Vamos a peor: los últimos procesadores de Intel impiden ver Blu-Ray 4K en Windows 11

El Blu-ray es el formato físico más avanzado en la actualidad. Además de para juegos en PlayStation y Xbox, es el formato por excelencia utilizado para ver películas en Full HD y 4K gracias a alcanzar capacidades de hasta 100 GB. Sin embargo, su uso es bastante limitado debido a la comodidad y popularidad de las plataformas de streaming y sitios de alquiler como Google Play Películas, y ahora hay una mala noticia para los amantes del formato físico en sus ordenadores.

A pesar de que los procesadores de Intel de 12ª generación se lanzaron el 4 de noviembre, no ha sido hasta más de dos meses después cuando algunos usuarios han empezado a darse cuenta de que estos chips carecen de un elemento clave a la hora de reproducir Blu-ray. En concreto, los procesadores Alder Lake de 12ª generación, y los Rocket Lake de 11ª generación, no pueden reproducir películas Blu-ray originales en 4K en Windows 11.

SGX no está en chips Intel desde la 11ª gen

El fallo parece estar relacionado con la descodificación del DRM utilizado por estos discos. Los chips actuales utilizan la Intel Software Guard Extensions (SGX) para descifrar las películas y poder reproducirlas. La función fue introducida con Skylake (6ª generación), pero ha desaparecido en los chips de Intel desde la 11ª generación.

El mayor software de reproducción de películas Blu-ray en Windows es PowerDVD, desarrollado por la empresa CyberLink. Sus desarrolladores han recibido multitud de quejas en relación a los problemas de compatibilidad generados por los nuevos chips de Intel. La compañía ha afirmado en su web que no pueden hacer nada en esta situación, ya que no controlan el DRM. Quien lo controla es la Blu-ray Association.

Intel tenía bastantes razones para eliminar SGX de sus procesadores. Tras Spectre y Meltdown, diversos investigadores encontraron que había otras vulnerabilidades en los chips de Intel. En concreto, desde 2017 se han descubierto 7 vulnerabilidades que afectan a las partes más seguras de los procesadores. Entre ellas, se encuentran varias que permiten inyectar código malicioso a bajo nivel, así como espiar el contenido de la memoria para robar todo tipo de datos.

Utilizar otros reproductores físicos, la mejor solución

Por ello, Intel gana mucho eliminando esta función, aunque a cambio impida reproducir películas Blu-ray en formato físico para quienes tienen lectores en sus ordenadores. Es mayor el beneficio de eliminar problemas de seguridad para decenas de millones de personas que romper una funcionalidad que usan unas decenas de miles con suerte. Además, lo han reemplazado con un mejor cifrado, aunque éste no tiene las claves para reproducir Blu-ray.

Los procesadores de AMD directamente no tienen certificación para reproducir Blu-ray 4K en Windows, así que a partir de ahora esta función queda rota. Lo único que puede salvar a los usuarios es que se elimine el DRM de los discos, o simplemente quedarse con procesadores de las generaciones anteriores. Para ello, es necesario tener un Intel de 7ª, 8ª, 9ª o 10ª generación, ya que son los únicos con HDCP 2.2 y SGX. A su vez, desde CyberLink recomiendan no actualizar a Windows 11. Para reproducir películas habrá que utilizar reproductores dedicados, tales como una consola.