¿Te han hackeado el ordenador? Así puedes saberlo o evitarlo

Sabemos que los hackers están ahí, que existen los virus y el malware… Pero se nos olvida y no siempre prestamos la atención que deberíamos. En el mejor de los casos puede que nuestro ordenador vaya lento. En el peor, que hayan robado nuestros datos y cuentas bancarias y estén suplantando nuestra identidad. Si es algo que te preocupa, vemos como saber y qué hacer si crees que tu ordenador ha sido hackeado.

Hay muchos tipos de malware con el que pueden infectarte: virus, gusanos, troyanos ransomware para hacernos chantaje a cambio de recuperar nuestros datos, spyware para conseguir información personal sin consentimiento, adware que llenará de publicidad nuestro ordenador, botnets para lanzar ataques DDoS o phising que hará que caigamos en la trampa de hacerse pasar por otra empresa y que robe nuestra información personal cuando nos solicite acceso a cuentas de correos, páginas webs o hasta la cuenta del banco. Todos estos son riesgos que corremos día a día con nuestro ordenador, pero podemos tener en cuenta los síntomas de hackeo para saber si tenemos que tomar medidas.

Siempre es aconsejable tener instalado un antivirus en tu ordenador. Si no quieres recurrir a ninguna herramienta de terceros, Windows Defender puede ser suficiente en la mayoría de los casos. Pero asegúrate que está activo, que funciona.

¿Cómo pueden hackearme?

Hay muchos malwares diferentes y hay muchas formas de infectar tu ordenador con un virus o de hackearlo. No siempre ocurre de la misma forma y depende de cada ataque. Pero pueden hackearnos a través de un enlace que abramos de un correo electrónico o de un archivo malicioso que hemos descargado sin preocuparnos de analizar antes, por ejemplo. Puede ser a través de una descarga en el correo electrónico o a través de sitios webs infectados que aprovechan alguna vulnerabilidad en el navegador para acceder a nuestro equipo, por ejemplo. También en caso de vulnerabilidades en sistemas operativos que suelen ser temporales pero que aprovechan los piratas informáticos para inyectarnos virus de todo tipo.

Otro caso habitual de hackeo y uno de los más frecuentes y probables es que nos hackeen el ordenador si utilizamos una red WiFi pública. Nos conectamos a Internet desde un bar, una cafetería, desde un tren… Podemos correr un grave peligro y lo más aconsejable si lo hacemos es que usemos una VPN. Según estudios recientes, un 40% se conecta a un WiFi público cada semana sin saber los riesgos. Cualquier otra persona que esté en esa misma red podría hackearte.

Más allá del email o las redes WiFi, otra de las formas más comunes para infectarnos con malware o que hackeen nuestro ordenador es a través de las descargas. Descargamos juegos, programas y todo tipo de software sin fijarnos si la página web desde donde lo descargamos es del todo fiable. En estos casos, cuidado.

Problemas en tu ordenador

Hay muchos tipos de malware o virus y muchos tipos diferentes de hackeo por lo que no siempre vamos a tener los mismos síntomas. Al igual que los síntomas de una gripe en tu cuerpo son diferentes de los de una faringitis, por ejemplo, podemos encontrar también cambios a la hora de ser infectados por un virus o ser hackeados.

Revisa tus programas instalados

Revisa si no hay programas nuevos que estén instalados y que tú no recuerdes haber instalado. Para ello, puedes consultar la lista completa de aplicaciones:

  • Ve al menú de Inicio
  • Abre configuración de Windows
  • Toca sobre Aplicaciones

En la parte superior de esta ventana puedes elegir «todas las unidades» y también podemos marcar «de cualquier lugar» para asegurarnos que vemos absolutamente todo lo que hay en el ordenador sin que se nos escape nada.  Aquí verás todas las aplicaciones instaladas. Ordena por fecha para saber qué es lo último que tienes instalado en tu ordenador y desinstala todo lo que no recuerdes haber instalado tú. No siempre aparecerá aquí algo nuevo y puede estar oculto, pero es conveniente que lo revisemos para descartar cualquier posible problema o para asegurarnos que no hemos permitido un pack de instalación de programas que no necesitamos.

