SIM: así funciona la tarjeta que «vive» dentro de tu móvil

Reportajes

Seguro que siempre llevas una en el bolsillo, pero ¿sabes exactamente qué es una tarjeta SIM? A lo largo de este artículo intentaremos aclarar esto, además de explicar cómo funciona este tipo de tecnología y los motivos por los que son imprescindibles a día de hoy en sus diferentes formatos.

Como decía, es casi seguro que llevas una tarjeta SIM en tu bolsillo todos los días. Me refiero, claro, a la que “vive” en el interior de tu teléfono móvil y que te la proporcionó tu operador de telefonía móvil al contratar sus servicios.

En la actualidad estas tarjetas están disponibles en varios tamaños. Además, también se pueden encontrar en versiones físicas, que por el momento sigue siendo la opción más habitual o en versión digital, denominada eSIM, que está entrando en el mercado con tímidos pasos.

¿Qué es una tarjeta SIM?

¿Qué es una SIM?

SIM es el acrónimo de Módulo de Identificación de Abonado (Subscriber Identity Module en inglés). Se trata de un chip integrado en una tarjeta de plástico que guarda de forma segura la clave de servicio del usuario para identificarse ante la red móvil de un operador de telefonía.

Gracias a estas tarjetas, las redes de los operadores pueden identificar a cada usuario y permitirle acceder a su número de teléfono y todos los servicios que tenga contratados. Estas tarjetas también guardan el ICC ID (Internacional Circuit Card), un número de 19 dígitos único para cada tarjeta SIM y que las identifica a nivel mundial.

Además, la posibilidad de introducirla en cualquier móvil o dispositivo compatible, hace que aunque el usuario cambie de terminal pueda seguir accediendo a la red con normalidad y sin necesidad de solicitar algún tipo de gestión al operador.

Las tarjetas SIM han ido evolucionando con el paso del tiempo. Han reducido su tamaño físico y también añadido cada vez tecnologías más avanzadas. Especialmente nuevos métodos de encriptación y medidas de seguridad para hacer que sea mucho más complejo clonar una tarjeta de forma fraudulenta para así mantener a salvo las comunicaciones de los usuarios y también su identidad.

Tipos de tarjeta SIM

El tamaño de las tarjetas SIM ha ido cambiando con el tiempo e incluso en las versiones más recientes de la tecnología han desaparecido las tarjetas físicas para dar paso a las versiones digitales integradas en el interior de los dispositivos.

El principal motivo de esta reducción de tamaño y futura desaparición, seguramente total, es permitir a los fabricantes de smartphones hacer dispositivos cada vez más delgados. Gracias a su miniaturización, la tarjeta ocupa menos en el interior del teléfono y lo mismo ocurre con el resto de componentes necesarios para que el dispositivo la pueda utilizar: la bandeja de la SIM y el sistema de lectura.

Estas son las diferentes versiones de tarjeta SIM:

Versiones de tarjetas SIM

Tarjeta SIMLargoAnchoEspesor
MiniSIM25 mm15 mm0,76 mm
MicroSIM15 mm12 mm0,76 mm
NanoSIM12,30 mm8,80 mm0,67 mm
eSIM6 mm5 mm<1 mm

En la tabla puedes ver las diferentes versiones de tarjeta SIM existentes, partiendo de la MiniSIM que fue la versión más utilizada durante un montón de años, hasta que se empezaron a dar saltos cada pocos años hasta llegar al día de hoy donde la versión más utilizada es la NanoSIM.

En la actualidad la mayoría de operadores proporciona a sus clientes una SIM que es compatible con todos los tamaños disponibles. El plástico de estas tarjetas viene precortado en diferentes tamaños y solo debes retirar las partes que no necesita tu dispositivo y quedarte con el tamaño correcto. El chip es idéntico en todas las versiones.

Tarjeta SIM

Quizá te llame la atención que la tarjeta eSIM tenga unas medidas determinadas. Esto es debido a que, aunque no existe una tarjeta que podamos cambiar de dispositivo, los equipos que integran la tecnología eSIM sí deben llevar un chip físico en su interior. Generalmente este chip está soldado directamente en la placa base o en algún otro componente del smartphone, tablet o dispositivo en el que esté integrada.

Por el momento pocos fabricantes han apostado por la eSIM, aunque por sus ventajas todo parece indicar que no tardarán mucho en ser la versión dominante. Permitirá ahorrar dinero a los operadores de telefonía y a los fabricantes de móviles u otros dispositivos. Además a los consumidores nos permitirá realizar cambios de operador y otro tipo de gestiones de forma mucho más transparente (por ejemplo, podríamos cambiar de compañía de forma online e instantánea), siempre y cuando las compañías y la legislación se adapten a este innovación.

Cómo funcionan las tarjetas SIM

Todas las tarjetas SIM almacenan en su memoria interna el IMSI (International Mobile Subscriber Identify o en castellano Identidad Internacional del Suscriptor Móvil). Este código es utilizado por los operadores de telefonía para mantener la conexión en los móviles de los abonados y la red.

Cuando un teléfono móvil u otro dispositivo que utiliza una SIM se enciende, envía el IMSI a la red solicitando acceso y autenticación. El operador busca la información del IMSI en su base de datos y también la clave de autenticación (Ki) asociada al mismo.

Cómo funciona una SIM

Una vez hecho esto, el operador genera un número aleatorio que firma con la clave de autenticación de la SIM y lo envía de nuevo a la SIM, este código es conocido como SRES_1 (Signed Response 1 o Respuesta Firmada 1). Una vez en la SIM, la tarjeta firma el mismo número aleatorio con su Ki, generando así el SRES_2 que es devuelto al operador.

En caso de que el SRES_1 generado por el operador y el SRES2 generado por la SIM coincidan, la red autentica la tarjeta y le conde acceso para que pueda operar bajo el número de teléfono asociado a la tarjeta y permitiéndole acceder a todos los servicios contratados.

Clonar una SIM

Quizá hayas escuchando en alguna ocasión que es posible clonar una SIM. Esto es totalmente cierto y es un método utilizado por los operadores de telefonía cuando hay algún problema con la tarjeta original.

El operador que emite la tarjeta dispone de las herramientas necesaria para extraer el IMSI y otros datos guardados en la tarjeta y llevarlos a una nueva. Una operación muy útil cuando la tarjeta original ha dejado de funcionar, es necesario cambiar de tipo de tarjeta por cambio de dispositivo o similar.

También es posible sufrir ataques malintencionados de clonación de SIMs. En estos casos un atacante puede hacer una copia de la tarjeta y utilizarla para conectarse a la red del operador haciéndose pasar por un cliente legítimo cuando no lo es.

Generalmente para hacer esto es necesario tener acceso físico a la tarjeta, por ello es muy importante que no dejes tu SIM o tu teléfono móvil al alcance de cualquier desconocido y si sospechas que alguien ha podido clonar tu tarjeta que contactes lo antes posible con tu operador de telefonía y con las autoridades.

Escrito por Manu Iglesias

Fuente > ADSLZone