Cómo ahorrar en electricidad reduciendo el consumo de tu ordenador

Hardware

La factura por horas ya es una realidad en España y con ella conviene conocer en cada momento cuando podemos hacer un mayor o menor consumo de electricidad para evitar sustos. Uno de los aparatos eléctricos que pueden suponer una losa permanente para nuestra red es el ordenador ya que en muchos hogares permanece encendido de forma permanente. Su consumo no es tan elevado como los grandes electrodomésticos pero conviene vigilarlo y saber cómo podemos reducirlo al máximo.

Cada kilovatio consumido cuenta a final de mes y está en nuestra mano tratar de evitar que se dispare siguiendo una serie de recomendaciones para que nuestro PC sea más eficiente. Lo primero que tenemos que ajustar son los estados de suspensión e hibernación, que sin llegar a apagar el equipo,  dejarán al mismo a la espera con un nivel de consumo mínimo, para cuando necesitemos trabajar con él. Apagarlo siempre es una opción ya que los sistemas operativos más avanzados tardan menos tiempo en cargarse, pero cuando hablamos de equipos menos potentes o con más años a sus espaldas, este proceso puede ser un auténtico incordio.

La pantalla o monitor es una de las principales fuentes del gasto energético del ordenador y más aún con las resoluciones y calidad de imagen ofrecidas hoy en día. Desde hace años los salvapantallas han ayudado a proteger el display y se han convertido en una costumbre para muchos, pero no obstante, es mejor apagar directamente la pantalla o bien ajustar el monitor en un nivel de consumo eficiente si dispone del mismo. A su vez, dentro del panel de control en Windows, podemos acceder al apartado de opciones de energía o pantalla para configurar el brillo o activar el modo economizador que reduce el rendimiento cuando sea posible con el fin de ahorrar en consumo.

apertura-electricidad-consumo-ahorro

Un PC viejo puede consumir mucha más energía

Otra forma de reducir el gasto eléctrico del ordenador es renovando sus componentes. En este sentido podemos notar un ahorro cambiando nuestro disco duro -HDD- convencional por una unidad de estado sólido -disco SSD-, que además de ofrecernos una mejora en la carga de programas y aplicaciones o en el rendimiento general del ordenador, usará mucha menos energía y ocupará menos espacio en la caja o torre. Por lo general, las nuevas generaciones de componentes consumirán menos energía que aquellos que tengamos instalados desde hace años, incluso hablando de un mayor rendimiento.

También es cierto que para un uso sin grandes pretensiones tenemos en el mercado opciones como Raspberry Pi que pueden sustituir a grandes equipos para las tareas más básicas y rutinarias. Por último conviene tener en cuenta que pequeños gestos como el de desconectar una impresora que tengamos conectada ayudan, ya que puede hacer un consumo residual inútil si realmente la usamos de tanto en tanto.

¿Conocéis alguna otra forma de reducir el gasto de energía de vuestro PC?

Quizá te interese…

5 usos que puedes dar a un PC obsoleto

Cómo optimizar el rendimiento de tu ordenador limpiando el disco duro

Deja tu ordenador como nuevo sin reinstalar

Escrito por David Valero

Fuente > How to Geek