart TV, aunque es raro que ya no traigan un puerto Ethernet propio.
6 Comentarios