¿Robots terrestres? Los futuros almacenes tendrán enjambres de drones

Escrito por Alberto García
Gadgets

Gestionar el stock de un almacén y la distribución diaria supone un reto incluso para las grandes empresas como Amazon, con robots controlados por los operarios que les llevan los productos para enviarlos. Además, se introducen diversos fallos que cuestan mucho dinero al año.

Los drones permitirán luchar contra las pérdidas millonarias

En 2016 se perdieron unos 45.000 millones de dólares en objetos perdidos de empresas americanas por mala gestión de este stock. Y es que, a pesar de usar robots, esto supone un reto. Por ello, el MIT ha desarrollado lo que podría ser una gran solución para este problema: drones con escáner RFID con el fin de monitorizar constantemente el inventario de los almacenes.

El principal problema que se han encontrado para desarrollar este sistema es hacerlo seguro, ya que los drones estarían volando en los almacenes junto con los humanos. Los únicos drones capaces de volar cerca de los humanos son los más ligeros, cuyas aspas son de plástico. Estos no generan suficiente fuerza para cargar con el peso de un escáner RFID con suficiente alcance para escanear los productos.

En su lugar, la solución es relativamente sencilla: utilizarlos como repetidores de un escáner más grande. Además de poder usar drones de plástico que no hagan daño a los humanos, también permite usar los mismos sistemas RFID actuales sin tener que cambiar el equipamiento actual.

RFly: ubicando el drone mediante los cambios en la señal

RFly, que es como ha sido bautizado el sistema, utiliza hasta 4 señales a la vez en la misma frecuencia. Para evitar conflictos, los científicos aprovecharon las diferencias entre las señales enviadas entre el emisor y el drone. Al conocer el ángulo de la transmisión se puede ubicar el transmisor. El drone es demasiado pequeño para llevar antenas, pero al estar moviéndose todo el rato, genera diferentes lecturas en diferentes ubicaciones, emulando lo que haría una antena. Además, no requiere de batería ya se simplemente refleja la señal del escáner.

drone-almacén

Esto generaba otro problema: interferencias. Cuando el drone escanea el código digital de la etiqueta y lo recodifica para que lo lea el transmisor, se añade retraso. Para ello, utilizaron un filtro analógico que dividiera ambas señales. Por último, para solucionar el problema que presentaba tener dos señales, equiparon al drone con una etiqueta RFID, permitiendo conocer la diferencia generada en la señal mediante la diferencia entre el producto y el drone, y el drone y el escáner.

El margen de error actual del sistema es de sólo 19 centímetros, pudiendo ubicar con facilidad prácticamente cualquier objeto. Con esto, se intentará conseguir que no haya diferencias entre las bases de datos y el stock real en los almacenes de grandes empresas. De cara a la segunda prueba del estudio, el equipo va a probar el sistema en el almacén de una gran empresa de Massachusetts.

Fuente > MIT