Cómo evitar que el vecino te hackee el Chromecast

Software

Google Chromecast nació como un dispositivo para añadir funciones de Smart TV o televisor inteligente- a los que no lo eran todavía, y con conectividad WiFi como una de las características clave según este planteamiento. Ahora ha evolucionado y es más completo, además de que sirve igualmente en televisores inteligentes, pero mantiene la conectividad WiFi como uno de sus rasgos esenciales. Y es práctico, además de sencillo, pero es también una ‘ventana’ a posibles ataques en red local. Pero ¿cómo podemos evitar que el vecino tome el control y sea capaz de hackear el Chromecast?

El ataque posible y más sencillo sobre un Google Chromecast se ejecuta en la misma red WiFi a la que esté conectado el dispositivo, y sencillamente haciendo uso -no autorizado- sobre las funciones del dispositivo. Y si lo tienes conectado a tu casa, con tu red WiFi privada, entonces no debería ocurrir.

El problema viene cuando, por ejemplo, estamos utilizando la red WiFi de un hotel o, sencillamente, compartimos una red WiFi en cualquier ámbito. Si lo hacemos, cualquier dispositivo conectado a la misma es capaz de interactuar con el dispositivo de la compañía de Mountain View, aunque el propietario no lo desee, porque Google no habilita ningún tipo de configuración para restringir el uso del aparato.

Es posible aislar dispositivos aunque utilicemos una red WiFi compartida, sea pública o abierta, o no lo sea.

Chromecast

Evita que hackeen tu Google Chromecast, aunque sepan tu contraseña del WiFi

Cómo explican de forma pormenorizada en RedesZone, para evitar que secuestren nuestro Chromecast en redes compartidas, una de las mejores posibilidades que tenemos a nuestro alcance es aprovechar un ordenador para crear un punto de acceso inalámbrico secundario a la red WiFi a la que esté conectado este mismo, y a su vez el dispositivo Google Chromecast y otros –como, por ejemplo, el móvil o la tableta con la que enviamos contenidos al Chromecast-.

Para hacer esto contamos con apps como Connectify Hotspot – que podéis descargar de la página antes enlazada -, probablemente uno de los programas más sencillos para establecer este tipo de configuración dentro de una red local. Lo único que debemos hacer es conectar el ordenador a la red, y con este programa crear un punto de acceso secundario, es decir, un segundo WiFi en casa, sobre el que, a continuación, conectaremos tanto en Google Chromecast como el resto de nuestros dispositivos móviles.

¿Qué conseguimos con esto? Que el ordenador haga de ‘enlace’ entre la red compartida, una WiFi pública o abierta, y el resto de nuestros dispositivos. De esta forma, la configuración de la red local sería ‘insegura’ hasta la conexión con el ordenador. Creando un punto de acceso con una red WiFi secundaria, tendremos una red aislada que cifre la conexión entre el ordenador y nuestros dispositivos. Esto, además, impide el acceso no autorizado a nuestros dispositivos, entre ellos el Google Chromecast. Lo ideal, evidentemente, sería que Google permitiera restringir el control de sus dispositivos Chromecast a pesar de que se comparta red WiFi, pero esta solución alternativa cumple con ello.

Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
  • CrowXESP

    Se me ocurre una forma mejor….. Tocar el timbre del vecino y partirle hasta el último diente por tocarte las narices.

    En serio ¿Alguien se dedica a ir por ahí hackeando los ChromeCast del personal? No se qué me parece más triste, si el que alguien esté tan aburrido como para hacerlo o el que seas tan torpe como para permitir que esto te pase.