¿Ha mentido Microsoft sobre Windows 11? Este es el PC que te hará falta

Microsoft ha generado un auténtico revuelo en Internet. Windows 11 será gratis para todos los que tengan Windows 10, pero, aunque actualmente puedas ejecutar Windows 10 sin problema en tu ordenador, puede que te vayas a quedar sin la nueva versión. Explicamos cómo detectar si tu ordenador es compatible con la nueva versión más allá de la herramienta que lanzó Microsoft.

Microsoft publicó la semana pasada los requisitos mínimos oficiales de Windows 11, que son los mismos que se filtraron con la build a mediados de mes. Entre esos requisitos encontramos los siguientes:

  • Procesador de 64 bits
  • 64 GB o más de almacenamiento (disco duro, SSD o memoria eMMC)
  • Soporte para TPM 2.0
  • Soporte para Secure Boot
  • Memoria RAM 4 GB o más
  • Conexión a Internet (Windows 11 Home)

TPM 2.0: requisito sólo para OEM

Como vemos, cumplir la mayoría es bastante sencillo, pero el problema viene con TPM 2.0 (Trusted Module Platform). El TPM es un chip que incorporan los ordenadores dentro del chipset, y que se dedica a almacenar claves de cifrado o datos biométricos que usa el ordenador en un entorno seguro, de manera muy parecida a lo que hace el chip T2 en los ordenadores de Apple. Con ello, podemos activar Windows Hello para loguearnos con huella o webcam, o BitLocker para cifrar unidades de almacenamiento.

El problema es que el TPM 2.0 sólo está presente en los ordenadores posteriores a 2016, incluyendo por ejemplo todos los Ryzen de AMD. Por suerte, esta condición será sólo obligatoria para los OEM, es decir, los fabricantes de portátiles y ordenadores ensamblados. El resto de usuarios podrán instalar Windows 11 incluso si tienen TPM 1.2.

TPM 1.2 fue lanzado en marzo de 2011, y empezó a equiparse en ordenadores de este entonces. Así, por suerte, todos los ordenadores posteriores a esa fecha van a poder actualizar a Windows 11 siempre que cumplan con los demás requisitos mínimos. Por ello, no es necesario comprar un módulo TPM 2.0, donde muchos usuarios están agotando el stock de estos módulos que se pueden instalar de manera adicional en las placas base de los ordenadores.

Así, aunque tu ordenador no lo tenga, siempre se podrá instalar de manera adicional con esos módulos, los cuales empezarán a fabricarse y a venderse de manera muy barata si quieres tener compatibilidad total con esta funcionalidad.

Así puedes comprobar si puedes usar Windows 11

Si tienes un ordenador posterior a 2016, probablemente tu PC sea compatible con TPM 2.0. El problema es que esta función viene desactivada por defecto en la BIOS, y tienes que ir a activarla manualmente. En placas AMD, el nombre es AMD fTPM Switch o PSP fTPM, y en Intel se llama Intel PTT. Eso sí, al activarlo hay que tener cuidado, ya que es posible que luego haya problemas de compatibilidad si cambiamos elementos como la placa base o el procesador, ya que la clave de cifrado podría cambiar.

Una vez lo actives, la comprobación de la herramienta de Windows 11 debería pasar. Si no, una manera cómoda de saber qué componente del ordenador te está dando problemas es usar WhyNotWin11, un programa desarrollado por un usuario que comprueba todos los requisitos mínimos. El programa muestra una alerta de SmartScreen al ejecutarlo (probablemente por ser demasiado nuevo o no estar firmado), pero un escaneo por VirusTotal sólo arroja un falso positivo, por lo que en principio es seguro. Windows Defender no detecta nada raro.

E incluso aunque nuestro ordenador no sea compatible con ningún TPM o no tienes un slot para comprar el módulo adicional, es probable que vayan saliendo modificaciones al sistema operativo que permitan instalarlo engañándolo de alguna manera, por lo que la conclusión es clara: si actualmente ejecutas Windows 10 en tu ordenador con soltura, es prácticamente seguro que vas a poder ejecutar Windows 11.

1 Comentario