Programas y archivos

Si estás utilizando el ordenador como de costumbre y ves que se abren programas sin haberlos abierto tú es motivo para empezar a sospechar. Generalmente, sólo debería abrirse lo que tú quieres que se abra. Esto es bastante llamativo y no suele pasar si los hackers quieren pasar desapercibidos pero asegúrate que no hay ningún programa abierto de tiempo Escritorio remoto de Chrome o Teamviewer o que no te has dejado ningún software de este tipo en otro ordenador que uses.  Por ejemplo, si normalmente gestionas el ordenador de la oficina desde casa de forma remota asegúrate que no está conectado ya que simplemente puede que no sea un hackeo sino que alguien está tocando el ordenador para algo y ha entrado en el tuyo. Si nada de esto ocurre, comprueba qué programas se abren y pasa cuanto antes un antivirus que compruebe posibles fallos o errores peligrosos.

Lo mismo ocurre con los archivos: si hay archivos que no has creado tú, si se abren archivos que no has tocado, si se eliminan algunos que no has borrado tú de forma consciente. Entonces debemos preocuparnos. En el comportamiento extraño habitual del ordenador veremos también que pueden desaparecer archivos, que son eliminados, que aparecen otros nuevos que no has creado o que se han movido archivos que tú no has tocado últimamente. En ese caso, seguimos los mismos pasos y conviene que instalemos un programa limpiador o un antitivirus cuanto antes para saber qué está pasando.

El puntero se mueve sin tocarlo

Otro de los motivos más frecuentes que puede ser síntoma claro de hackeo es que el puntero de nuestro ordenador se esté moviendo de forma automática sin nosotros estar tocándolo. Puede que estés rozando el trackpad o cualquier otro motivo, pero generalmente si ves que es un movimiento consciente y que se abren ventajas o seleccionan textos puede que alguien esté teniendo acceso a tu ordenador.

Ocurre lo mismo aquí que en el caso anterior. Esto puede ser algo «absurdo» como que estemos tocando el touchpad del ratón sin querer o que haga algo que implique movimiento. O que no estemos tocando el ratón pero se esté moviendo solo por alguna razón. Si has revisado todos los periféricos y no estás tocando nada ni hay ningún fallo en el hardware, asegúrate que no hay ningún programa de control remoto y pasa cuanto antes un antivirus para saber qué está ocurriendo.

Comprueba el navegador y redes sociales

Asegúrate que el problema no está en tu navegador. Puede que no hayan hackeado tu ordenador o que no tengas un virus sino simplemente que haya un problema en tus redes sociales porque hayas dejado abierta una sesión de Google en otro ordenador y hayan accedido a tus contraseñas, por ejemplo. O que tengas todas tus contraseñas guardadas en Google Chrome y alguien haya accedido a tu ordenador. En ese caso, revisa todo lo que hay almacenado.

Revisa también tus extensiones

Revisa también las extensiones del navegador si usas Google Chrome o los add-ons en Mozilla. No siempre las extensiones que instalamios son fiables y es recomendable que busques muchas opiniones e información antes de elegir una en concreto. Puede que haya alguna extensión que nos esté monitorizando todo lo que escribimos o que guarde nuestras contraseñas, por ejemplo. En ese caso, podemos revisar qué tenemos activado e instalado y eliminamos todo lo que no nos suene:

  • Abre Google Chrome
  • Ve a los tres puntos de la esquina superior derecha
  • Abre la configuración del navegador
  • En el menú izquierdo, elige Extensiones
  • Comprueba todas las que tienes
  • Toca en “Quitar” si alguna no te suena de nada

Revisa las redes sociales

Comprueba tus perfiles en redes sociales por si hay mensajes que no has publicado. Puede que haya contenido que se esté publicando de forma automática a través de bots o virus o malware que utilice tus redes sociales. Encontramos casos de robo de redes sociales, pero también de bots que publican en nuestro nombre. Revisa qué contenido hay o si lo has puesto tú o no. En caso de encontrarlo, cambia la contraseña y cierra todas las sesiones de redes sociales que tengas abiertas.

Otro truco para saber si te han hackeado en redes sociales y consultar la información de inicio de sesión reciente de cada una de las cuentas. Puedes ver desde dónde has iniciado sesión o cuándo en la configuración de Instagram, de Twitter o de Facebook. Puedes consultarla desde cualquier red social o aplicación que quieras en el apartado de ajustes. En Instagram puedes abrir el apartado de «Configuración» y puedes ir a «Seguridad». Aquí verás «Actividad de inicio de sesión» donde podrás encontrar toda la información sobre dónde has iniciado sesión, desde qué dispositivo has iniciado sesión y hace cuánto tiempo.

