Así sería el nuevo administrador de tareas de Windows 10 bajo Project NEON

El administrador de tareas de Windows ha sido un compañero inseparable para todos los usuarios que han usado el sistema operativo de Microsoft en las últimas décadas, salvándonos de programas colgados y pudiendo identificar rápidamente qué programa está saturando nuestra conexión a Internet, RAM, CPU o unidad de almacenamiento. ¿Cambiará esto con Project NEON?

Administrador de tareas: primer gran cambio en casi 10 años

El administrador de tareas recibió una ligera actualización de aspecto de Windows XP a Windows 7, pero no fue hasta Windows 8 cuando vimos el administrador de tareas que conocemos hoy en día, lleno de una gran cantidad de información sobre los programas que tenemos en ejecución, así como los procesos que más recursos consumen.

windows-10

Esa interfaz ha llegado hasta hoy en Windows 10, y será a finales de este año cuando Microsoft haga uno de los cambios en su interfaz más grandes de las últimas dos décadas con Project NEON, en el cual buscará unificar finalmente todos los aspectos del sistema operativo a la nueva apariencia de Windows 10. Así, el sistema operativo queda mucho mejor integrado y más fácil de usar, sobre todo para los usuarios que lo hagan en pantallas táctiles.

Así podría ser el nuevo diseño del administrador de tareas con Project NEON

En ese proceso de transición, la primera versión que va a recibir esta nueva interfaz va a ser Redstone 3, que llegará a finales de año, después de que Redstone 2 llegue el próximo mes de abril bajo el nombre de Creators Update. De momento no conocemos cuál será su aspecto exacto, pero un usuario de DeviantArt llamado lukeled ha creado un diseño conceptual que nos permite intuir cómo será el aspecto (entre otros) del administrador de tareas.

administrador-de-tareas-windows-10-redstone-3-project-neon

De primeras, los que vemos es que el nuevo Administrador de Tareas homogeiniza su aspecto con los nuevos ajustes y configuraciones de Windows 10, con más espaciado entre letras para facilitar la visualización entre menús, así como poder pulsar de manera más sencilla en pantallas táctiles.

Todas las pestañas se muestran en la parte superior como en la actualidad, contando con Procesos, Rendimiento, Historial de aplicaciones, Inicio, Usuarios, Destalles y Servicios. Además de la estructura que conocemos, vemos a la derecha un botón con el acceso directo a ajustes. A nivel de información de los programas abiertos, vemos cómo se añaden iconos más grandes para los programas, unido al mayor tamaño que tendrá cada programa en la interfaz.

explorador-de-archivos-windows-10-redstone-3-project-neon

Este diseño conceptual, no obstante, no tiene en cuenta las nuevas guías de diseño que impondrá Project NEON, donde veremos muchas más transparencias, así como efectos de desenfoque para hacer la interfaz más rica y agradable a la vista. Otra idea que podrían implementar para simplificar el Administrador de Tareas es que el Monitor de recursos quedara completamente integrado en la propia aplicación, sin tener que abrir una nueva desde la pestaña de Rendimiento. Sea como fuere, la nueva interfaz de Windows 10 va a cambiar cosas a mejor, algo que no es muy difícil viendo lo conservadores que han sido desde Microsoft en la última década en el aspecto visual, con el explorador de archivos siendo prácticamente lo mismo que encontrábamos en Windows 7.