Secadoras sin instalación: seca tu ropa dónde quieras aunque llueva

Secadoras sin instalación: seca tu ropa dónde quieras aunque llueva

Rocío GR

Secar nuestra ropa no siempre es tarea sencilla dependiendo del momento o el lugar y a veces pasan días y días y el tendedero no está libre. Pero hay algunas alternativas que podemos usar al tendedero clásico o a secadoras convencionales: secadoras mini o portátiles sin instalación. Nos permiten secar la ropa estés donde estés y hay muchas opciones disponibles que podemos tener en cuenta y que podemos llevar a cualquier parte y secar nuestra ropa rápidamente.

No son secadoras como tal sino dispositivos que permiten secar tu ropa vayas donde vayas o mantenerla colgada mientras funcionan como una especie de calefactor que hará que la humedad vaya desapareciendo poco a poco hasta que esté completamente libre de ella.

Eso sí, olvídate de la secadora clásica como la que has visto en casa de tus padres o en películas porque no es similar a la lavadora sino percheros calefactables perfectos para llevar de viaje o para tener nuestras prendas colgadas y tendidas mientras vamos eliminando el exceso de agua o ayudando a que se seque más rápido de lo que lo hace en el tendedero de casa.

Sea como fuere, llega la época de lluvias y a nadie le gusta ver como su ropa tardas días en secarse debido a las complicadas condiciones meteorológicas. Tender fuera como en verano ya no es una opción y dentro de casa ya no nos queda espacio para otro electrodoméstico más. Por suerte, sigue leyendo que hay opciones:

Secadora de ropa portátil

Una de las mejores opciones es esta secadora portátil por aire caliente con 10 kilos de ropa y que funciona sin fricción. Lo que hace es introducir un flujo constante secando la ropa de forma estática. No daña la ropa y además elimina gérmenes y bacterias a través del calefactor PTC. Y es muy fácil de instalar porque funciona como un perchero normal en el que introduciremos la ropa y colocaremos el Secamatic sobre ella para que empiece a calentar.

Ocupa poco espacio, es muy cómodo y consume la mitad que una secadora tradicional aunque con menos espacio y con menos potencia. Tiene una carga aproximada de 10 kilogramos y vale solo 100 euros así que es una opción interesante si tu ropa nunca se seca en la terraza o lavadero.

Cubre tendedero con calefactor

Aunque no es como tal una secadora portátil, la popular marca Rayen tiene otra opción que puedes tener en cuenta para secar la ropa más fácil y es un cubre tendedero con calefactor que nos permite un secado más rápido. Si usas el tendedero clásico en tu casa pero todo huele a humedad porque tarda días en secar, este cubretendeero tiene calefactor para que tarde menos en estar lista la ropa. Tiene diseño extensible que se adapta a diferentes modelos y seca la ropa sin dañarla incluso si son prendas delicadas, manteniendo la calidad de las mismas.

Es una opción barata y fácil porque no requiere instalación y se adapta a cualquier circunstancia. Además, ocupa poco sitio cuando no lo estés utilizando y nos permite ahorrar en el consumo de luz porque cada vez vamos a gastar mucho menos que con una secadora normal.

Secadora eléctrica UTen

Es plegable, ocupa poco espacio y tiene un diseño que se adapta a cualquier espacio y lugar. La secadora portátil de Uten tiene una capacidad de hasta 15 kilos y un tamaño de unos 136 centímetros de alto aproximadamente. Funciona como un pequeño armario con calefactor que permite que colguemos las prendas y vaya desapareciendo la humedad a medida que pasa el tiempo. Con 1500w de potencia y con una instalación rápida: basta desplegarlo y encenderlo, es una opción muy interesante que podemos tener en cuenta en los meses de invierno.

Como las anteriores, funciona con un calefactor que se encarga de calentar la ropa y crear corrientes de aire caliente que harán que esté seca en unas horas. Tiene temporizador si quieres dejarla funcionando y promete reducción de ruido y no ser una molestia. Además, tiene una gran ventaja y es que se pliega cuando no la uses y cabe en cualquier armario o debajo de la cama.

¡Sé el primero en comentar!