Estos satélites solares enviarán energía solar desde el espacio a la Tierra

Es cada vez más común ver como diferentes organismos incorporan en sus países diferentes formas de energía limpia para favorecer el medio ambiente, alejándose de otras formas de energía que contaminan más. Una de las más clásicas es la energía solar, donde podemos encontrar en muchos lugares terrenos repletos de paneles fotovoltaicos cuya finalidad es la de aprovechar la luz que nos da el Sol para convertirla en energía. Sin embargo, esta nueva técnica se sobresale de lo convencional y es que han creado unos satélites solares capaces de enviar esta energía solar a nuestro planeta desde el mismísimo espacio.

Este proyecto sostenible nace a raíz de una donación de unos 85 millones de euros aproximadamente a la empresa Caltech. La propia compañía cree que su proyecto permite la transmisión de energía solar de forma inalámbrica sin que le afecten algunos aspectos como el clima o el momento del día.

Una tecnología disponible en todo momento

Esto haría que la energía solar estuviera las 24 horas disponibles para cualquier lugar en el mundo. La trasmisión de esta energía solar desde el espacio hasta la Tierra se haría gracias al uso de ondas de radio.

Además, este proyecto también serviría como método para acumular este tipo de energía y utilizarla cuando la situación lo requiera. Se tiene previsto hacer experimentos para ver el funcionamiento de este sistema tan novedoso.

Se lanzaran estos satélites para comprobar como recogen la luz solar para después convertirla en energía y posteriormente enviarla a la Tierra de forma inalámbrica usando radiofrecuencias. Tambien se lanzaran otras estructuras ligeras para ayudar a integrar todos los sistemas.

Aún hay que optimizar más el sistema

Aunque el proyecto parece muy prometedor, eso no quiere decir que no tenga algunas limitaciones. Los encargados de su fabricación aún continúan desarrollando formas que les permitan reunir la suficiente energía.

Tambien se quiere mejorar la forma en la que se envía de forma inalámbrica la energía a la Tierra, de forma que se pierda la menor cantidad posible de energía durante todo este proceso.

La idea es que el lanzamiento de estos satélites solares se produzca en los primeros meses del año 2023. No será tan solo una forma nueva de obtener energía solar, sino que también servirá para comprobar cómo funciona este sistema de transferencia energética inalámbrica de la energía.

Además, también se chequearán cómo funcionan estas estructuras solares flexibles y flotantes. Se prevé que todos estos satélites vuelen cerca el uno del otro y se sincronicen entre sí a la hora de trabajar. De hecho, con el tiempo se pueden ir implementando nuevos satélites a los que ya se encuentren arriba.

Se trata de una forma de tecnología de energía limpia con un gran potencial y una vez que esté todo bien optimizado seguro que tendrá una gran utilidad para el futuro. A día de hoy a otros proyectos parecidos en desarrollo, por lo que habrá que estar atento para ver que tal funcionan.