Hay anuncios en el buscador que no aparecían

Uno de los síntomas más frecuentes si tenemos un virus es que al abrir Google y buscar cualquier cosa en el buscador no te salgan automáticamente los resultados, sino que aparezca publicidad que habitualmente no aparece ahí.  Aparecerá mucha publicidad en los primeros huecos de Google y no es del navegador sinod e algo que tienes instalado así que presta mucha atención a esto. Normalmente encontraremos anuncios en Google, pero verás que los resultados de anuncios que aparecen antes de las webs son muchos más de los habituales. Es uno de los síntomas más frecuentes de que algo no va como debería.

También puede ser habitual que la página principal que tengamos no es la que haya siempre. Es decir, al abrir el navegador no ves Google o la página que tienes marcada como predeterminada sino que se abre una web desconocida, una web de anuncios o algo similar. Esto suele ser uno de los síntomas más frecuentes de que has instalado algún malware así que pasa cuanto antes un antivirus, un programa para limpiar el ordenador, etc.

Comportamiento extraño en el navegador

Puede que veas que en el navegador aparecen páginas que no son las habituales, que hay excesivos anuncios, pop-ups o contenido que nos hace pensar que estamos siendo hackeados o que tenemos un virus. Si hay barras de herramientas que no has instalado, si ha cambiado la página web de inicio sin que tú hayas modificado nada, si cambia el idioma…

Hay cosas en el navegador en las que podemos fijarnos: nueva pantalla de inicio (como hemos explicado en el apartado anterior), extensiones que no hemos instalado nosotros y que nos aparecen en Chrome o en Mozilla, redirecciones a páginas webs, excesivos anuncios o ventanas emergentes, lentitud a la hora de navegar.

Otros problemas

Hay otros problemas frecuentes que puedes vigilar porque pueden indicar un virus.

  • Baja la velocidad de Internet

Que Internet vaya lento puede deberse a muchísimos motivos diferentes, pero puede que debamos tener también en cuenta que si baja la velocidad y es excesivamente lenta puede deberse a que hay alguien entrando en nuestra red.

  • ¿Qué pasa con Windows Defender?

Comprueba si tienes activado Windows Defender. Si el antivirus de Windows ha sido desactivado y no lo has hecho tú manualmente puede ser por alguna razón. Quizá es simplemente un fallo, pero también puede que algún malware haya conseguido desactivar el antivirus para no hacer sonar las alarmas y seguir actuando.

  • Cargos en tarjetas de banco, etc

Si ves que hay compras en Amazon (y tienes la cuenta registrada en tu ordenador) o que hay cargos inexplicables en las tarjetas del banco puede deberse a un hackeo y un robo de datos. Revisa todas las cuentas que tienes guardadas en tu ordenador y especialmente las bancarias. Mira la actividad en PayPal, comprueba que no hay compras que no has hecho o que no hay suscripciones que no has activado tú.

¿Qué hacer si te han hackeado?

Si creemos que nos han hackeado, podemos seguir una serie de pasos.

  • Cambia contraseñas y datos de acceso

Lo primero que debemos hacer es cambiar el acceso a todas nuestras cuentas. Accede desde otro dispositivo y cambia la información de tus redes sociales o cierra sesión de todas las redes sociales que estén abiertas. Podemos eliminar todas las contraseñas guardadas en el navegador y evitar que el problema vaya a más… Cambia también datos de tiendas donde generalmente tenemos la información bancaria guardada, como es el caso de Amazon.

  • Bloquea tu tarjeta de crédito

Habla con tu banco para tratar de bloquear temporalmente tu tarjeta de crédito.

  • Desinstala programas y extensiones

Desinstala las aplicaciones extrañas o programas que veas que no has instalado tú, como te hemos explicado en párrafos anteriores. Elimina programas que no te suenen conocidos y borra todas las extensiones posibles que haya en el navegador y que no te suenen para nada útil. Si no las usas normalmente, elimina todo.

  • Usa un antivirus

Utiliza un antivirus para escanear todo lo que pueda estar haciéndote daño. Prueba varios antivirus, si quieres. Puedes instalar varios antivirus de forma gratuita y puedes realizar el escáner en todos ellos para que analicen en profundidad el ordenador. Si no es capaz de detectar nada durante el análisis, puedes probar a pasar el mismo antivirus abriendo el Modo Seguro de Windows y comprobando aquí cuál es el problema.

