El coche eléctrico tardará más tiempo en ser más barato que el de explosión

Hace unos años, se estableció un precio a partir del cual un coche eléctrico costaría lo mismo que uno de explosión. La cifra se situó en los 100 dólares por kWh almacenable en baterías, una cifra que ya prácticamente se está alcanzando en la industria. Sin embargo, todavía no hemos visto este sorpasso, y ahora la industria ha revisado esa cifra.

El coste de las baterías se ha desplomado desde su invención, cayendo un 97% con respecto a su coste inicial según un estudio del MIT. A principio de los años 90, el coste se acercaba a los 10.000 dólares por kWh. En el año 2.000, la cifra ya era de sólo 1.000 dólares, y en 2020 la cifra se situó en 137 dólares por kWh.

93 dólares por kWh: el coste en 2025

Para el año 2025, el MIT estima que el coste de las baterías se situará en 93 dólares por kWh si todo sigue la tendencia actual. Y ese es quizás el problema, ya que, si bien esa cifra supone una importante rebaja, se ve claramente que hay una ralentización en la reducción del coste, debido sobre todo a que el coste de los materiales sigue siendo algo insalvable en la actualidad.

caida precio baterias estudio

Y esa bajada no será suficiente, ya que el Departamento de Energía de Estados Unidos ha establecido en esa cifra el coste que tendrán que salvar las baterías en los próximos años. Tesla y Volkswagen ya habían comentado que sería necesario llevar el coste de las baterías a esos precios.

60 dólares por kWh, el nuevo objetivo para la paridad

Según los cálculos del departamento, si un coche tiene baterías con un coste de 60 dólares por kWh, el coste de tenerlo en propiedad, incluyendo el comprarlo y la electricidad que usa, sería de 26 centavos por milla, comparado con los 27 centavos por milla que cuesta un motor de combustión.

No obstante, es importante remarcar que alcanzar los 100 dólares por kWh era algo inimaginable hace apenas 5 años, y ya se considera como algo viable que empezará a ocurrir dentro de poco. De hecho, en China ya han llegado a alcanzar esa cifra al fabricar algunos modelos de autobús. El estudio que cita el Departamento de Energía pone como fecha el año 2024 para alcanzar esa cifra con respecto al coste completo de la batería, y no por celda como se calculaba en el pasado, ya que hay costes adicionales más allá de las celdas.

También hay que tener en cuenta que el coste en comparación con un vehículo de explosión varía por país, e incluso por persona. Si tienes placas solares en casa, cargar el coche eléctrico es más barato. Además, el combustible es más caro en Europa, y su precio va a seguir subiendo en los próximos años; sobre todo si siguen metiéndole nuevos impuestos, lo que hará aún más atractivo el comprarse un coche eléctrico.

En definitiva, el coste no está disminuyendo tan rápido como se creía, sobre todo porque la demanda de litio y materiales para fabricar las baterías es alta, y la oferta es algo limitada. A eso se le suma que fabricar un coche eléctrico sigue siendo complejo y gran parte de la industria sigue sin estar preparada, lo que puede hacer que la paridad en el coste no se alcance por lo menos hasta bien entrada la década.