10 fallos y errores de Windows 10 que Microsoft no arregla

10 fallos y errores de Windows 10 que Microsoft no arregla

Alberto García

Windows 10 ha cumplido este año su quinto aniversario. En este tiempo hemos aprendido a amar y a odiar el sistema operativo más completo que Microsoft ha lanzado al mercado. Si bien cuenta con multitud de funcionalidades nuevas que hacen imprescindible usarlo en 2020 si no queremos tener problemas de compatibilidad con programas y hardware moderno, también hay multitud de fallos que no tienen justificación en pleno 2020, y que ya deberían estar arreglados desde hace tiempo. A eso hay que sumarle multitud de ajustes de Windows 10 que deberían venir activados por defecto, y que tenemos que activar nosotros tras cada instalación.

En los últimos años, Microsoft ha ido arreglando algunos de los fallos más molestos, y otros ya está trabajando para arreglarlos. Un ejemplo es el enorme tamaño que ocupa la barra de búsqueda (la cual se puede desactivar, por suerte), o evitar instalar actualizaciones si sabe que tu hardware es incompatible. Sin embargo, las siguientes diez todavía no las han arreglado.

Dos paneles de control

Llevamos ya cinco años sufriendo una inconsistencia que podría arreglarse fácilmente, y es que tenemos dos menús de ajustes para cambiar cosas en el sistema: el Panel de control, y el menú de Configuración, en el cual tenemos la comodidad de poder buscar rápidamente los ajustes en el buscador. Con cada actualización anual, Microsoft va migrando ajustes al nuevo menú, pero todavía hay muchas cosas que obligan a utilizar el Panel de control. Algunas, incluso, se pueden hacer todavía en los menús antiguos y en los nuevos, como es el caso de los ajustes de Sonido o Ratón, pero otras sólo se pueden gestionar de momento en el Panel de control.

Interfaz inconsistente

El que haya dos menús de configuración es una consecuencia de no haber hecho la migración de interfaz de golpe. Por ello, tenemos fuentes distintas por el sistema, encontrando menús muy modernos y otros que parecen sacados de Windows XP, como ocurre con el cambio de tasa de refresco o el color en los ajustes avanzados de pantalla. Por desgracia, todavía quedan años hasta que se conviertan en uno estos menús.

Programas que crean miles de carpetas dispersas por la unidad C:

Este es probablemente uno de los peores fallos actuales de Windows 10, y es que cuando instalamos un programa o un juego, éste reparte por multitud de carpetas del sistema todo tipo de archivos. En lugar de ser como en macOS o en Android, donde cada app tiene un acceso limitado a carpetas concretas, y todos sus archivos se borran al desinstalarlas, en Windows encontramos un auténtico caos de rutas y de archivos incluso tras borrar programas. Sin ir más lejos, la siguiente es la ruta donde se guardan los presets de Lightroom y Photoshop:

Otro ejemplo es que es un caos intentar encontrar una partida guardada de un juego, ya que, aunque algunos sí las guardan en la de Juegos guardados, otros las meten en AppData, en ProgramData, o en rutas ilocalizables. Con UWP, Microsoft intentó reducir esto, pero el resto de aplicaciones Win32 sigue haciendo lo que le da la gana.

Bloatware instalado por defecto

El sistema operativo incluye muchas aplicaciones instaladas por defecto que no utilizamos. Esto podría ayudarnos a liberar varios gigas de datos, y parece que al menos Microsoft va a ponerlo más fácil de cara al futuro eliminando los datos de las apps que no utilicemos, y descargando la última versión de Internet cuando vayamos a ejecutarla. Sin embargo, seguimos teniendo apps inútiles en PC.

Programas que se inician automáticamente

Aunque desde el Administrador de tareas podemos gestionar qué aplicaciones se abren al inicio y deshabilitarlos, muchos Servicios siguen iniciándose. Eso es porque en Configuración del sistema hay procesos que siguen iniciándose automáticamente, obligándonos a ir a una parte diferente del sistema para quitarlos. Esto debería estar en un mismo menú ya desde hace tiempo, además de que debería ser más fácil añadir manualmente aplicaciones para que se ejecuten al iniciar el sistema automáticamente sin tener que buscar manualmente la ruta.

Tener que seguir buscando los programas en fuentes no oficiales

La Microsoft Store prometía acabar con el malware al validar todas la aplicaciones que aparecieran en ella de manera similar a lo que ocurre en iOS y Android. Por desgracia, esto es sólo válido para apps UWP, y Microsoft sigue sin ofrecer opciones para descargar programas Win32, teniendo que recurrir a las webs oficiales de cada programa, y preocuparte de actualizarlos o de que cada programa tenga un mecanismo de actualizaciones incorporado.

ccleaner hack

El auténtico caos de los drivers y WinSxS

Los drivers son otro de los problemas del sistema, donde cada versión de Windows 10 que se lanza anualmente tiene que tener drivers compatibles. Tampoco es posible usar muchos drivers antiguos por posibles incompatibilidades, y si tienes uno no compatible, no podrás actualizar el ordenador porque Microsoft no te dice cuál es el que causa problemas.

A eso hay que sumarle la carpeta WinSxS, en la que Microsoft guarda gigas y gigas de miles y decenas de miles de drivers, tanto antiguos como modernos. De hecho, a pesar de tener versiones más recientes, también guarda versiones antiguas de otros drivers que ya no va a necesitar. También se guardan archivos de otros idiomas.

Errores desconocidos que el sistema no explica

Cuando recibimos errores del sistema operativo, rara vez conseguimos identificar cuál es el origen del fallo. Con suerte, podemos llegar a saber si se trata de un fallo de un driver o algo relacionado con el hardware, pero nunca sabremos el componente concreto que genera el problema si no hemos realizado ningún cambio recientemente del que seamos conscientes. Esto es peor incluso a la hora de actualizar, cuando el sistema te dice que hay una incompatibilidad que te impide instalar el último parche anual, sin decirte qué driver genera esa incompatibilidad.

Error windows 10

Archivos temporales que el sistema no borra

El sistema operativo va acumulando archivos temporales conforme vamos usándolo, y es necesario recurrir a programas de terceros como CCleaner para borrarlos. Sería conveniente que archivos temporales que lleven meses sin ser accedidos se borrasen, y que los más habituales se mantuviesen.

Actualizaciones lentas y con errores

Instalar una actualización en Windows 10 es un proceso muy lento. Incluso aunque tengas un SSD, el proceso se suele demorar más de 10 minutos con facilidad. La instalación del sistema operativo también es muy lenta. Por la forma en la que está hecho el sistema, no es posible instalar actualizaciones sin reiniciar varias veces porque han de sustituirse archivos en uso, como los DLL, a diferencia de lo que ocurre en Linux que permite reemplazarlos en tiempo real sin reiniciar, lo que alarga aún más el proceso de instalación.

windows update 2004

Además, al ser Windows 10 un «servicio», se lanzan constantemente parches que no se prueban a fondo, siendo los propios usuarios los beta testers. Microsoft afirma que ha ido mejorando la detección de estos errores para evitar pérdidas incomodar a los usuarios, pero la realidad es que siguen ocurriendo constantemente.