¿Merece la pena comprar un ordenador personalizado por componentes?

¿Merece la pena comprar un ordenador personalizado por componentes?

Carlos González

A la hora de comprar un ordenador, a muchos se les habrá pasado por la cabeza montarlo por piezas -componentes- en vez de comprar uno ya configurado. Pero, ¿es realmente interesante esta opción? ¿es sólo el ahorro económico la diferencia entre una opción y la otra?

Si nos planteamos la compra de un ordenador personalizado por componentes, o configurado por nosotros mismos, es evidentemente porque ya hemos decidido que queremos un sistema de sobremesa, en vez de uno portátil. Una vez hemos tomado esta decisión, probablemente, estaremos contemplando la relación entre el desembolso y la durabilidad de los componentes en función de su gama y características, algo que tiende a estar directamente relacionado con su precio de venta.

Pero, ¿qué otros aspectos pueden condicionar el que sea más favorable para nosotros comprar un ordenador personalizado por componentes? Evidentemente, además de una clara ventaja que encontraremos que tiene que ver con el desembolso final, hay otras desventajas a contemplar, aunque esta primera no será la única de las ventajas a las que nos acerque la compra de un PC configurado por nosotros mismos. A continuación, os mostramos punto por punto cuáles son las ventajas y desventajas, lo que nos llevará a valorar si realmente «merece la pena», o no.

apertura-pc-ordenador-componentes-configurado

El hecho de «configurar un ordenador por componentes», para los que desconozcan la posibilidad, supone elegir cada una de las piezas que lo componen. De esta forma, no tenemos que conformarnos con la configuración que haya escogido, por ejemplo, Hewlett Packard, sino que nosotros somos los que decidimos qué memoria RAM, procesador o capacidad de almacenamiento, entre otros, es el que debe llevar el ordenador para cumplir con nuestras necesidades. De esta forma, nosotros escogemos absolutamente todo en el ordenador, todos los componentes uno a uno.

Los «pros» de personalizar un ordenador por componentes

  • Personalización: Necesitas un ordenador para navegación web, pero en ocasiones necesitarás un rendimiento mayor para el uso de, por ejemplo, programas más exigentes como Photoshop. Ahora bien, la edición de vídeo no está entre tus planes y, por lo tanto, la tarjeta gráfica no es el componente en el que más deberías gastar, pero quizá sí el procesador. He aquí la clave, con un ordenador personalizado por componentes eres tú el que decide qué componentes son más potentes y cuáles menos, adecuando así el ordenador a tus necesidades e inquietudes. Además, también tus preferencias quedan cubiertas en mayor medida, siendo posible escoger la marca de cada componente también, claro.
  • Precio: Aunque siempre hay excepciones, por normal general nos será más económica la compra de un ordenador personalizado o configurado por componentes que un producto idéntico distribuido por una compañía que ya ha configurado su interior.
  • Sistema operativo: Los ordenadores «ya montados», por lo general, incluyen una licencia de un determinado sistema operativo, y esto, evidentemente, lo pagamos en el «pack». Pero, ¿qué pasa si yo no quiero utilizar Windows 8.1 y prefiero Windows XP? Podrás instalarlo después, pero habrás pagado innecesariamente la licencia de WIndows 8.1 que ya viene incluida. Por ello, es preferible optar por un ordenador configurado por componentes y conseguir aparte la licencia.

Las desventajas personalizar un ordenador por componentes

  • Garantía: El fabricante de cada uno de los componentes nos ofrece una garantía, evidentemente, pero en este caso no contramos con garantía del ordenador, sino de los componentes. Así, nos exponemos al comprar un ordenador configurado por componentes a que falle el conjunto y en ningún caso contaremos con un fabricante al que enviar el conjunto para su reparación o reemplazamiento. Ahora bien, hay algunos comercios que nos montan la configuración escogida y nos ofrecen ese tipo de garantía.
  • Dificultad: No necesitamos una ingeniería para llevar a cabo el proceso, pero sí es cierto que son fundamentales ciertos conocimientos en este campo. Además, no sólo requerirá de nuestros conocimientos, lo que se puede suplir con asistencia del comercio que nos venda los componentes, sino que también requiere una cierta cantidad de tiempo para el montaje, la configuración del software y el resto de comprobaciones necesarias.
  • Disponibilidad: Vamos a la tienda, con el dinero preparado. Compramos un ordenador que cumpla nuestros requisitos, lo llevamos a casa, lo instalamos y encendemos, y empezamos a utilizarlo. ¿Es posible hacer todo esto con la misma rapidez si compramos un ordenador personalizado por componentes? Definitivamente, no.

Luego, ¿merece la pena configurar un PC por componentes?

Después de todo lo anterior, ¿qué podemos responder a esta cuestión? En función del tipo de usuario, por conocimientos, las necesidades que tengamos con respecto al ordenador y otro tipo de factores anteriormente mencionados, la respuesta será diferente para cada cual. Y es que, aunque parezca -para algunos- evidente que configurar un ordenador por componentes es preferible, en realidad no lo es para todos. Por lo tanto, es necesario concluir advirtiendo de sí, merece la pena hacerlo, pero sólo en unas condiciones concretas que deberemos valorar por nosotros mismos.