Betamax, Laserdisc y HD-DVD: formatos olvidados que un día quisieron triunfar

Betamax, Laserdisc y HD-DVD: formatos olvidados que un día quisieron triunfar

Claudio Valero

Nuestra evolución hacia la sociedad de la información nos llevó a necesitar nuevos formatos de almacenamiento que dieran respuesta a nuestras demandas. El siglo XX fue especialmente prolífico en ello con la llegada de decenas de medios de almacenamiento diferente. No obstante, no todos consiguieron triunfar como sus creadores hubieron soñado y quedaron ensombrecidos por otros formatos que acapararon todos los flashes. Podríamos haber elegido varios ejemplos, pero creemos que Betamax, Laser disc y HD-DVD son tres soportes de almacenamiento que cuentan muy bien la historia del fracaso.

Los diferentes formatos de almacenamiento sirven para contar nuestras vidas desde los años 70 hasta la actualidad, donde la nube ha terminado con muchos de ellos y ya no quedan casi reminiscencias de la era analógica. Los tres productos que hemos seleccionado cuentan perfectamente la evolución tecnológica de los soportes de almacenamiento desde el punto de vista del fracaso.

Aunque hemos elegido Betamax, Laser disc y HD-DVD, no podemos dejar de hacer un sentido homenaje a otros como los cartuchos 8-track, el Video 2000, las cintas DAT, el CDi, el MiniDisc, las unidades ZIP y JAZZ…. Como vemos, han sido varios los formatos que lo han intentado y se han terminado estrellando con mayor o menor grado de éxito. Nada que ver con lo que ha consiguió el VHS, el CD, el DVD o las memorias SD.

Betamax: el formato de Sony que sucumbió antes el VHS

Este formato analógico de vídeo fue introducido por Sony allá por 1975. Su tamaño era más compacto que el VHS, con unas dimensiones de 16 x 9,6 x 2,5 centímetros. Su resolución también era superior con 260 líneas de resolución horizontal, aunque con el paso del tiempo se fue reduciendo esta distancia.

Betamax

Las cintas VHS de mayor duración ofrecían 25 minutos más de grabación que su rival, aunque en los primeros años llegó a ofrecer el doble de capacidad. Esto fue determinante para llevarse la guerra de los formatos. También fue clave el apoyo de terceros fabricantes, donde VHS consiguió el apoyo de unos 40 y Betamax sólo de 12.

Casi diez años más tarde, la cuota de mercado de VHS era del 95%, y esto le llevó a convertirse en el estándar del mercado de vídeo en la próxima década. Las últimas cintas vírgenes de Betamax dejaron de producirse en 2015, aunque se trata de un formato que nunca supo adaptarse a las necesidades de los consumidores ni a la realidad de la industria de aquellos años.

Laser disc: el salto a lo óptico acabó en tragedia

Laser disc es el primer sistema de almacenamiento de disco óptico que se comercializó, sentando las bases para el posterior éxito de CD o DVD. Las ventas de los reproductores y discos comenzaron en 1978, solo un poco después de VHS o Betamax. Los grandes discos ópticos nunca terminaron de triunfar por diferentes razones.

laserdisc

Nadie dudaba de la calidad que ofrecían, con 440 líneas de resolución horizontal, pero su incapacidad para ser un formato de grabación, le alejó del éxito de aquellos años de grabar películas, series, y programas en general en cintas VHS (con anuncios y todo). Otros problemas relacionados con la reproducción del formato y durabilidad de los discos, terminó por condenarlos definitivamente. En el año 1998 únicamente estaban presentes en el 2% de los hogares de Estados Unidos.

HD-DVD: Imposible competir contra el Blu-Ray

Y finalmente, nuestro repaso nos lleva a la década pasada con otra batalla como la que vivieron en su día VHS y Betamax. En esta ocasión, los contendientes fueron Blu-ray y HD-DVD (no creemos que haga falta decir quién ganó esa batalla). Ambos formatos aspiraban a suceder al DVD para dar cabida al creciente tamaño de los contenidos, tanto en el caso de las películas como de los videojuegos.

HD-DVD (por las siglas de High Density Digital Versatile Disc), fue un formato lanzado por Toshiba, Microsoft y NEC en 2003. Utilizando la tecnología del DVD, este formato podía almacenar 15GB o 30GB con los discos de doble capa. Por su parte, Blu-Ray podía almacenar 25GB y 50GB respectivamente, algo que terminó por marcar la diferencia.

HD-DVD

Muchos estudios de cine y compañías tecnológicas decidieron apoyar el formato Blu-ray, aunque no le faltaron apoyos al HD-DVD. Las decisiones de los principales creadores de contenidos o la apuesta de Sony por Blu-ray en PlayStation 3, fueron los factores que terminaron de decantar la balanza.

¿Se volverá a estrellar otro formato de almacenamiento?

Con la distribución digital de contenidos en auge (Netflix, Steam…) o el almacenamiento en la nube, cada vez dependemos menos de los formatos físicos de almacenamiento, al menos a nivel usuario. Los ordenadores ya han prescindido, en su mayoría, de las unidades ópticas e Internet es la alternativa para acceder a cualquier contenido.

Lejos quedan los tiempos de las cintas VHS, los CD o los DVD, aunque el formato óptico aún tenga bastante presencia en el mercado. Personalmente, no voy a echar nada de menos a ninguno de ellos.

¿Qué formato de almacenamiento recordáis con más cariño? ¿Por qué no triunfaron Betamax, Laser disc o HD-DVD?