Implante impreso en 3D produce insulina para diabéticos

La impresión 3D ha permitido a muchas empresas y compañías crear diferentes utensilios u objetos que son útiles para su trabajo y que les ayuda tanto a ahorrar tiempo como dinero. Es cada vez más común ver objetos impresos en 3D que hechos con materiales convencionales, ya que son de una gran calidad.

Además se trata de una cercana para nosotros, ya no hay problema en tener en casa una impresora 3D con la que poder fabricar casi lo que deseemos.

Una solución para los diabéticos

En esta ocasión, un grupo de bioingenieros de la Universidad de Rice han usado esta tecnología junto a otros materiales inteligentes para crear un implante capaz de producir insulina, algo ideal para las personas diabéticas de tipo 1.

Esta enfermedad provoca que el páncreas deje de producir insulina, una sustancia que regula el nivel de azúcar en la sangre.

Durante tres años se ha estado trabajando en este proyecto junto a un grupo de laboratorios e incluso con la principal persona encargada de financiar la investigación sobre la diabetes. Este implante se ha creado a raíz de una serie de células beta productoras de insulina hechas a partir de células madre.

Se encargará de nivelar los niveles de glucosa en la sangre e inyectar insulina en un momento dado si hiciese falta.

Mientras que uno de los lideres lleva más de 10 años creando biomateriales, otro también lleva más de una década imprimiendo tejidos en 3D, por lo que se trata de un terreno que tienen bajo control durante años.

Primero hay que probarlo en animales

Para demostrar el éxito de este nuevo invento, se quiere probar el implante en ratas que sufran diabetes durante medio año aproximadamente y después ver los resultados.

Para ello, se debe asegurar que las células que se implanten en los ratones estén cerca de la sangre para que estas células detecten el cambio de la glucosa en la sangre y cambiar sus niveles si se requiriera.

Se está usando una combinación de prevascularización mediante la bioimpresión en 3D para darle al implante la posibilidad de integrarse sin problemas.

Las que crean la insulina contarán con una protección hecha a base de biogel. Este gel cuenta con unos poros que por un lado son muy pequeños y así evitar atascos. Pero por otro lado, son lo suficientemente grandes para para permitir a la insulina y a otros nutrientes pasar sin problemas.

En el hipotético caso de que el implante tuviera un funcionamiento lento para responder a los niveles demasiado altos o bajos de azúcar en la sangre, esto podría provocar subidas y bajadas repentinas de insulina, algo peligroso para el ser humano.

Tras realizar las pruebas pertinentes, habrá que ver cuáles son los resultados y así determinar si se podría usar este implante impreso en 3D en humanos.