Cómo aplicar un ajuste por defecto a todas las fotos al importarlas en Lightroom

Adobe Lightroom lleva años siendo una de las herramientas más usadas por fotógrafos de todo el mundo. El programa se puede usar en su versión completa en Windows y macOS, y también hay app para iOS y Android en la que podemos sincronizar ediciones. Sin embargo, hay muchos ajustes por defecto que podemos aplicar a todas las fotos nada más importarlas.

Este consejo va a estar basado en Adobe Lightroom Classic, la versión más completa y la que tienes que usar si quieres darle un toque profesional a tus fotos. Si tenéis una forma concreta de editar fotos en Lightroom, herramienta en la que podemos hacer cosas tan sencillas como usar o importar presets, es probable que a todas les hagáis un ajuste base por defecto, como puede ser hacer algún ajuste de colores, añadir detalle, personalizar la Curva de tonos para poder editarla con mayor precisión o crear panorámicas normales y HDR en Lightroom.

Todas las fotos importadas, a tu gusto con este pequeño ajuste

Lightroom, por defecto, aplica un 25% de Enfoque a las fotos, además de no aplicar correcciones como eliminar la aberración cromática o activar las correcciones de perfil. Todo esto se puede activar por defecto cuando importas nuevas fotografías hechas con tu cámara, gracias a lo cual ahorrarás mucho tiempo. En mi caso, por ejemplo, también añado los tres puntos a la Curva de tonos para poder ajustar el tono de las altas luces y de las sombras. Esto es útil, por ejemplo, para darle ese toque «fade» a las fotos rápidamente con sólo mover un punto.

Para hacer que el ajuste por defecto se aplique a todas las nuevas importaciones a la Biblioteca, lo primero que tenemos que hacer es crear un Ajuste preestablecido con la configuración que queramos que se aplique a todas las nuevas fotos.

Para ello, lo primero que tenemos que hacer es añadir una foto, y en la parte de Revelar, realizar todos los cambios que queramos, como los que hemos comentado anteriormente. Después, vamos a la izquierda, donde salen todos los Ajustes preestablecidos (o Presets), y le damos al icono de + para luego ir a Crear ajuste preestablecido.

En esa sección, tenemos que seleccionar las casillas cuyos ajustes queremos que se apliquen. Si por ejemplo sólo queremos la curva de tonos, las correcciones de lente, y que el enfoque no se cambie, lo dejaremos como vemos en la siguiente imagen. Es importante no activar otros elementos que no queramos cambiar, ya que si no tendremos que cambiarlos a mano o volver a hacer la importación.

Una vez creado el ajuste, lo que tenemos que hacer es ir a Editar > Preferencias. Ahí dentro, en la segunda pestaña, tenemos «Ajustes preestablecidos». Vamos a donde pone Principal, pinchamos, y navegamos hasta nuestro nuevo ajuste preestablecido. Ahí dentro ya lo elegimos, y le damos finalmente a Aceptar. A partir de ahora, todo lo nuevo que creemos en Lightroom recibirá esos ajustes por defecto para facilitarnos el retoque de nuestras fotos.

Os recordamos que también podéis instalar presets en Lightroom y aplicarlos a todas las fotos que añadáis, así como aplicarlas una a una o a un grupo de fotos que seleccionemos.

¡Sé el primero en comentar!