Condiciones en las que el “modo oscuro” es beneficioso para la vista y la autonomía del equipo

A lo largo de los últimos meses hemos venido escuchando e informando acerca del “modo oscuro” que poco a poco están llegando a buena parte de las aplicaciones de las que hacemos uso a diario, ya sea en entornos de sobremesa, o en dispositivos móviles.

Este es un movimiento en plena expansión en estos momentos, y la lógica nos dice que su éxito radica en que los tonos más luminosos parecen ser más molestos para los ojos, mientras que el blanco es un color que consume más energía, lo que afecta directamente a la autonomía de nuestros equipos; pero la cosa no es tan sencilla. Cierto es que los colores más oscuros utilizan menos energía, pero al mismo tiempo hay que tener en cuenta que no todos los tipos de pantallas son capaces de aprovechar esta ventaja. En lo que se refiere a nuestra vista, los beneficios de los modos oscuros para los ojos dependerán en gran medida de la situación de luz ambiental en la que estemos en ese momento.

Dicho de otro modo, en el caso de que dispongamos de un dispositivo con una pantalla OLED o AMOLED, los tan de moda modos oscuros que están llegando a las aplicaciones sí que nos van a ayudar a ahorrar energía y aumentar la autonomía del producto, pero si tenemos una pantalla LCD o de otro tipo, lo cierto es que esto poco va a influir.

Amoled

Esto se debe al funcionamiento interno de estas pantallas «compatibles», ya que dejan pasar corrientes eléctricas a través de compuestos orgánicos para iluminar los píxeles individuales, pero si un píxel es negro, permanece apagado, de ahí el ahorro energético, aunque debe ser negro real. Sin embargo, esto no es extrapolable a un equipo que utilice, por ejemplo, una pantalla LCD.

Las pantallas AMOLED son las que se benefician de los modos oscuros

Por otro lado, en lo referente a nuestros ojos diremos que los temas oscuros a los que hacemos referencia son beneficiosos, pero solo en determinados casos. Para empezar, el texto negro sobre un fondo blanco es el mejor para su lectura, al menos en la mayoría de los casos, ya que los estudios científicos han encontrado pruebas de que la legibilidad de un texto mejora significativamente con una luz oscura sobre una fuente clara. Pero claro, esto en lo que se refiere a la legibilidad, porque es algo que también afecta al cansancio ocular, ya que, como sabemos, mirar una pantalla con fondo blanco durante mucho tiempo, aumenta esa fatiga ocular, de ahí que los modos oscuros nos resulten más cómodos.

Pero al mismo tiempo debemos tener en cuenta que estos temas oscuros que están llegando a tantas aplicaciones, pueden reducir la fatiga ocular en condiciones de poca luz, ya que en condiciones de mucha luz el efecto puede ser el contrario.

Así, esto quiere decir que los denominados como temas oscuros son más útiles cuando la luz ambiental es baja o cuando no necesitamos leer grandes cantidades de texto, mientras que, a la hora de ganar autonomía, en el caso de que no dispongamos de una pantalla AMOLED, poca diferencia vamos a encontrar en este sentido.

La vista y el sueño también se benefician

La luz azul que provocan las pantallas de dispositivos como tablets o smartphone, además de las pantallas de ordenador, por poneros algunos ejemplos, son las causantes de problemas oculares en bastantes personas en todo el mundo, sobre todo por el número de horas que pasan frente a estas pantallas. Se puede sufrir fatiga ocular o problemas más graves, aunque ya la propia fatiga ocular acumulada es un problema que acarea, sobre todo perdida de visualización en el individuo.

Según varios estudios parece que el modo oscuro es beneficioso a la hora conciliar el sueño, ya que los tonos menos agresivos de este tipo de personalización hacen que la luz azul se reduzca y así se controle mejor el impacto negativo que este tipo de luz tiene sobre nuestra vista y en consecuencia sobre el sueño cuando vemos el teléfono o la tablet con poca luz. Este tono hace que nuestra vida sufra menos y que se canse menos, lo que conforma una gran ayuda para nuestro organismo y una ventaja a la larga para que veamos mejor. Es decir, si acumulamos mucha vista cansada durante periodos prolongados de tiempo, perderemos vista y eso provocará más dioptrías en nuestras gafas y lentillas o tener que hacernos con unas si nunca hemos llevado.

El sueño es otra parte importantísima de nuestra vida, ya que es el momento en el que nuestro cuerpo descansa después de un ajetreado día. Con la exposición que tenemos a luz azul con los modos normales de las tablets y teléfonos, las personas que ven estos dispositivos antes de dormir tienen menos posibilidades de descansar eficientemente que aquellas personas cuyo modo es el oscuro, según han demostrado varios estudios científicos. Por lo que tener en nuestro dispositivo el modo oscuro es beneficioso tanto para nuestra vista que sufre menos, ya que es menos agresivo, como para nuestro sueño, puesto que reduce sustancialmente el efecto de la luz azul cuando hay poca luz y toda focalizada en el smartphone.

Sistemas operativos con modo oscuro

Si hablamos de sistemas operativos para el móvil, es evidente que hoy en día solamente tendrían cabida el que es propiedad de Google y el que pertenece a la marca de la manzana mordida.

En Android tardaron un poco en poner el modo oscuro, pero desde Android 10 ya lo tenemos de forma nativa en nuestros smartphones. Eso sí, en las distintas capas de personalización de las diferentes marcas que conforman este sistema operativo, ya había muchas que ofrecían a sus usuarios este modo. Incluso muchas apps ya lo tenían en su interfaz antes de que lo lanzase el propio sistema de los de Mountain View.

Este modo oscuro está disponible en los iPhone desde iOS 13. Esta posibilidad de cambiar el fondo está presente en muchas aplicaciones, como Instagram o WhatsApp, adaptándose a las preferencias que hayamos marcado en el sistema operativo. De todas maneras, aún hay varias apps que no tienen este modo operativo.

Esperemos que poco todas las aplicaciones o al menos las más punteras tengan este modo a nuestra disposición o que se adaptan al nativo de cada uno de los sistemas operativos que dominan hoy en día en el mundo smartphone. Está claro que cada hay más y que es el futuro del diseño de las aplicaciones, por lo que tarde o temprano, todas las apps tendrán que sucumbir y formalizar su idilio con este modo oscuro que ya está implementado en todos los sistemas operativos. no solo es algo a nivel estético, sino que nivel de salud también se consiguen avances, no son enormes, pero siempre es mejor que nada.