Evita hackeos

Si no te ha pasado, pero quieres prevenirlo. O si te ha pasado y no quieres que vuelva a ocurrir. En ambos casos hay una serie de consejos y trucos que podemos seguir para evitar hackeos y tener más cuidado en el futuro para evitar disgustos.

  • Actualiza

Actualiza todo cuando corresponda. Actualiza tu sistema operativo cuando te lo pida, actualiza el antivirus, actualiza los programas que tienes instalados. Actualiza también el firmware de tu router o de todos los dispositivos que tengas conectados a tu ordenador. En caso de agujero de seguridad, las actualizaciones lo solucionan. Si tienes una versión antigua puede que la seguridad sea muy inferior y haya vulnerabilidades que los ciberdelincuentes van a aprovechar para atacarte.

  • Cuidado con las contraseñas

No des tus contraseñas ni uses las mismas en varias webs ni uses contraseñas inseguras. No reutilices contraseñas porque si se filtra una, se filtrarán todas. No compartas cuenta con nadie utilizando una clave que usas en otro servicio y asegúrate siempre de tener contraseñas lo suficientemente seguras: largas, que incluyan todo tipo de caracteres y que no tengan datos personales.

  • Cuidado con los emails y los enlaces

Cuidado con las páginas webs que visitas porque te han pasado por WhatsApp Web o cuidado con los correos electrónicos que abres sin saber quién es la persona que los envía. Hay muchos enlaces que aprovechan tu confianza para hackear tu ordenador, para instalar malware o para robarte los datos de cualquier cuenta.

  • Controla las descargas

Evita las descargas en sitios webs que no te parezcan fiables o busca información de los archivos o programas antes de descargarlos en tu ordenador sin consultar.

  • Utiliza antivirus

Utiliza antivirus en tu ordenador y cualquier programa que controle también qué sitios webs visitas y si son peligrosos o no.

  • Cubre la cámara y desactiva el micrófono

Hackear la webcam de un portátil es posible, aunque es cada vez es menos frecuente y es más difícil. Pero es posible y será mejor que lo evitemos. Pueden infectarnos con cualquier archivo con malware que haga que la cámara se active. Generalmente no ocurrirá si tienes un antivirus en tu ordenador, pero puede añadir seguridad el hecho de poder taparla con cualquier cosa que tengas por casa, en el caso del portátil.

  • Haz copias de seguridad

No va a salvarte de que hackeen tu ordenador, pero sí puede salvar los males mayores: que pierdas tus datos. Guarda siempre copias de seguridad de lo importante para evitar así que puedan eliminar o destruir información importante.

  • Usa VPN

Si vas a navegar por páginas webs no muy fiables o quieres acceder a una red WiFi pública en algún caso de emergencia siempre es recomendable que uses una VPN que te proteja cuando lo hagas. Si es un caso puntual puedes hacerlo con una VPN gratuita o acceder a cualquiera con prueba gratis si no quieres pagar una suscripción por ella.

  • Quita la ubicación

Cualquier programa o navegador que tengamos puede geolocalizarnos al instante, algo que de lo que pueden servirse aquellos que nos quieren hackear. Por eso lo mejor es no tener activo este servicio nada más que lo imprescindible y cuando no lo necesites desactívalo. Para lograrlo en Windows 10 debemos realizar lo siguiente.

    • Vamos Al menú de Inicio y luego a Configuración (rueda dentada de la izquierda).
    • Ahora vamos a Privacidad y seguidamente pulsamos en Ubicación. Ahora tenemos dos formas de hacerlo.
      • Si somos administrador, para controlar la ubicación del dispositivo debemos ir a Cambiar y luego, en el mensaje Ubicación de este dispositivo, cambiar la configuración para Desactivado.
      • con una cuenta de usuario lo que hay que hacer es cambiar el valor de Permitir que las aplicaciones accedan a su ubicación a Activada o Desactivada. Si aparece La ubicación para este dispositivo está desactivada en la página de configuración, no podrás activar el ajuste de Permitir que las aplicaciones accedan a su ubicación de una cuenta de usuario individual.

De esta manera ya tendrás desactivada la ubicación en tu ordenador y los que pretendan hackearte ya no van a tener forma de lograrlo sirviendose de este sisitema, puesto que ya estamos protegidos contra ello.