Así se ha desplomado el precio de las baterías en los últimos 30 años

Así se ha desplomado el precio de las baterías en los últimos 30 años

Alberto García

Las baterías de litio se empezaron a implementar en el mercado a principios de los años 90. Las primeras implementaciones llegaron a mediados de esa década, facilitando la creación de dispositivos portátiles con una buena durabilidad, como móviles. Ahora, un estudio del MIT ha arrojado luz en cómo ha ido evolucionando su precio junto con las mejoras tecnológicas que han mejorado su densidad y seguridad.

El tamaño de los transistores dentro de los chips que usamos se ha ido reduciendo a una velocidad pasmosa en las últimas tres décadas. Con las baterías da la sensación de que no han cambiado mucho, pero la realidad es que su densidad es tres veces mayor que hace tres años, además de ser más seguras y baratas.

Caída de un 97% en el precio de las baterías

El precio de las baterías depende de muchos factores, pero el que más influye es el coste de los materiales necesarios para fabricarlas, como el litio, el níquel, el manganeso o el cobalto. Sin embargo, la reducción de precio ha sido prácticamente constante en las últimas tres décadas, tal y como ha demostrado el MIT.

En concreto, el precio se ha reducido un 97% con respecto al precio inicial desde la comercialización de las baterías de ion de litio en 1991. Esta caída es equivalente a la de la reducción del coste de los paneles solares fotovoltaicos, que además también ha aumentado su eficiencia.

caida precio baterias

Así, vemos, en escala logarítmica, que a principios de los 90 el precio por kWh se situaba en 10.000 dólares, para alcanzar los 1.000 dólares en el año 2000. Desde entonces ha ido bajando, y actualmente se sitúa en torno a los 137 dólares.

Bajar de los 100 dólares: clave en los coches eléctricos

La caída del coste de las baterías ha sido aún más rápida de lo que se esperaba. Ese es el motivo de que cada vez más fabricantes de coches estén optando por ofrecer modelos 100% eléctricos, e incluso grandes fabricantes como Volkswagen están construyendo fábricas para crear sus propias baterías y experimentar con nuevos diseños.

Estudios previos no habían tenido en cuenta variables como las mejores de peso o volumen de las baterías, y añadiéndolas se ve claramente que las baterías de litio se empezaron a utilizar no sólo por ser más baratas que sus alternativas, sino por sus excelentes propiedades.

Con el estudio, los investigadores quieren mostrar cuál es la trayectoria que esperan de cara al futuro con estas baterías. Tesla es quien más claro ha demostrado cuál será su futuro con sus baterías de Tesla 2170 hechas por Panasonic, donde coches como el Model 3 o el Model Y recibirán una mejora de densidad de hasta el 50% en los próximos cinco años, mejorando la autonomía en cualquier caso al meter más baterías o reducir el número de las que hacen falta, lo que reduce el peso total del coche.

Para el año 2025 se espera que la capacidad de producción de baterías se triplique con respecto a las cifras actuales, y para ese año el precio de los coches eléctricos debería estar a la par al de sus versiones con motores de combustión. El precio para el kWh se situaría en 93 dólares siguiendo al tendencia actual, bajando de los 100 dólares que se estima que es la barrera a partir de la cual no tendrá sentido comprar un coche de explosión porque serán más caros. Algunos expertos estiman que este cruce se producirá en 2023 en el mercado en general, mientras que en China ya hay autobuses eléctricos cuyo coste por kWh es menor a 100 dólares.