Cómo darte de baja de la operadora R

Cómo darte de baja de la operadora R

Manuel Naranjo

Si estás leyendo esto seguramente eres de R y quieres darte de baja o simplemente necesitas información de cómo hacerlo por si llega el caso. Pues bien, a continuación, te vamos a mostrar todos lo que tienes que saber si vas a suspender el servicio de esta operadora.

Lo primero que tenemos que saber cuándo nos vamos a dar de baja en cualquier operadora es si tenemos permanencia. Si es así, seremos nosotros los que valoremos si pagar lo que nos queda o aguantar el tiempo que aún está vigente. Si por el contrario esta cláusula no aparece o ya expiró, somos completamente libres de dar de baja cualquier tipo de servicio.

Otra cosa distinta es si hemos adquirido un terminal a plazos. En la operadora R podrías darte de baja del servicio, pero si te quedan cuotas por pagar del dispositivo que compraste, deberás seguir pagándolas, independientemente de si aún tienes el servicio de R activo o no. Es decir, tu vinculación con esta operadora solo será efectiva por el pago mensual que realizas del producto que adquiriste.

Conocer si tenemos permanencia

Para saber si tenemos algún tipo de permanencia debemos acceder a los servicios de cliente de la web de R con nuestro usuario y contraseña. una vez dentro debemos ir a la zona donde tenemos nuestros servicios contratados y ahí ver cuánto tiempo nos queda de obligatoriedad. También podemos optar por mirarlo en la aplicación para teléfonos móviles.

En el contrato que te mandó la operadora a la hora de contratar te lo tiene que especificar en alguno de sus apartados. Si contrataste R por la página web, puedes revisar en el servicio de mensajería para clientes las condiciones de tu contrato y por lo tanto de tu permanencia, para así salir de dudas.

operadora R

También podemos hablar con el servicio de atención al cliente para que nos digan si tenemos esta cláusula en nuestro contrato y de ser así, cuanto tiempo nos queda para que expire. Solamente tendrás que llamar por teléfono al número que te vamos a especificar un poco más abajo.

La permanencia en tarifas combo de R, es decir, cuando contratas internet, móvil y fijo al mismo tiempo, son de dos tipos:

  • 24 meses: se empiezan a contar a partir de la disposición del servicio. En caso de que te quieras ir antes deberás pagar 180 euros, prorrateados a 12 meses y otro importe de 120 euros, prorrateado a 24 meses. En ambos casos el dinero a pagar va bajando, dependiendo del tiempo que hayas estado con el servicio.
  • 12 meses: evidentemente también comienza desde el momento en que el servicio está activo, teniendo que pagar 180 (sin IVA). Este dinero se irá reduciendo de forma proporcional al tiempo que hayas estado dado de alta.

Motivos para darte de baja en R

Si ya no tienes compromiso de permanencia, no tendrás ningún problema para darte de baja de R y de todos los servicios que te ofrecían hasta ese momento.

Pero si tienes permanencia, existe una forma de darte de baja sin tener que pagar, puesto que estarías exento. Si la operadora modifica las condiciones de tu contrato de forma unilateral, por ejemplo, subiéndote los precios, podrás rescindirlo sin necesidad de hacerte cargo de ningún tipo de penalización.

En todos los demás casos, si estamos inmersos en una cláusula de tiempo, no podremos darnos de baja sin pagar una cantidad de penalización. Todo dependerá de si nos compensa abonar este dinero o no. Es decir, si vamos a hacer una portabilidad, puede ocurrir que la oferta que tengamos del otro operador sea tan buena, que podamos llegar a sopesar costear la indemnización que nos imponga R. Pensemos también que, si han transcurrido muchos meses desde que estamos dados de alta, la penalización será muchísimo menor.

Opciones para darse de baja

Si estás completamente decidido a darte de baja de los servicios que te ofrece R y has comprobado que no tienes ningún problema contractual con ellos, entonces debes saber que tienes dos formas:

  • Baja temporal: gracias a este sistema reduces sustancialmente el precio que pagas cada mes, durante un período de mínimo un mes y máximo nueve meses por cada año natural.
  • Baja definitiva: es la que todos conocemos, es decir, nos borramos de todos los servicios de la operadora, bien anulándolo todo o haciendo una portabilidad.

Si queremos darnos de baja definitivamente lo podremos hacer enviando un correo electrónico a la compañía, donde figuren nuestros datos, el número de contrato y la solicitud de que no sigan otorgándonos sus servicios. Este método es el más lento, pero tiene la parte positiva de que hay una constancia escrita, algo que podría sernos de utilidad si hay cualquier tipo de incidencia.

operadora R fibra

También podemos optar por una llamada al servicio de atención al cliente de R. En este caso será bastante seguro que tratarán de convencernos para que no nos vayamos, ofreciéndonos nuevas ofertas y descuentos. Si mantenemos nuestra idea de marcharnos, al final nos pasaran con el departamento correspondiente, el cual será el encargado de tramitar el cese del servicio que tiene la operadora con nosotros.

Los números y el email son los siguientes:

  • Particulares: 1449 (nos atienden de lunes a viernes de 8 a 22h y sábados de 9 a 14h)
  • Autónomos: 1446 (están presentes de lunes a viernes de 8 a 22h y sábados de 9 a 14h)
  • Empresas: 900 815 825 (podemos contactar con ellos de lunes a viernes de 8 a 22h y sábados de 9 a 14h)
  • Particulares que llaman desde el extranjero: +34 698 111 449 (están disponibles 24h al día 365 días al año)
  • Autónomos y empresas que llaman desde el extranjero: +34 698 111 446 (24h al día 365 días al año) Esta llamada que hacemos desde el extranjero será gratuita siempre y cuando la realicemos desde un móvil que sea de R.
  • Fax: 900 825 582
  • email: R-al-habla@mundo-r.net
  • Correo postal: apartado de Correos 2096, 15080 A Coruña

Con todo lo que os hemos contado ya tenéis toda la información necesaria para daros de baja de la operadora R. Esperamos que os sirva para que no tengáis ningún tipo de problema y todo se desarrolle con la mayor de las normalidades.